¿Y el ganador es? Sánchez una vez más… Por Francisco Gómez Valencia

Sanchez y Calvo dando gracias al maligno por el maravilloso presente entregado por Zipi y Zape.
Sánchez y Calvo dando gracias al maligno por el maravilloso presente entregado por Zipi y Zape.

«Nuestro querido y amado líder, don Pedro Sánchez, ha vuelto a retomar sus tan manidos “aló Presidente” para decirnos que la cosa está muy grave»

Semana convulsa en nuestra querida patria sin duda marcada por las cientos de personas que siguen perdiendo su vida por el maldito virus al cual parece que en esta España nuestra, no somos capaces de controlar. Sin duda, nuestra inutilidad manifiesta lo hace bastante más complicado de lo normal y nuestras cifras en comparación a las del resto de la Unión Europea dejan al descubierto tales graves ineficacias, qué parece más una característica propia de nuestra gestión administrativa de los problemas y de su correspondiente versión política, la cual ayuda a que la propia maldición que estamos padeciendo desde el mes de marzo sea descomunal.

Que a nadie se le olvide que lo que vivimos actualmente tuvo su origen por la negligencia intencionada en la gestión de aquellos primeros días del mes de febrero cuando conocíamos las cifras de nuestros vecinos en Italia y nuestro gobierno, no es que estuviera viéndolas venir sino que sencillamente las ignoro con tal descaro que aún hoy cuando les sacan el tema miran para otro lado y contestan de cualquier forma.

Nuestro querido y amado líder, don Pedro Sánchez, ha vuelto a retomar sus tan manidos “aló Presidente” para decirnos que la cosa está muy grave, lo cual significa que en breves días pasaremos a estar o confinados cómo pasó durante la primavera, o en un estado simulado y diferente de excepción, coartando de nuevo nuestra libertad de forma absoluta en determinados tramos horarios.

Y sin embargo sigue escudándose en lo que sucede fuera de España y en las medidas que se están tomando en otros países de la Unión Europea, como si lo que pasa aquí fuera algo similar a lo que sucede allí, ignorando su propia responsabilidad una vez más y tratándonos como auténticos “panolis” aplaudidores.

Decía, que la semana también ha sido convulsa en el ámbito de la política de andar por casa, es decir, las cosas de nuestra querida derecha española. Arrancaba el miércoles la moción de censura anunciada hace más de dos meses tras el asueto veraniego de rigor del “chavalote” de Vox, no para desbancar lógicamente al gobierno Frankenstein, sino simplemente para tratar de ponerle la cara colorada.

Es complicado sonrojar a aquellos que no tienen vergüenza, y aun así, Santiago Abascal lo intentó con un discurso complicado de entender a ratos, pues perderse en conspiraciones y teorías interesantes para unos y absolutamente disparatadas para otros, supone que en cierto modo, perdiera cierta fuerza en su conjunto.

Dijo verdades como puños, claro que sí, pero casi siempre perdido en el mundo de las ideas, en el barro ideológico también llamado batalla cultural, pero ¿Podemos decir que a la mayoría de la sociedad española, realmente le interesa con la que está cayendo?

Personalmente creo que no. El interés conspiranoico con el tema de Soros y demás del que yo mismo he escrito la semana pasada, nos interesa más bien a una minoría que devora libros, artículos, información de todo tipo facilitada por la innumerable oferta periodística que nos informa o desinforma según más nos interese.

Para el que a estas alturas no conociera demasiado a Santiago Abascal, es necesario decir que se trata de un recién llegado a la política nacional o también denominada la primera división parlamentaria, y eso supuso realmente que afloraran ciertas carencias como también le pasa a otras ilustres como Inés Arrimadas, y por ese motivo pagan la novatada con múltiples restregones por parte de la bancada uniforme al servicio del mal.

¿Podemos decir que el objetivo está cumplido una vez que han pasado más de cuarenta y ocho horas analizadas todas las reflexiones realizadas por diversos analistas de la política nacional? Yo creo que si el objetivo era llegar a quiénes siguen la política, que hay que reconocer que es una minoría en España y mucho menos, quién pudo seguir el debate en directo teniendo en cuenta que los medios de comunicación ningunearon este suceso de una forma escandalosa; es pertinente decir que sí.

¿Era el objetivo de Abascal enfrentarse directamente a la posibilidad de hablar por tiempo indefinido teniendo además más la ventaja de réplica siempre a su favor, para enfrentarse directamente al comunismo, al socialismo, al separatismo secesionista y al regionalismo infame?

Me consta que sí, de hecho era de suma importancia salir victorioso de la mayoría de esos pequeños enfrentamientos con los grupúsculos englobados en el grupo llamado y conocido como “otros” ¿Realmente eso provoca que a su masa electoral le dé más fuerza y también eso le permita captar nuevos afiliados o simpatizantes? Sin duda también; no olviden que cuando el mensaje en sí mismo es populista y cuanto más básico sea, mejor para que esa idea sencilla, sea mejor comprendida por la masa ingente que la va a consumir.

De hecho, cuanto mayor sea el escenario en el que se expongan y cuánto mayor sea la audiencia a la que se dirigen los mensajes, los cuales deben ser absolutamente básicos y recurrentes para que quién lo escuché una y otra vez, termine convenciéndose de que aquello que su líder sobre el que ya tiene una gran confianza sin necesidad de haber demostrado nada, serán consumidos y de inmediato disfrutados y olvidados casi a la misma velocidad.

En cuanto los enfrentamientos con los líderes de los tres partidos más importantes junto con el suyo, y me refiero a PSOE, Podemos y Partido Popular, decir que contra Sánchez encajo bien los golpes teniendo en cuenta que la preparación de la réplica del Presidente venía muy bien asesorada y estructurada con una fuerte carga de ninguneó para demostrar que la propuesta de censura, se ajustaba más a una táctica marketiniana.

Con Pablo Iglesias podemos decir que no hubo enfrentamiento puesto que este último le ignoro completamente y se dirigió exclusivamente al líder del primer partido de la oposición, sin duda esta también es otra forma de ningunear al candidato a la presidencia, y claro contestar a alguien que no se ha dirigido a ti, tiene un efecto bastante escaso por la imagen qué estás mostrando ante la opinión pública.

Y el premio gordo sin duda iba a ser Pablo Casado, el líder del partido Popular, muchos lo adelantamos varios días antes en la dirección acertada, es decir, de la reacción de los populares dependería los titulares de la prensa que no siempre tienen que ver quizás con las percepciones y con las intenciones de la masa crítica, es decir, de aquellos que te votan, o de tus afiliados o finalmente tus simpatizantes.

Yo no voy a entrar a analizar si la encuesta que salió en un diario de tirada nacional diciendo que el 60% de los afiliados del partido Popular querían que votara si, porque las encuestas generalmente son malintencionadas y siempre dependerán del pagador. No obstante, permítame que crea que al final las cúpulas de los partidos políticos generalmente toman sus decisiones al margen de quiénes pagan mensualmente su cuota, de quiénes les votan y de quiénes les muestran su más absoluta simpatía, como si de estrellas del rock se tratara.

Pablo Casado, toma una decisión bajo mi punto de vista muy acertada políticamente y que nadie crea que yo defiendo al partido Popular, simplemente hago un análisis aséptico de la estrategia adoptada. En todo caso, parece que es un movimiento acertado teniendo en cuenta que VOX llevaba más de dos años insultando constantemente al partido moderado, el cual como no puede ser menos ha llegado un momento en el que como bien dijo su líder: “hasta aquí hemos llegado”.

Permitir que un partido pequeño e incipiente inicialmente, con una historia reciente muy turbia y que todavía no ha aportado nada al país, salvo permitir tres acuerdos de investidura para pasar cómodamente a la oposición, y así no dar poder precisamente a esos diputados y concejales electos, para así seguir manteniendo el control desde Madrid, y pese a repetir una y otra vez sus dirigentes nacionales que no han sacado nada a cambio, es insultante y más conociendo sus motivos tanto para el PP, como para los ciudadanos en general que se lo quieran recriminar.

El simple hecho de recibir las necesarias subvenciones que tanto criticaban inicialmente y tan gustosamente, como es lógico, han aceptado del erario público que pagamos todos con nuestros impuestos, ya les compensa, digan lo que digan, ya que esta forma de financiación pública, es de suma gran importancia.

Que nadie olvide que estamos hablando de un partido de momento con la pirámide invertida, es decir, están carentes de cargos políticos en el ámbito municipal y autonómico formados profesionalmente de forma adecuada para ejercer la política, y sin duda es una cuenta pendiente que todavía tienen ya que creció de una forma exponencial sin hacer caso de las propuestas en este sentido realizadas antes de su eclosión Andalucista.

La suma de esfuerzos comunes para llevar a cabo dicha formación y de esta manera haber asegurado que en las futuras campañas los puestos electos hubieran tenido un mensaje común que los hubiera hecho parecer más profesionales de cara a sus propios electores, desgraciadamente fue obviado o realizado si acaso de una forma muy poco responsable, ya que ni ellos mismos confiaban entonces en su proyecto salvo que el PSOE les diera el “OK” indirectamente dejándoles aparecer y mostrarse ante la opinión publica del mismo modo que hizo el PP en su día con Podemos.

Abascal. Órdago a la chica. Casado. Lo veo.
Abascal. Órdago a la chica. Casado. Lo veo.

«Hay gente para todo y que las personas compran cualquier discurso, siempre que esté bien envuelto en papel de regalo, o en un formato atractivo qué provoque el interés de los posibles clientes»

VOX sin duda perdió la oportunidad de vender en el ámbito local y en el ámbito autonómico su proyecto. Unas ideas tan simples cómo los guijarros de la orilla de un río, que hay que saber vender aunque sea en botes de 700gr. a 2€ para decorar (no es coña, los venden en IKEA). Y sirva este ejemplo para demostrar, que hay gente para todo y que las personas compran cualquier discurso, siempre que esté bien envuelto en papel de regalo, o en un formato atractivo qué provoque el interés de los posibles clientes, los cuales tendrán muy en cuenta la marca.

La marca verde “VOX” ya era muy conocida en España después de las andaluzas y fue bien interpretada desde el propio partido a tenor de los primeros resultados en abril. Sus doce escaños, era un grandísimo resultado electoral y cuando un partido tiene además la suerte de que las circunstancias políticas nacionales le permiten repetir la misma experiencia con el peaje ya pagado siete meses después, esto les permitió pasar de esos doce primeros (apodados épicamente como los valientes) a los cincuenta y dos parlamentarios actuales en el Congreso Nacional.

Pero que no se engañen si son ustedes seguidores. No aprendieron de aquellos consejos que muchos les dieron de forma gratuita ya que no hicieron caso y esas bases elitistas a base de talonario en muchos casos de aspirantes a concejales y a diputados autonómicos en gran medida se quedaron compuestos y sin novia, lo cual ha degenerado en unas primarias en las que en dieciséis de diecinueve puntos geográficos, han recibido las correspondientes denuncias por no haber realizado las mismas supuestamente conforme a los propios estatutos del partido.

Y la situación ha degenerado en una fuga masiva de talento digan lo que digan, pues el descontento de las primeras hornadas de voluntarios desde 2014 hasta hoy en día, ha sido de tal calibre, que desde luego ahora lo que toca es hacer un acto de reflexión una vez asumido el llamado “casadazo” a nivel político y a título personal, en el caso del de Amurrio.

Será interesante ver cómo evoluciona nuestra política convulsa en los próximos días y meses por la crisis del COVID-19, y más aún será interesante ver cómo se van a producir los acontecimientos en las elecciones de febrero del año que viene en Cataluña dónde probablemente, ni el PP con Casado ni VOX con Abascal, obtendrán unos resultados aceptables.

Mientras tanto Casado se retuerce, en una huida hacia delante para reafirmarse ante sus posibles sustitutos, atacando directamente a su rival más débil qué es Ciudadanos, una fuerza política insulsa desinflada y auto humillada al rebajarse ciento y una veces al calor del “sanchismo” más asqueroso para pagar sus facturas a fin de mes, ahora bien, siempre empuñando la espada del liberalismo y sosteniendo la balanza trucada de la justicia individual.

Interesante sin duda ese millón y medio de votantes naranjas más los muchísimos abstencionistas del centro aburridos y esos tantos socialistas sin causa, denominados moderados que quizás verían con buenos ojos, otorgarle la confianza al moderado Pablo Casado traicionando al otro que ha ocupado por segunda vez su partido extendiendo su malicia, como un virus troyano.

Algunos defensores de Casado dicen que este golpe de efecto saliendo victorioso de una moción de censura en la que él, era precisamente el jamón y el queso del sándwich, ahora dicen que implica una nueva refundación del partido, pero, que nadie se engañe; que el discurso se quiera parecer al del congreso de Sevilla, no significa que asuntos importantes como el aborto, la eutanasia, la inmigración ilegal, el islamismo y la asunción de la corrupción interna endémica, como la del PSOE pero a pequeña escala, se haya acometido de una forma consistente ya que muchos gerifaltes de entonces continúan en sus filas o colocados a dedo en consejos de administración de multinacionales del IBEX 35.

Más bien todo lo contrario y todo está como estaba en la época del “rajoyismo”, puesto que no hay ni un solo partido político al que la crisis de la pandemia no le haya beneficiado. Así pues, lo que simplemente parece, es que la fractura entre la “derechita” de apellido “cobarde”, de forma machacona, faltona y maleducada utilizada como calificativo por parte de los verdes, y la “derechona patriotera y chusquera” cómo es denominada por los defensores del partido azul, han cortado definitivamente el cordón umbilical.

Esperemos que lo que hoy duele por necesario, sea para bien…

Francisco G. Valencia

Francisco G. Valencia

Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología por la Universidad Complutense de Madrid en 1994 por lo tanto, Politólogo de profesión. Colaboro como Analista Político en medios radiofónicos y como Articulista de Opinión Política en diversos medios de prensa digital. De ideología caótica aunque siempre inclinado a la diestra con tintes de católico cultural poco comprometido, siento especialmente como España se descompone ante mis ojos sin poder hacer nada y me rebelo ante mí mismo y me arranco a escribir y a hablar donde puedo y me dejan tratando de explicar de una forma fácil y pragmática porque suceden las cosas y como deberíamos cambiar, para frenar el desastre según lo aprendido históricamente gracias a la Ciencia Política... Aspirante a disidente profesional, incluso displicente y apático a veces ante la perfección demostrada por los demás. Ausente de empatía con la mala educación y la incultura mediática premeditada como forma de ejercer el poder, ante la cual práctico la pedagogía inductiva, en vez de el convencimiento deductivo para llegar al meollo del asunto, que es simple y llanamente hacer que no nos demos cuenta de nuestra absoluta idiotez, mientras que la aceptamos con resignación.

Deja un comentario