Abascal, Casado, Arrimadas ¡Qué estáis esperando para remar juntos por el pueblo Español! Por Rodolfo Arévalo

 

Qué estáis esperando para remar juntos por el pueblo Español
Qué estáis esperando para remar juntos por el pueblo Español

«Abascal, Casado, Arrimadas ¡Qué coño estáis esperando para remar juntos por el pueblo Español! Uníos todos, sois políticos o mequetrefes»

Tenemos PSOE de Sánchez para rato, y gracias a que todavía no lo ha engullido Podemos, si no tendríamos la Confederación de Repúblicas Ibéricas bananeras y Bolivarianas, y lo malo es que esto lo conseguirían unos partidillos que en la actualidad difícilmente alcanzarían el número de Diputados que tienen hoy, por desinformación e incultura de la gran masa votante española.

Al principio de todo este maremágnum que ha montado Pablo Iglesias, tenía que oír, incluso de votantes de derechas de toda la vida, ¡pobres! De cultura y espíritu, que salía un señor en Fort Apache que decía verdades como puños y que ponía en su sitio al resto de políticos corruptos. Pena de pueblo, (todo aquel que tiene menos de cincuenta años de edad y que ha sido educado en la formación blandiblup post transición).

Ya lo sabían de sobra en el gobierno de Felipe González, hay que educar una juventud armada de valores sociales y sin ninguna otra mira, que pudiera alcanzar, más allá de las orejeras impuestas en la escuela, instituto e incluso, como luego se ha visto en la universidad. Colocar personas de su cuerda en sitios claves de la sociedad es la base para implantar las dictaduras y eso lo sabe y domina el coleta máxima, ahora devenido en el moñeta media, no se sabe si para disimular o para epatar a crédulos y mentecatos.

Si la sociedad española adolece de algo es de criterio propio y claro no me extraña debido a que la mayor parte ve en el esfuerzo, en el trabajo, en la diversión inteligente e incluso en el ocio chabacano una cruz y por ahí, no pasan. Pobres locos que diría Don Quijote. Está ya muy claro que a los españoles no les gusta el esfuerzo, por eso hay muchos menos empresarios, que curritos, y no me refiero a los de empresas millonarias, que para eso hay que trabajar mucho, si no simples jefes, emprendedores los llaman los socialistas para no hacer pupa con el lenguaje a sus bases. Emprendedor, mágica palabra que no es identificada con empresario, el hombre del puro y de la bolsa de dinero que oprime al pobre trabajador, y solo es un trabajador más que arriesga además de su trabajo, su dinero o el crédito que ha pedido a un banco para pagar en cómodas cuotas de infelicidad, ese hombre lanzado, casi temerario en España, que quiere llegar a vivir de su empresa, esa que llega un momento en que le proporciona, tras gran esfuerzo una vida mucho más llevadera que al que no tiene empuje e interés por el trabajo.

Aquí en España será ya muy difícil que pronto vuelva a haber un gran triunfo de la derecha o centro derecha, que no del fascismo, que éste ya se ha instalado en algunas personas del gobierno que nos dirige y que se va expandiendo a todos los poderes del Estado. El último que quedaba sin colonizar, el judicial, esta a punto de ser pacto de los ácidos e inflamables acuerdos o decreto ley, para poner a los jueces más parciales hacia una izquierda bastante más fascista que la que puede tener el propio fascismo.

Recordemos que la misma raíz de partida tienen los Comunistas y los Nacional Socialistas. Y que igual de nefastas e injustas son las dos formas de gobierno. En el congreso, han querido matar los de izquierda, moscas a cañonazos denunciando no sé qué conjura contra el Estado de Derecho y la Constitución, que yo no veo por ningún lado. Más bien veo un hartazgo general de todos los estamentos de la sociedad que defiende nuestra Constitución de los ataques de unos pocos. Tampoco entiendo cómo Su Majestad el Rey puede no pronunciarse ante los muchos dislates que se están produciendo, y que no se me alegue, que tras los desmanes supuestos del Rey Emérito, el actual Rey tenga porque pagar las culpas de otros aunque sea de su padre. El Rey Emérito, aún no es culpable de nada y no ha sido imputado por delito alguno. Parece mentira que nadie tenga la decencia de salir, como lo hizo Cayetana Álvarez de Toledo a poner los puntos sobre las íes a estos políticos sui generi, que intentan golpear a los españoles día sí y día también.

No creen ustedes, incluidos muchos votantes del PSOE que esto es inasumible en la España de 2020, aunque haya sido un año de mierda, también por el gobierno. Podré aceptar que debido al Coronavirus, el espíritu Español valiente y libertario, haya estado escondido, porque para eso se asusta al personal con un virus, “Hola apocadito, españolito, escóndete que viene el ¡VIRUS!”, ese que lo único que produce es falta de ucis y material de tratamiento, porque en su mayor parte la población no lo sufre, podríamos hablar de un tanto por ciento de infectados muy pequeños en comparación con cuarenta y siete millones de habitantes.

Sí, lo sé todos son hijos de Dios o del Gobierno Socialista, pero no es para alarmar a los demás que han tenido más suerte. No quiero decir con esto que no hayan fallecido mas de sesenta mil personas, por la enfermedad, pero es en gran parte porque el gobierno nacional estaba más interesado en manifestaciones, reformas y saraos que en el bienestar de la gente. Ahora, “acojonados” por la que les pueda caer encima, a pesar de fiscales y jueces curiosamente… raros, a la hora de admitir demandas a trámite, reparte la responsabilidad con las Autonomías, echando balones fuera y curiosamente criticando lo que se hace en la Comunidad que mejor ha lidiado con el virus, Madrid y su presidenta del Partido Popular Isabel Díaz Ayuso. “jatetú Colau”.

Debe ser que esta manera de actuar de Illa y Simón inducidos por Sánchez e Iglesias es una manera muy socialista de actuar, repartir el problema pero no reconocer los éxitos de otros frente a sus fracasos, vamos la técnica comunista de siempre. Evidentemente que puede haber más infectados y esto permite a este gobierno perpetuar, en principio, hasta seis meses mas de confinamientos. Es lógico en parte porque la disciplina propia, parece inexistente en un nivel medio del pueblo español. Lamentablemente, debido a esto pueden seguir haciendo en el Parlamento de su capa un sayo, es intolerable.

No sé a que esperan los grupos de centro izquierda, centro derecha y derecha para unir sus fuerzas y expulsar del poder al PSOE, y al cáncer de Podemos y partidos nacionalistas, que nunca debieron poder participar en el Congreso de los diputados, si acaso, sí en el Senado, por ser cámara territorial. Algunos se quejan, como Odón Elorza cuando oyen ruido de sables aunque se produzcan de palabra, en inocente misiva a tinta, pero no se asustan cuando con un gobierno comunista sus regiones podrían quedar bajo un estado absoluto sin descentralizar y bajo la dictadura de un Polit Buró.

La gente que votó este despropósito es muy libre de votar lo que les salga de ahí, pero ahora no deberían lamentarse de perder el empleo o de perder sus pequeñas empresas, porque ellos lo buscaron votando como votaron. Que no sabían dirán algunos, pero es que hay que ser memo para no saberlo. Desde el primer momento en que oí soltar una frase a Pablo Iglesias, yo por lo menos etiqueté, como un peligro para la democracia, igualito que el día en que salió elegido Chaves; miré a mi mujer y dije: “¡Uy, este!”, y no hay que ser muy listo, lo llevan en la cara, en el estilo y en la primera palabra que sale de su boca. No lloren, ustedes se lo han buscado.

Como sigamos por este camino, habrá que salir de aquí pitando. No por salvar la fortuna que la mayoría no tenemos, pero sí para poder seguir siendo libres por lo menos para decir, hablar, escribir y contar lo que nos dé la gana sin que venga cualquier Maldita o Maldito Bulo a ponernos en tela de juicio o subirnos, por acoso twittero, en la picota. En el centro de atención estaremos el día que democráticamente lo decidamos, si no, contestar a los fascistas, es lo mínimo. “Maricón el último”, como se decía cuando no había tanto remilgo absurdo y se usaba correctamente el español. Estoy  de la política corrección hasta la punta de la visera.

Abascal, Casado, Arrimadas ¡Qué coño estáis esperando para remar juntos por el pueblo Español! Uníos todos, sois políticos o mequetrefes. Como dice el insigne ¡arrimad el Hombro!, pero a la contra. Si no lo hacéis, tenemos PSOE de Sánchez para rato, y gracias a que todavía no lo ha engullido Podemos, si no tendríamos la Confederación de Repúblicas Ibéricas bananeras y Bolivarianas, y lo malo es que esto lo conseguirían unos partidillos que en la actualidad difícilmente alcanzarían de nuevo el número de Diputados que tienen hoy, por desinformación e incultura de la gran masa votante española.

Rodolfo Arévalo

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Deja un comentario