El señor Abascal demostró ser todo un mago al desenmascarar a cada Zorro… Por Silvia Gutiérrez Oria

El señor Abascal demostró ser todo un mago al desenmascarar a cada Zorro...
El señor Abascal demostró ser todo un mago al desenmascarar a cada Zorro…

«Esta moción de censura, merece un agradecimiento por dar testimonio de un ejecutivo inútil y desenmascarar a cada Zorro… para lo que el señor Abascal demostró ser todo un mago»

Todos dan por perdedor a Abascal en la moción de censura contra el Gobierno. Bien es verdad que no salió adelante, y que aunque le sobraban motivos para plantearla, nadie, ningún grupo político apoyó sus fundados planteamientos. Desde ese punto de vista no hay ninguna duda. Pero hay otra perspectiva para visionar lo que realmente ocurrió ayer en el Congreso…
Santiago Abascal consiguió más con su moción de censura que ninguno de los discursos y réplicas de los grupos parlamentarios vienen haciendo desde hace años. Algunos lo vemos como magia pura, porque ayer cada grupo, cada «líder» fue desenmascarado…
Mientras el país muere de pandemia y arruinados, los líderes de cada manada luchan por no perder su propio asiento en el poder, despreocupados por el destino de los ciudadanos y sacando pecho para ver quien es el más machito del hemiciclo…
Han quedado patentes las más sórdidas debilidades de nuestros representantes en tan sólo un día.. Soberbia, egoísmo, arrogancia, vanidad, ambición desmedida, complejos, mediocridad, despotismo, tiranía, traición, demagogia, hipocresía y ofensa personal. Eso es lo que se vio ayer entre palabras huecas…
Abascal, el de siempre, el que no dice algo diferente a lo que hace, no sorprendió ni defraudó. El, que a pesar de estar durante décadas amenazado por los proetarras y descalificado desde el «nuevo PSOE», ayer fue seriamente señalado con tarjeta roja desde las filas moradas en una especie de aviso guerrillero.., e insultado desde un PP «crecido», suicida y traidor…
Toda una lección democrática de unos grupos que mercadean con nuestras ilusiones y, desgraciadamente con nuestras vidas…
Un intento sucio y miserable por deslegitimar a un partido tan votado y legal como el resto
Que en un órgano superior al que hemos votado todos se prodigue más respeto a un proetarra que a un perseguido por ellos, dice mucho de quienes nos representan.
Que den por ganador a uno o a otro ayer en el hemiciclo, dependerá del color con que se simpatice.., pero a todas luces esta moción de censura, merece un agradecimiento por dar testimonio de un ejecutivo inútil y desenmascarar a cada Zorro… Y aunque no fuera su intención, el señor Abascal demostró ser todo un mago…
Silvia Gutiérrez Oria

Silvia Gutiérrez Oria

Profesionalmente.., arquitecto de interiores, de pasión creativa , licenciada en sentimientos y emociones. Observadora compulsiva del ser humano, sarcástica de vez en cuando, tímida pero resuelta, y muy intensa. Disidente de la igualdad, ni con el hombre ni con nadie, somos únicos e irrepetibles. Reivindico mi lado más femenino, el más sensual y creo en el derecho a ser frágil, pasional y romántica con la osadía de un gladiador Mi vocación principal es ser mujer, una mujer en búsqueda activa de sí misma y de los valores que de verdad importan. "Soy la mujer que piensa..Algún día mis ojos encenderán luciérnagas" (Gioconda Belli)

Un comentario sobre “El señor Abascal demostró ser todo un mago al desenmascarar a cada Zorro… Por Silvia Gutiérrez Oria

  • el 23 octubre 2020 a las 14:41
    Permalink

    Quien no se conforma es porque no quiere, o no sabe.
    Tengo para mí que aunque sea diamante lo que reluce, esta sin pulir.
    El porquero y sus verdades murieron con Agamenón, y Santa Lucía ya no conserva la vista.
    Voy comprendiendo que debo fiarme de mi intuición antes que del conocimiento de nadie.
    Todas las señales me cuentan, desde que salió a la palestra hasta la moción de censura, que en el Señor Abascal se esconde un Blas Piñar venido a menos.
    Bueno, para mí que se esconde poco, le traiciona la impaciencia.
    Le falta estudiar y aprender de Felipe X González. La ocasión, en política, no se busca, se encuentra.
    Salud.

    Respuesta

Deja un comentario