Recuerdo hoy la tierra de mi madre con Washington Irving. Por Mercedes Ibáñez

Washington Irving

«Recuerdo a uno de los escritores que amaba esta tierra y lo plasmó en sus famosos «Cuentos de la Alhambra»: WASHINGTON IRVING, neoyorquino de Manhattan y escritor romántico»

Mi madre era «granaina» y aunque se vino muy pequeña a vivir a Madrid tenía sangre andaluza por los cuatro costados y además ejercía.. Apenas tenía acento pero sus dichos y su temperamento la delataban. Llevaba a Granada en su corazón.

Cuando yo fui por primera vez a su ciudad, me cautivó, me enamoró, me conquistó. Y por ello recuerdo a uno de los escritores que amaba esta tierra y lo plasmó en sus famosos «Cuentos de la Alhambra«: WASHINGTON IRVING, neoyorquino de Manhattan, escritor romántico y el primer norteamericano en alcanzar la celebridad como escritor profesional, gracias a la literatura, y por eso numerosas calles y ciudades de los Estados Unidos llevan su nombre. Narra sus experiencias por tierras andaluzas hasta llegar a Granada, donde tuvo el inmenso privilegio de hospedarse, nada mas y nada menos, que en la Alhambra.


Washington Irving decía: «Un padre puede darle la espalda a su hijo, hermanos y hermanas pueden convertirse en inveterados enemigos, los maridos pueden abandonar a sus esposas, pero el amor de una madre dura para siempre.» Por ello hoy dedico un recuerdo muy especial para una «granaina» ejemplar: mi madre. Para ella y para vosotros este fragmento de «Cuentos de la Alhambra».

 

Cuentos de la Alhambra

Cuentos de la Alhambra

» Hay dos clases de gente para quienes la vida es una fiesta continua: los muy ricos y los muy pobres. Unos, porque no carecen de nada; los otros, porque no tienen nada que hacer; pero no hay nadie que entienda mejor el arte de no hacer nada y de nada vivir, como las clases pobres de España. Una parte de ellos se debe al clima y lo demás al temperamento. Dadle a un español sombra en verano y sol en invierno, un poco de pan, ajo, aceite y garbanzos, una vieja capa parda y una guitarra y ruede el mundo como quiera.
(…)
«Allí me detuve para dirigir una última mirada sobre Granada. La colina en que me encontraba domina un maravilloso panorama de la ciudad, la vega y los montes que la rodean, y está situada en la parte del cuadrante opuesto a la Cuesta de las Lágrimas, famosa por el último Suspiro del Moro. Ahora podía comprender algo de los sentimientos experimentados por el pobre Boabdil cuando dio su adiós al paraíso que dejaba tras él y contempló el áspero y escarpado camino que lo conducía al destierro. «

***

¡Buen día para todos!

Mercedes Ibáñez Huete

Mercedes Ibáñez Huete

Realizadora de TVE casi desde que nací. Capricornio nata, amo la poesía y el chocolate apasionadamente, adoro la Navidad, las charlas con amigos y la familia. Me encantan los días de otoño y las noches de invierno y aunque soy española de nacimiento y de corazón, viajaría en el tiempo hasta la Escocia de los siglos XVIII y XIX y me quedaría allí mucho tiempo. Definitivamente el Romanticismo es mi época. Esa soy yo.

Deja un comentario