(Y 2) Banderas estropeadas, Protocolo y Respeto. Por José Crespo

 

Banderas estropeadas
Banderas estropeadas

“Por su representación del país se deben evitar situaciones que aparecen ante nuestros ojos en las que tremolan banderas desgastadas y descoloridas o rotas con agujeros y deshilachadas”

Si hablamos de la reposición de la bandera nos surge una pregunta… ¿Una bandera sucia o rota, se tira?

¡Por supuesto que no!, una bandera en ningún caso se tira en la basura, se debe reponer en una ceremonia solemne.

En nuestro caso si se trata de una bandera local, autonómica o nacional debería ser la autoridad correspondiente de cada escalón la que se encargue de dictar las normas para destruir las banderas rotas o desgastadas.

No olvidemos que la bandera es uno de los símbolos que más importancia tiene pues representa a un país y a su pueblo, de ahí que los que queman banderas en público lo hacen a modo de ofensa colectiva al pueblo representado en la bandera. En todos los países existen leyes y reglamentos cuya finalidad es hacer respetar este y otros símbolos patrios como el escudo y el himno nacional.

La importancia de que la bandera se encuentre en buenas condiciones, va mas allá de la estética, pues es la representación del país y sus habitantes, por eso, se debe ser muy cuidadoso con su mantenimiento y conservación para evitar situaciones que aparecen ante nuestros ojos en las que tremolan banderas desgastadas y descoloridas o rotas con agujeros y deshilachadas.

Hace años recibí como obsequio una bella bandera del estado de Nuevo México, en los EEUU de América, cuyos colores coinciden con los de la española, y observé cómo en la caja venían unas normas detalladas de cómo se debía exhibir, limpiar y sustituir así como dónde se debía de entregar para su sustitución.

Leo por ejemplo en la legislación mexicana, país vecino del sur norteamericano, en la LEY SOBRE EL ESCUDO, LA BANDERA Y EL HIMNO NACIONALES en su Artículo 54 Bis menciona: “Cuando se requiera destruir alguna réplica de la Bandera Nacional, se hará mediante la incineración, en acto respetuoso y solemne, de conformidad con las especificaciones que el reglamento correspondiente determine”. Estas ceremonias son precedidas por funcionarios militares, y se sigue un protocolo y ceremonial muy estricto, pero a la vez significativo, con presencia de las autoridades civiles, de todos los colores, normalmente el Día de la Bandera, dejando claro que no se está quemando un simple trozo de tela, por eso, se cuidan los detalles y el trato a este símbolo. En México la Secretaria de Gobernación es la responsable de atender e informar sobre el protocolo y la logística a seguir en situaciones donde la bandera, por uso, desgaste o daño deba reponerse.

Ceremonias pública de incineración y reposición de banderas ante autoridades locales
Ceremonias pública de incineración y reposición de banderas ante autoridades locales

Algo similar ocurre en todos los países del entorno, Panamá, Nicaragua, y Honduras por ejemplo de donde contemplo el Reglamento de Ceremonial y Protocolo, en poder de las Fuerzas Armadas, donde se especifica que antes de quemar las banderas deterioradas por el uso se debe entonar el Himno Nacional, luego se colocará un recipiente de metal en cuyo interior se colocarán las banderas a quemar. Se dará lectura a la orden del día en la que se dispone la incineración de las banderas y la designación del miembro de la unidad (el miembro más antiguo o de mejor conducta). Una vez quemada se depositan las cenizas en un lugar destinado de la plaza pública. La unidad militar que hace este acto rinde honores al símbolo y luego se retira. De esta manera, hay un momento de veneración y respeto.

El investigador hondureño Hernán Cárcamo Tercero se lamenta de la ausencia de ley que prohíba y castigue a quienes ataquen los símbolos patrios, afirmando tajantemente en el diario el Heraldo: “Cuando queman la bandera, eso es un crimen”.

Insiste este autor que la Bandera Nacional, imagen consagrada de la Patria, junto al resto de símbolos nacionales, deben formar parte de una cultura de respeto, de cuidado, admiración y sentimiento, recordando que “Los símbolos nacionales nos despiertan un sentimiento patriótico, tanto la bandera, el himno y el escudo nos recuerdan lo que somos. Son símbolos sagrados”.

En el caso español y en solicitud de información me dirigí a la presidencia del Gobierno de España a través de su página web con una sencilla pregunta:

CONSULTA PROTOCOLO BANDERAS. Solicito información sobre normativa de sustitución de banderas (cuándo deben de reponerse a causa de su estado) y destrucción de las deterioradas, en su caso, dónde habría que entregarlas para su incineración. En otros países son los Ejércitos los que las recogen y en ceremonias concretas se incineran pero desconozco del procedimiento que se sigue en España. Ruego me indiquen la norma legal.

En los mismos términos me dirigí a otros departamentos, pues en la contestación que se me remitió desde Presidencia así me lo indicaron lanzando la pelota a otro tejado. Por lo que escribí al Ministerio de Justicia, al Ministerio del Interior, al de Educación, Cultura y Deporte, y finalmente al de Defensa y a su Cuartel General del Ejército de Tierra.

Algo sencillo de responder pues con una mega estructura de organización territorial autonómica como la nuestra, es lógico pensar que se podría contestar en cuatro líneas… nada más lejos de la realidad.

Lo cierto y lógico es que de no haber una normativa estatal detallada debería de haberla.

Por lo poco que sé sobre el tema, me comentan que en España hay unidades militares que las remiten al Museo del Ejército, y otros al Instituto de Historia y Cultura Militar, he de confesar que nunca he visto en España cómo se destruyen o se incineran, si se hace, pero me imagino que se destruirán, lo que sí sé es que hay personas que las solicitan para llevarlas a sus casas y ponerles en lugares de honor dentro del hogar.

Concretamente y según me amplía un gran amigo por lo que respecta a la Bandera de España y en el ámbito exclusivo del Ejército de Tierra, existe una Instrucción Técnica 04/12 de la Inspección General del Ejército (IGE), sobre GESTION DE MATERIAL DE ACUARTELAMIENTO REGLAMENTARIO, que en su punto 5.5 referido a banderas indica que está desarrollado en una Circular Técnica de la antigua Dirección de Abastecimiento y Mantenimiento (DIAM), de 21 de noviembre de 1990 denominada “CIRCULAR TÉCNICA Nº 572/04/90 SOBRE ABASTECIMIENTO Y MANTENIMIENTO DE LAS BANDERAS DE LAS BASES, ACUARTELAMIENTOS, ESTABLECIMIENTOS, ESTACIONAMIENTOS, BUQUES Y EMBARCACIONES DEL EJÉRCITO DE TIERRA” (4).

En el punto 4.7 se afirma de forma nítida que “Siendo la Bandera Nacional de las instalaciones y buques militares objeto de honores reglamentarios en los momentos de izarla y arriarla por lo que tiene de símbolo nacional según lo establecen las Reales Ordenanzas del Ejército de Tierra (Articulo 208) es congruente con lo anterior que también se le dé un trato deferente en las situaciones por las que pasa en las actividades de Abastecimiento y Mantenimiento.

Ceremonia incineración de la Bandera Nacional
Ceremonia incineración de la Bandera Nacional

El trato deferente, por su simbolismo lo adquiere lógicamente en el momento del primer izado pues hasta ese momento se la considerará como una prenda del conjunto que forman las del material de Acuartelamiento (Apartado 4.7.1.a. Abastecimiento).

Del apartado 4.7.1.c, de esta Circular Técnica denominado “destino final o desembarazamiento” cuyo contenido resumido es el siguiente… Una vez recibidas las banderas nuevas de dotación anual el Jefe de cualquier base, Acuartelamiento o Establecimiento (BAE) tomamos lo siguiente por su ejemplaridad:

Entregarla al militar de cualquier empleo de esa BAE que se haya hecho acreedor a esta distinción, como premio para él y estímulo para los demás. El acto de entrega podría incluirse en los de despedida del Soldado, de alguno de los Mandos, Juras de Bandera… De no considerarse procedente lo anterior, las banderas deberán incinerarse, pudiendo dictar el Jefe de la BAE las instrucciones que estime convenientes con este objeto.

A esta explicación nada que objetar, es formidable la idea de emplear las banderas deterioradas como recompensa a personas de la unidad que se hayan hecho acreedoras a ello. Lo que se echa de menos y no es culpa ni mucho menos del Ejército de Tierra es que no haya una norma estatal como la Ley de la Bandera (5) donde se recojan estos aspectos que otros países recogen en forma de Ley, y aplicado a TODAS las Banderas Nacionales sea cual sea el lugar donde ondeen, público o privado.

No tengo duda de que aquella persona que la víspera de un Día de la Fiesta Nacional sin saber que sus labios estaban siendo leídos calificó de “coñazo” el desfile de las Fuerzas Armadas, el único día del año en el que el soldado espera una palmadita, una sonrisa, una palabra amable de agradecimiento sin aspavientos (6) …, sería incapaz de abordar este asunto con el respeto y la dignidad que merece. Lo mismo de incapaz que aquel otro que al paso de una bandera de otro país permaneció sentado faltando el respeto a todo un pueblo al que representaba, el mismo ignorante y malo que llegó a ser presidente afirmando que España es un concepto discutido y discutible y apoyando la fragmentación de la Soberanía Nacional. No digamos el que frívolamente preparando unos espaguetis decía sonriente que le sobraba el Ministerio de Defensa… ¿No será que sobran 17 pesebres/ taifas, asesores y cáncer departamental?

El primero de ellos también afirmó que en ocasiones a veces lo mejor que se puede hacer es no hacer nada (7), cuando la única postura sensata, y dejémonos ya de gallegadas, es tener claro que, como estamos viendo y padeciendo, con el proceso de ruptura de España avanzando hacia el desastre evidencia que la situación se agrava cuando lo que se tiene que solucionar no se soluciona.

Notas

(4) La Circular Técnica contiene 16 páginas, 13 de texto y 3 láminas.

(5) Debería ser la Ley 39/1981, de 28 de octubre, por la que se regula el uso de la Bandera de España y el de otras banderas y enseñas, la que recogiera detalladamente estos aspectos.

(6) Día 11 de octubre de 2008: Los micrófonos jugaron una mala pasada al presidente del Partido Popular Rajoy cuando comentando su agenda con Javier Arenas, dijo: “Mañana tengo el coñazo del desfile. Menudo plan apasionante”.

(7) Mariano Rajoy en su reunión de febrero de 2013 con los diputados del PP en el Congreso “A veces la mejor decisión es no tomar ninguna decisión, y eso también es una decisión”.

José Crespo

José Antonio Crespo-Francés. Soldado de Infantería Española, Doctor en Artes y Humanidades. Enamorado de Aranjuez la ciudad donde vivo, Colaborador en radio y publicaciones electrónicas, autor de trabajos históricos dedicados al Servicio Militar y Valores, y a personajes en concreto como Juan de Oñate, Vázquez de Coronado, Blas de Lezo o Pedro Menéndez de Avilés y en general a Españoles Olvidados en Norteamérica y Españoles Olvidados del Pacífico. Rechazo la denominación de experto, prefiero las de "enamorado de" o "apasionado por". Si Vis Pacem Para Bellum

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: