Crónica sobre los altercados en Washington. Por Francisco Gómez Valencia

 

La Gran Comedia demócrata finiquita la pica honorabilidad que le quedaba a Trump.
La Gran Comedia demócrata finiquita la poca honorabilidad que le quedaba a Trump.

“Crónica de la Gran comedia demócrata con un nuevo acto. Hasta con figurantes profesionales y todo con la policía abriéndoles el cerco de seguridad para que la avanzadilla”

Menuda vacilada la Gran comedia demócrata con un nuevo acto. Hasta con figurantes profesionales y todo con la policía abriéndoles el cerco de seguridad para que la avanzadilla de disfrazados se hicieran las oportunas fotos…

Todos los integrantes de la foto han estado en actos del partido demócrata.
Todos los integrantes de la foto han estado en actos del partido demócrata.

Se cargan a una mujer de raza blanca y el rebaño de paletos de Trump detrás haciéndose selfis y pillaje. La poca honorabilidad que le quedaba a Trump por los suelos.

¡USA es la ostia! Y en España ya tenemos tema para dos semanas sin hablar del Covid hasta casi las elecciones de Illa “maravillas”. Definitivamente Pedro Sánchez tiene una flor en el ojete…

***

FranciscoGómezValencia.Politologo

Francisco G. Valencia

Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología por la Universidad Complutense de Madrid en 1994 por lo tanto, Politólogo de profesión. Colaboro como Analista Político en medios radiofónicos y como Articulista de Opinión Política en diversos medios de prensa digital. De ideología caótica aunque siempre inclinado a la diestra con tintes de católico cultural poco comprometido, siento especialmente como España se descompone ante mis ojos sin poder hacer nada y me rebelo ante mí mismo y me arranco a escribir y a hablar donde puedo y me dejan tratando de explicar de una forma fácil y pragmática porque suceden las cosas y como deberíamos cambiar, para frenar el desastre según lo aprendido históricamente gracias a la Ciencia Política... Aspirante a disidente profesional, incluso displicente y apático a veces ante la perfección demostrada por los demás. Ausente de empatía con la mala educación y la incultura mediática premeditada como forma de ejercer el poder, ante la cual práctico la pedagogía inductiva, en vez de el convencimiento deductivo para llegar al meollo del asunto, que es simple y llanamente hacer que no nos demos cuenta de nuestra absoluta idiotez, mientras que la aceptamos con resignación.

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: