¿Quiénes son los fascistas? Por Francisco Gómez Valencia

 

Pablo Iglesias accediendo a su vehiculo oficial de alta gama
Pablo Iglesias accediendo a su vehiculo oficial de alta gama

“Los amigos de VOX, tienen todo el derecho a plantarse donde les dé la gana para hacer un mitin. Igual que los “perroflautas” que no consienten que los demás lo hagamos en paz. ¿Quiénes son los fascistas?”

 

El activismo político no deja de ser un estado mental en el que uno se encuentra mejor, pero el de izquierdas en particular provoca generalmente que uno se sienta por culpa quizás de alguna tara en el ADN, inmune al dolor que provoca un porrazo o un buen bolazo de un policía antidisturbios. Y uno se expone a esas cuestiones generalmente por principios, valores o malas compañías que aderezadas con un coctel de hormonas y emociones, hace que la imbecilidad se sobrecoja frente a la defensa de los derechos y libertades de aquellos a los que deciden definir como vulnerables, desde el calor que los proporciona las cuatro paredes de la casa de los “viejos”, o el buen rollo desarrollado en alguna tasca o comuna del barrio, donde con suerte, hasta se tiene sexo fácil con algún ente mugroso. Total, que más se puede pedir, si en ese estadio de la vida para un progre sin escrúpulos, pillar cacho, piojos, una venérea o una buena ostia de un madero, significa lo mismo, es decir, vivir la revolución en las barricadas.

Hace meses, en una entrevista en la radio, hablaba con un dirigente comunista de medio pelo, de los que están enfrentados a la casta de izquierdas, utilizando la denominación que ellos aplican despectivamente para hablar de la clase política. Y nos explicaba los motivos por los que él creía que los Pablo Iglesias, Monedero o Echenique, por poner algunos ejemplos, los habían dejado de representar. Comentaba que los habían abandonado y ahora solo les interesaban sus propios problemas y utilizaban a las minorías para usarlos como excusa para su relato ante la opinión pública, mientras se enriquecen gracias al erario público. Y esta afirmación la dijo estando pendiente de una decisión judicial que le puede llevar a la cárcel unos años, por colaborar con una organización terrorista. Mientras explicaba su negativa a aceptar como válidas las instancias comunitarias europeas, al pensar que menoscaban la Soberanía Nacional, cosa en la que se puede coincidir, al preguntarle cómo estaba la cosa con los jueces, respondió que estaba condenado en España y pendiente del recurso presentado ante las más altas instancias judiciales de Europa. Y claro, escuché un click en mi cabeza al oír tal contradicción, y le pregunté cómo es posible que un comunista que no cree en la Unión Europea y en la justicia comunitaria, se parapeta y aprovecha de algo contra lo que lucha, confiando en ello su futuro. ¿Y saben qué me contestó? “Que era comunista pero no gilipollas”…

Pues bien, si eso lo piensa un “cantamañanas” que me preguntó si daba clases en la universidad, (supongo que para aplicarme un escrache el próximo lunes…), que no pensaran cuanto tocan pelo y pisan moqueta roja, mientras pegan algún moco seco en los tapices de incalculable valor, o en los bajos de los escaños.

Y tras el “duelo de titanes” en “Ok Corral”, más conocido como la batalla campal de Vallecas este pasado jueves en la Plaza de la Constitución, llamada por los “cafres”, la Plaza Roja, y después de leer atentamente las declaraciones de los principales “mascachapas” de Podemos y Mas Madrid/España, se confirmó lo que nos temíamos. Cada declaración superaba a la anterior y el grado de odio al prójimo era increíble. Y si alguien considera que yo aquí y ahora con mis ideas y mis calificativos también muestro odio, se equivoca de cabo a rabo. Yo no odio a los “perrofalutas”, al contrario, los conozco, me sé de memoria sus planteamientos, sus razonamientos y como defienden su ideología. Carlos Marx me cuentan los “medio abortaos” con el rollo de la lucha de clases… Groucho Marx queridos; Groucho Marx, que era el que decía eso de: “estos son mis principios y si no te gustan, tengo otros”…

Pero el sumun de la estulticia más ordinaria llegó con otro video cutre del “marqués”, donde hacía un relato de los hechos fantástico. Según él, poco menos que los de VOX estaban locos por rematar de cabeza trozos de ladrillos o pedruscos, los cuales volaban por encima de sus cabezas. Según él, los agresivos no estaban a la defensiva ni acorralados, como les pasaba a los soldados de la Unión (los azules) mientras esquivaban las flechas de los indios Sioux en cualquier película del oeste. Como si Abascal que alzó su brazo cogiendo un pedazo de leño que dejó a Charlton Heston cuando hizo de Moisés a la altura del barro, haciéndole parecer una auténtica “nenaza” se lo hubiera traído de su casoplón de la calle de Arturo Soria, para la ocasión. La cara de mala leche del de Amurrio, con razón, me hacía imaginarme qué sería de “Marlaskón” como le llaman sus compis de partido, de haberse cruzado en ese momento con él. Pero…

Francisco Gómez Valencia. Politologo y colaborador de La Paseata
Francisco Gómez Valencia. Politólogo y colaborador de La Paseata

Los que me conocen ya sabrán del pie que cojeo y Santi, se me volvió a caer del pedestal cuando voló un “peñasco” por encima de su cabeza, el cual intentó atrapar sin éxito, seguramente para evitar un mal menor, estoy convencido de ello. Pero… tampoco crean que interrumpió su acalorado discurso. Se limitó a decir que: “una piedra había pasado por encima de sus cabezas”, y que: “seguramente le habría dado a alguien”, mientras seguía, con razón, echando espumarajos por la boca en contra de “Marlaskon”, dando la sensación de importarle un huevo, si había algún soldado verde con la cabeza abierta, pero contento por estar al lado del “increíble Hulk”, más hinchado y verde que nunca por su espléndido estado de forma y el color de su camisa. Y que bueno es tener secretarios como Ortega Smith, ahora que va de intelectual y que de inmediato le ofreció el “pedrolo” para que junto con otro que ya tenía “el Boss” guardado, provoco que los levantara con ambas manos como si fueran las dos orejas de la faena más importante llevada a cabo por él, después de Vistalegre I, imitando a su maestro, el gran Morante de la Puebla.

En fin: los izquierdosos son lo peor, se lo cuento semanalmente varias veces. Que lo sucedido en Madrid, es un escándalo, aunque esto pase cada dos por tres en otros sitios, por lo que evidentemente tenemos un problema en nuestra sobada democracia. Y que los amigos de VOX, a los que saludo y aprecio mucho, tienen todo el derecho a plantarse donde les dé la gana para hacer un mitin. Igual que lo pienso para el caso de los “perroflautas”, con la diferencia, de que ellos no consienten que los demás lo hagamos en paz.

¿Quiénes son los fascistas?

Francisco G. Valencia

Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología por la Universidad Complutense de Madrid en 1994 por lo tanto, Politólogo de profesión. Colaboro como Analista Político en medios radiofónicos y como Articulista de Opinión Política en diversos medios de prensa digital. De ideología caótica aunque siempre inclinado a la diestra con tintes de católico cultural poco comprometido, siento especialmente como España se descompone ante mis ojos sin poder hacer nada y me rebelo ante mí mismo y me arranco a escribir y a hablar donde puedo y me dejan tratando de explicar de una forma fácil y pragmática porque suceden las cosas y como deberíamos cambiar, para frenar el desastre según lo aprendido históricamente gracias a la Ciencia Política... Aspirante a disidente profesional, incluso displicente y apático a veces ante la perfección demostrada por los demás. Ausente de empatía con la mala educación y la incultura mediática premeditada como forma de ejercer el poder, ante la cual práctico la pedagogía inductiva, en vez de el convencimiento deductivo para llegar al meollo del asunto, que es simple y llanamente hacer que no nos demos cuenta de nuestra absoluta idiotez, mientras que la aceptamos con resignación.

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: