La verdad no está de moda en TVE, pero la necesitamos como lluvia en sequía. Por Rodolfo Arévalo

La verdad no está de moda en TVE, pero la necesitamos como lluvia en sequía. Hoy la emprsa pública mantiene durante dos minutos el rotulo: Leonor se va de España, como su abuelo
La verdad no está de moda en TVE, pero la necesitamos como lluvia en sequía. Hoy la emprsa pública mantiene durante dos minutos el rotulo: Leonor se va de España, como su abuelo

«La verdad no está de moda, pero la necesitamos como lluvia en sequía. Yo hace muchos años y debido a que trabajé en TVE, puedo asegurarles que no me creo casi nada»

Empezamos, en España y en esta democracia, a parecer a lo que en mi antiguo trabajo en TVE denominábamos la “Churros machine”. No era otra cosa que la máquina para editar vídeo. La llamábamos así porque muchos reportajes, no había por donde cogerlos o simplemente eran una pasta de imágenes que, mezcladas convenientemente y sin otro particular, ni sentido servían para llenar tiempo. Solo se elaboraba aquel engendro achurrado para llenar horas de emisión, tanta cinta, tantas horas, quién da más oiga.

Por eso se ha podido tener en cartel siempre al amiguete al que había que hacerle favores, porque daba igual el contenido, la forma y la cara que vendía eran lo importante. A hora la cinta ¡oiga!, a hora la cinta, que en definitiva era lo que se tragaba la audiencia, esa que se traga todo, ahora lo sé, después de ver las nuevas cadenas en abierto durante treinta años.

Eso pagaba nuestro sueldo exiguo y nuestro hastío largo, a veces con el resultado de arcadas intelectuales, mientras que algunos presentadores se lo llevaban de calle. La cuenta de resultados para la cadena era de largo recorrido y en bolsa de monedas de oro. Era como lo de la gallina de los huevos de oro. El share se convirtió en gallina. Tantos huevos pones tanto dinero te pagan por espectador bobito, ese que se traga el contenido a veces rancio y aceitoso. Lo paga el anunciante de cualquier producto, de consumo, ideológico o político, que para todo hay en la viña de… los… ¡perdón no sé que iba aquí! “ NO ES COMPUTABLE, SUJETO INIDENTIFICABLE, ERROR. ERROR…

Esto ocurre en el departamento de programas, claro, aquí como realizador o ayudante eres el capataz que tira del carro con la imagen, del texto ya se encarga un periodista, que para eso le pagan, para que al final todo salga. Y da igual cómo, si bien o mal, es solo para que pague el anunciante. Lógicamente, el hastío o aburrimiento, no era expresado en voz alta, por si las moscas de la jefatura, algunas de ellas tienen las moscas en los colgajos, atribuidos a los machos alfa, a veces claramente notorias, por que hay mucho psicópata que llega a jefe.

Al parecer una de las condiciones para conseguir el mando en plaza es tener una leve psicopatía y salvo las excepciones, sino es así, es difícil. Otra y os lo puedo asegurar, llevar traje y las manos en los bolsillos. Claro que al pintas que dirige la información le da igual, suele decir que a él la empresa le paga religiosamente. Eso sí, eso es verdad, religiosamente pero tras pasar una lamentable penitencia en la que debes renunciar primeramente a toda iniciativa y pensamiento. Caca nene, aquí no vienes a pensar, aquí vienes a poner el cazo tras haber acabado el churro. Esto que puede parecer malo, en el departamento de programas, no lo es, porque no ataca a nadie de manera cruel… es mucho peor en la sección de informativos, regionales o nacionales, de los que yo emigré en cuanto pude.

Ninguna licencia creativa es dada en la edición de informativos, hasta la más mínima coma esta supervisada, cuadriculada e incluso auscultada, para ver si late a ritmo, o produce descompás que pueda alterar el humor, nada jovial de los señores políticos, sobre todo si están gobernando, por mor del pueblo dirigido vía satélite y por móvil, “imprescindible”, o están en periodo electoral.

La televisión que no es ni más ni menos que el proceso por el cual se ven imágenes y se oyen sonidos a distancia ha evolucionado, sobre todo en cuanto al aparato receptor. De hecho cada día la recepción va hacia aparatos más pequeños, de hecho intuyo que llegará un momento en que podrá estar instalado en las gafas o en lentillas, para el que las tolere. La emisión televisiva va pasando de una pantalla grande a una diminuta, Algún día la televisión será como en la película de la Guerra de las Galaxias, se producirá como un holograma sobre una superficie. Pero esto es pura técnica y aunque resulte impactante no sirve de nada, si no incluye el contenido o sea la información.

Esto es lo mejor y lo peor de un sistema atonta cerebros, es como lo del cuenta cuentos pero de una manera en que te ves inmerso en una realidad que acabas creyendo a pies juntilla. Es una falsa realidad política y socialmente demoledora del pensamiento propio y que convierte a toda la sociedad en receptor de un solo criterio, en caso de dictadura y en varios, en caso de democracia, pero no vayan ustedes a creerlo esto pies juntilla, porque ese es el truco, hacer creer que lo que se ve y se dice en las televisiones es la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad. Esto solo es así en los juicios y mira que tengo mis reparos… Eso después de haber sido testigo y promotor de alguno.

Pues lo dicho, no tengan ustedes vergüenza en decir que la tele les aburre como a una ostra, lo más probable es que sea verdad y todavía no sean conscientes de ello. La verdad no está de moda, pero la necesitamos como lluvia en sequía. Yo hace muchos años y debido a que trabajé en ella, en la tele pública, puedo asegurarles que no me creo casi nada de lo que digan en los informativos, o me lo creo después de comparar y cotejar con otros medios y personas. Por cierto, ni les cuento lo de las redes sociales y menos si lo censura alguno de los censores “cualificados”.

Así que en España, y en esta democracia, al parecer tampoco debemos hacer mucho caso a la “Churros machine” que no es otra cosa que la máquina para editar vídeo. Ahora no edito, ni realizo, ni ayudo a realizar, pero a veces veo algún telediario al uso y no paro de reírme por las tonterías y engaños que sueltan, a veces tan infantiles que dan pena. No siempre, a veces sibilinos. 

Rodolfo Arévalo

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Deja un comentario