Los votantes son parte de su negocio, y su sueldo depende de ellos. Por Rodolfo Arévalo

Los votantes son parte de su negocio, y su sueldo depende de ellos.
Los votantes son parte de su negocio, y su sueldo depende de ellos.

«Puedo entender que algunos afiliados y votantes de PSOE, así como los cuatro o cinco que le quedan a Podemos, por inercia puedan seguir votando lo mismo»

Puedo entender que algunos afiliados y votantes de PSOE, así como los cuatro o cinco que le quedan a Podemos, por inercia puedan seguir votando lo mismo. Añado, incluso más los que votan al casi desaparecido Ciudadanos (Que pérdida de votos). Puedo comprenderlo porque sé que el pueblo español o al menos una parte significativa lleva puestas las orejeras, que desde luego desde los medios de comunicación no les van a quitar; son parte de su negocio para recibir subvenciones. Tantos desinformados tienes, tanto te abono en subvención.

Triste es el país que necesita de estas ayudas tanto para hacer televisión, como cine y casi como cualquier otro arte, teatro incluido. Subvención, dónde están aquí los magnates de las industrias comerciales y no específicamente de las artes que en otros lugares como USA, la tan odiada USA, por los Trump que todavía pueden hasta gobernar, dan dinero o lo arriesgan en el negocio del espectáculo, y no hablamos de cien o doscientos millones, estamos hablando de miles de millones o más. La excusa que dan es que el mercado es mucho más reducido. Esto no puede ser la excusa, cuando tenemos una lengua que se extiende por toda Hispanoamérica. Que tiene raíces Españolas y que no dejan de tener un lenguaje común.

De hecho vemos como países con poder económico muchas veces no tan exuberante como el español, como Argentina, publica libros de venta en todo el mercado hispano y mundial, hace cine que se comercializa y es rentable, etc… Pero aquí no. Aquí o te subvenciona alguien, generalmente de una tendencia política de izquierda, porque si lo hace la derecha, estarás mal visto, o no te comes un colín artísticamente hablando.

Muchas veces los Ministerios de Cultura subvencionan sí, pero a amiguetes cuyo tema principal es la pre guerra civil, la guerra civil o y la post guerra civil. O si no alguna película de risa más o menos afortunada, pero algo serio de entretenimiento, ni hartos de whisky. Es triste sí. Según esto también deberíamos tener subvenciones para adquirir libros y en las librerías también “hora feliz”. Seguro que no iban a forrarse los negocios de este tipo ni aunque la hora feliz fueran cuatro o cinco horas. Tanto es el deseo de educarse, informarse o leer por placer de este pueblo de ganado, por no decir aborregado. Además que ya se cansa uno de decirlo, cuando lo están diciendo personajes importantes de la literatura y el periodismo. Al final piensas, y que voy a decir yo, tan gilipollas como el que más, leído, pero eso gili…..

Está claro que las personas que opinan, leen y argumentan su pensamiento, en España están de más si no ostentan nombre, hasta en pandemia. Yo no soy un intelectual, nunca lo he sido, ni pretendo serlo, hay muchas mentes pensantes por ahí sueltas que me pueden dar, sin duda ninguna, sopas con hondas en conocimiento y profundidad mental. Y sobre todo en información sobre muchos temas. No me acompleja, ni me parece mal o bien, al contrario creo que si las personas que saben se prodigaran más en las redes sociales, el nivel general no aumentaría demasiado, pero algo dará algo de alegraría a gente que espera como yo ser rescatada de la mediocridad que se ve hoy día hasta en el parlamento. Quién sabe, a lo peor, algunos se pondrían a leer como un “jabato”.

De hecho hay algunos que lo consiguen, que les lean, como Alfonso Ussía, Pérez-Reverte y muchos otros. Lo malo es que muchas veces lo hacen también en ámbitos reducidos, o porque no tienen otra manera o porque están perseguidos y vetados por eso, por pensar. El peor delito que podemos cometer en este principio de siglo es tener opinión propia, ¡Y mira que lo he dicho Francisco!, que no, que te guardes tus opiniones contrarias a la línea de pensamiento vago y plano en el paladar, que te pueden arrear un soplamocos, zascador y zafio.

Pero nada que no escarmiento y yo sigo, como hacía Tony Leblanc, de la casa de campo al gimnasio, de gimnasio a la casa de campo. Total para los cuatro arboles de cultura occidental que van quedando, mejor lo talamos todo y que replanten los invasores de Europa, islas Canarias incluidas, ya que desde allí lejos a Bruselas no parece que les importemos un mierda los países fronterizos que deben defender las fronteras de nuestro continente. La verdad es que ¿ellos sabrán?, si no están dispuestos a defender al alimón nuestra cultura e historia, da igual que en España los gobiernos, sucesivos, uno detrás de otro hagan oídos sordos a los creadores y de rebote a los científicos e investigadores, que generan otra clase de cultura, esta con resultados inmediatos.

No sé si ha sido una venta más de moto de telediario, pero dicen que una vacuna Española ofrece un cien por cien de prevención contra el Coronavirus. No sé aún, no sé la certeza de la noticia, pero si es así nuestros dirigentes están haciendo el hongo y desde luego arreglar, nada de nada, les importa un pimiento, frito o sin freír. Por mi que les vayan dando.

Algunos afiliados y votantes de PSOE, así como los cuatro o cinco que le quedan a Podemos, siguen votando esta ruina cuatro que se nos viene encima. Puedo comprenderlo porque sé que el pueblo español o al menos una parte significativa, lleva puestas las orejeras, a juego con las mascarillas y van a seguir durante tiempo con ellas si alguien no lo remedia. Pero es que los votantes son parte de su negocio, su sueldo depende de ellos Ah¡ y de los abusivos impuestos de todos.

Rodolfo Arévalo

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Deja un comentario