Sentido y trazabilidad. Por Miguel Ángel Contreras Betancor

Sentido y trazabilidad del mediocre
Sentido y trazabilidad del mediocre

«Mediocre desde sus primeros andares, pero con gran estima por su persona, logró alcanzar la cima de un empedrado que él siempre vio como la cumbre más bella»

Conoce sus orígenes. Mediocre desde sus primeros andares, pero con gran estima por su persona, logró alcanzar la cima de un empedrado que él siempre vio como la cumbre más bella de entre todas, a pesar de ese susurro molesto: «Oh, líder magnánimo, es tiempo de tu serie favorita».

Hastiado de todo, henchido de sí mismo, consultó entre fragancias exuberantes qué hacer para salvar la Villa, pero no la conocida sino la propia. ¡Libertad!, bramó para sorpresa de aquellos que aún no lo sabían. Apartó a la perdedora, que unida, todavía se ajusta el tono ¡Ese tonito! y aplaude a rabiar rabiando.

Vuelve la testa hacia el pasado del cuarto de hora, se ajusta la mascarilla y sujeta el devocionario: «Patria o Muerte», sonríe mientras contempla, silba mientras recuerda otros aromas, los de Miraflores y su pajarito revolucionario. Casi una lágrima se asoma por el ojo del otrora residente vallecano ausente, del profesor indigente y del líder invidente, porque él sólo ve aquello que refleja su sombra y únicamente siente, pues presiente que su simiente ha caído en yerma superficie, mas él grita ¡Presente! y el orbe circular apenas siente.

Miguel Angel Contreras Betancor

Miguel Angel Contreras Betancor

Podría afirmar que nací en Las Palmas de Gran Canaria y no me equivocaría, incluso, si fuera menester, no me importaría aseverar que en el oficio de escribidor -variantes: plumilla y creador de historias- llevo dando el coñazo varias décadas. Tanto es el cariño que siento por el arte de casar vocales y consonantes, que en actualidad edito y dirigo la revista https://revista-contraluz.es , una web dedicada a los géneros negro y policial Y ahí estoy, con el alma llena de balazos y los ojos a rebosar de enigmas y medias verdades. Casi, como la vida misma.

Deja un comentario