Políticos, apartad vuestras manos de nuestros jueces. Por Anna Castells

Políticos, apartad vuestras manos de os jueces. En la ilustración de Linda Galmor: Pedro Maduro
Políticos, apartad vuestras manos de los jueces. En la ilustración de Linda Galmor: Pedro Maduro

«Los jueces, en nuestro sistema de Derecho positivo, es decir de leyes escritas y aprobadas por un Parlamento, y de judicatura de carrera, NO son los representantes de los ciudadanos»

Hace días que me reconcome el discurso de la necesidad de cambiar el sistema de elección de los miembros de los órganos constitucionales (y no, RTVE NO lo es por más que lo repita Montero, la del virus no la otra!) pero un comentario del editorial de Pedro J. Ramírez, confesándose partidario de la elección de los jueces por sus pares, me ha sacado de mi pereza existencial para recordar el momento que dio lugar a este sistema de elección de jueces y magistrados.
Fue al principio de los noventa, época de las mayorías absolutas del PSOE, recuerdo perfectamente sendos editoriales de dos de los principales periódicos del momento, El País y El Mundo, en los que se argumentaba la falta de legitimidad democrática de los miembros de esos órganos, muchos de los cuales procedían de la época preconstitucional, y por ende de sus electores, sus colegas de carrera.
El argumento a favor de que esos nombramientos pasasen a manos del Parlamento, o sea de los partidos, era incontestable en esa época de fervor democrático; los miembros del Parlamento SÍ tenían legitimidad democrática y ellos SÍ representaban a los ciudadanos. Parece imbatible, ¿no?
Pero es que los jueces, en nuestro sistema de Derecho positivo, es decir de leyes escritas y aprobadas por un Parlamento, y de judicatura de carrera, NO son los representantes de los ciudadanos sino unos profesionales cualificados -al menos lo son la mayoría- encargados “únicamente” de aplicar las leyes que el cuerpo legislativo ha promulgado!
El intento de Sánchez e Iglesias no es desbloquear el funcionamiento de ninguno de esos órganos, la prueba son los recientes nombramientos en la judicatura, y ya puestos los del Consejo de RTVE (con mayoría de miembros y miembras de Podemos, lo que da idea de la importancia que tiene para Iglesias su aparato de propaganda). Lo que se pretende con esa rebaja de las mayorías cualificadas precisas para nombrar a los integrantes de esos órganos, vitales para el funcionamiento de un Estado de Derecho, es doblegarlos a la voluntad del gobernante de turno, en la ocasión de alguien tan poco afecto a la democracia representativa como Iglesias para ponerlos al servicio de la aniquilación (esperemos que solo política…) del adversario.
Solo un sistema garantiza, en la medida de lo humanamente posible, la equidad e independencia de un sistema judicial: la inamovilidad de los integrantes de sus órganos superiores y su elección por sus pares.
¡Políticos, apartad vuestras manos de nuestros jueces!
Anna Castells

Anna Castells

Soy Licenciada en Derecho y periodista de profesión. He sido Jefe de Prensa del Ministerio de Cultura y del Tribunal Constitucional. Directora de Comunicación y Relaciones Institucionales de la compañía RENFE. Editora y Presentadora de diversos informativos de TVE y corresponsal de RNE en Francia. Profesora en diversos Masters de Liderazgo y Comunicación.

Deja un comentario