La venganza se sirve en plato frio… Por Francisco Gómez Valencia

Al descubierto los negocietes de la derechita valiente con el PSOE
Al descubierto los negocietes de la derechita valiente con el PSOE

“Veremos si las ayudas de la UE finalmente vienen tal y como se anunciaron ya que se nos piden reformas estructurales muy importantes para mantener  nuestro sistema de pensiones”

Ayer sábado se cumple un año desde que nos empezaron a contar que en China había un virus más letal de lo normal que se había escapado de un laboratorio y cuya trasmisión al ser humano llegaba por la ingestión de algún bicho raro supuestamente comestible por aquellas latitudes. Ni más ni menos que una nueva cepa del Coronavirus, que ya había dado un par de sustos en sus versiones anteriores. Por entonces el nuevo Gobierno de izquierda radical contemplado como comunista según el buscador Google, ya campaba a sus anchas en nuestro país amenazando con todo aquello que nos iba a hacer por nuestro bien de cara a restaurar desde su punto de vista rancio y sectario la justicia social, supuestamente pisoteada por aquellos a los que a través de una moción de censura de andar por casa, habían sido enviados de forma exprés a su casa forzando además la salida de su líder y Presidente hasta entonces provocando la ruptura en tres del partido, hasta la irrupción del simpático Pablo Casado que supuraba entonces liberalismo por los cuatro costados, instaurándose como el nuevo salvador de la cuestión liberal al no quedar más remedio para dejar la cosa medio en paz.

Con la posición más débil que nunca gracias a la irrupción además de la mancha verde cuya cúpula estaba más preocupada por cobrarse cuanto antes su odio que por hacer España, más o menos igual que ahora teniendo en cuenta los apoyos que le dan a las izquierdas aquí y allá de vez en cuando, para no sé qué, salvo devolver favores a quien les permitió desarrollarse rápidamente y supuestamente pagando según me cuentan mis fuentes sus primeras grandes facturas, el nuevo Gobierno tuvo claro que había que ser rápido en sus planteamientos para de sopetón marcar un ritmo infernal a la opinión pública que preocupada por los casos de corrupción del PP bien aireados desde los medios de comunicación vería con buenos ojos las nuevas y flamantes medidas correctoras, aunque no existieran como así se ha demostrado, para encauzar la situación. Sin embargo su concepto de justicia social absolutamente trasnochada una vez visto un año después lo que ha dado de sí tal engendro resultante de las urnas y lo que Sánchez entiende por ello, según ha comentado en la última reunión telemática de Davos para defender su plan de recuperación financiado con los créditos a bajo interés, y las partidas a fondo perdido (que la UE nos entregará supuestamente en los próximos tres años) dejó claro que en España lo que hay que modificar es el CONTRATO SOCIAL, es decir, los principios básicos del derecho que nos asiste (Rousseau). Pero, si tuviéramos que imaginar que hubiera sido de nosotros con esta banda como el dimitido Albert Rivera los calificó acertadamente en sede parlamentaria, francamente no me cabe la menor duda casi con toda seguridad que de una forma u otra la situación financiera y social no pintaría mucho peor que la que hoy tenemos, ya que la capacidad de destrucción se hubiera llevado a cabo derogando la actual reforma laboral a primeros del año pasado, y probablemente hubiera supuesto una respuesta tan negativa desde las empresas que los despidos se habrían convertido una vez más en una forma de defensa ante las políticas social comunistas.

Según la última EPA superamos en medio millón de parados más las cifras del año 2019 sin contar a los casi ochocientos mil en situación de ERTE, lo cual no es más que un tecnicismo ya que parados serlos lo son, lo pinten como lo pinten y aunque digan que la formula ha venido para quedarse. Bien perfecto pero… ¿para siempre pretenden tener a esta gente así? Obviamente no porque simplemente no es posible por las propias características del invento legal y porque no se puede estar indefinidamente en estado de alarma bajo prohibición de poder despedir como, aunque no lo parezca estamos actualmente, y como da la impresión que muy a su agrado parece que este Gobierno le encantaría seguir teniéndonos de forma indefinida, salvando pequeños escollos como las elecciones catalanas y el próximo 8-M.

Veremos si las ayudas de la UE finalmente vienen tal y como se anunciaron ya que se nos piden reformas estructurales muy importantes en materia de condiciones para mantener los niveles actuales y futuros de nuestro sistema de pensiones, y por otro lado también nos exigen unas condiciones laborales aún más flexibles que las que provoca afortunadamente la actual reforma laboral. Sí, la que Adriana Lastra y el acomodado Simancas negociaron derogar con Bildu a hurtadillas en un acuerdo infame y que tras el revuelo formado parece haber sido sustituido por el continuo acercamiento de terroristas de ETA a las cárceles de Vascongadas, en un numero ya comprometido de cinco semanales.

Sea como fuere con el acuerdo de esta semana las partidas del rescate serán gestionadas gracias a los populistas de toda condición por Presidencia de Gobierno, es decir, Iván Redondo, Pedro Sanchez, Pablo Iglesias y algunos Ministros escogidos, o lo que es lo mismo, España será de nuevo la única excepción en la UE donde el control será mínimo desarrollando como de costumbre cuando gobierna la izquierda, las mayores cotas de corrupción vistas en Europa desarrollando el clientelismo más atroz dejando lo sucedido en Andalucía con los ERES, las putas y la cocaína al amparo de los de las mariscadas, en una simple anécdota teniendo en cuenta la cantidad de dinero a repartir sin necesidad de dar explicaciones en sede parlamentaria por muchas enmiendas que Macarena Olona quiera vender a su parroquia, y diga que van a presentar.

Mientras, las vacunas no llegan en las cantidades comprometidas por lo que desde las autonomías habrá más restricciones ya que el tema del sistema de vacunación que el Presidente una vez más a bombo y platillo vendió, como si los trece mil centros de vacunación, que son los mismos de la Seguridad Social los hubiera construido el mismo como algo novedoso y maravilloso se nos muestra como una mentira más. En fin que escuchas a una sanitaria de Málaga diciendo que esto no se soluciona ni queriendo y que la gente se muere muerta de asco, enferma hasta las trancas y sobre todo sola y sin recibir ni la puñetera extremaunción, y se te queda un cuerpo mientras la ves o escuchas que ni para que te voy a contar…

Definitivamente no nos queda otra que irnos acostumbrando a pensar en la muerte como algo cotidiano y al alcance de cualquiera por un motivo aunque en porcentaje aún bajo, protagonista a todas horas del día en los medios de comunicación condicionando directamente nuestra existencia eso sí, con el convencimiento de que este Gobierno nos hunde cada vez más en la miseria y ahora además con la ayuda de los “patriotas” compadreando en los pasillos preguntándose por lo bajini; “Iván y vosotros que vais a hacer”; abstenernos Adriana, abstenernos…

***

FranciscoGómezValencia.Politologo

Francisco G. Valencia

Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología por la Universidad Complutense de Madrid en 1994 por lo tanto, Politólogo de profesión. Colaboro como Analista Político en medios radiofónicos y como Articulista de Opinión Política en diversos medios de prensa digital. De ideología caótica aunque siempre inclinado a la diestra con tintes de católico cultural poco comprometido, siento especialmente como España se descompone ante mis ojos sin poder hacer nada y me rebelo ante mí mismo y me arranco a escribir y a hablar donde puedo y me dejan tratando de explicar de una forma fácil y pragmática porque suceden las cosas y como deberíamos cambiar, para frenar el desastre según lo aprendido históricamente gracias a la Ciencia Política... Aspirante a disidente profesional, incluso displicente y apático a veces ante la perfección demostrada por los demás. Ausente de empatía con la mala educación y la incultura mediática premeditada como forma de ejercer el poder, ante la cual práctico la pedagogía inductiva, en vez de el convencimiento deductivo para llegar al meollo del asunto, que es simple y llanamente hacer que no nos demos cuenta de nuestra absoluta idiotez, mientras que la aceptamos con resignación.

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: