España y los españoles valemos mucho, no somos robots desechables. Por Rodolfo Arévalo

España y los españoles valemos mucho, no somos robots desechables
España y los españoles valemos mucho, no somos robots desechables

«España y las personas que la habitan valen mucho, no son robots desechables, son auténticos seres humanos que sienten y padecen»

Suelo despertarme a las siete de la mañana y sacar a pasear a la perrita, que fue de mi madre, y ahora he heredado, un Chihuahua de estilo europeo, sin ojos saltones y bastante bonita, una verdadera porcelana canina. Su éxito rompiendo corazones femeninos y de niños no tiene parangón con nada. Esta perrita es muy cariñosa y, poco a poco, se ha abierto un hueco en casa y en el corazón de todos sus habitantes. De hecho creo que es la perrita más paseada de toda España. Porque todos los miembros de la familia la sacan sin parar. Se llama Mitsuko, así que ella, y yo mismo salimos de buena mañana y tras este alivio mañanero, más para ella, que para mí desayunamos juntos. Luego solemos ir a ver al “ama” que suele estar ya, sobre las ocho, enfrascada entre sueño y vela en el canal veinticuatro horas a falta de algo mejor dónde informarse.

En la actualidad es realmente complicado buscar alguna emisora de cualquier tipo, que no esté alineada en la corriente buenista de mente plena y pensamiento único que lo invade todo. A veces la emisora seleccionada es El Toro TV que en definitiva es la más libre, aunque abuse de su carácter de creyente en un Dios Cristiano, contra lo que no tengo nada en contra, pero que debieran dejar al margen, por ser este un asunto íntimo, que además no debe imponerse a otros. Las creencias particulares de cualquier tipo si respetan la libertad de los demás no deben ser reprimidas, pero tampoco propagadas por cualquier medio, se ha de reservar el adoctrinamiento para quienes se acerquen con intención de pertenecer a ellas.

Hablando ya del tema principal si asumes que gran parte de la información está sesgada, es parcial o es directamente mentira, y que los seres humanos son así tendenciosos y no pueden evitarlo, puedes ver la televisión con cierta autodefensa de tu propia libertad.

Lamentablemente para eso se necesita una formación que no todos tienen. Pues bien, hoy mismo, mi mujer estaba viendo en el canal veinticuatro horas, como se había llevado una especie de pequeño helicóptero, en realidad una especie de dron grande hasta el planeta rojo y que a eso de las doce de la mañana realizará una vuelta de reconocimiento por aquellos lares rojizos. Estoy hablando del Lunes 19 de Abril del 2021. Se ha hecho de esta manera, porque es muy probable que Marte sea el último planeta que finalmente se explore con seres humanos, aunque todavía no se sepa la fecha en que ocurrirá. Se hará más por nostalgia de la historia del inconsciente humano, que por otra razón, porque hoy día y se generalizará en el futuro no es necesario el hombre en directo en el lugar objeto de estudio, porque los robots aunque sean mini robots pueden hacer esta labor igual o mejor que cualquier ser humano.

Lo virtual está adquiriendo un grado de realidad que a veces llegará a ser difícil discernir qué es lo real y qué lo virtual. Un enjambre de mini robots puede hacer el estudio de un planeta en cuestión de días y sin necesidad de arriesgar vidas humanas. El cuento, la narración literaria basada en el héroe, un humano que se levanta, intenta hacer algo y lo consigue o no, ha quedado más para argumentos novelísticos, cinematográfico o teatrales que reales y hoy es mucho menos arriesgado para los seres humanos, enviar a hacer cosas difíciles para nosotros, además de muy costosas, a legiones de robots que suplantarán nuestros ojos, oídos, nariz e incluso tacto en misiones peligrosas.

Con esto la humanidad ha inventado la forma de poder arriesgarse gravemente sin tener que sufrir las consecuencias, más allá de la pérdida de las máquinas diminutas y sustituibles sin más problemas. De hecho este es el futuro de la investigación planetaria según los científicos, desde ahora hasta un buen número de años en el futuro. Hemos perdido la historia del héroe. Hoy el ser humano no se mueve, solo desplaza su inteligencia y tecnología para conseguir lo que antes requería de mucha valentía y riesgo.

Este ha sido uno de los muchos grandes avances de las mentes Homo sapiens, desde que surgieran hace tres millones de años en el lago Turkana en forma de pequeños primates, Australopithecus afarensis. El resto de la epopeya ya es historia y poca luz puede arrojar sobre el camino que se abre frente a una humanidad que por fin puede desentenderse de las actividades más peligrosas usando máquinas que en realidad no son más que extensiones de su propio cuerpo y mente. Y así día tras día van pasando nuestras vidas, que humanamente solo persiguen el conocimiento.

El ser humano es una esponja ávida de conocimiento y por ello a veces queda anegado en sí mismo. Yo lo estoy en esta época de mi vida en que ya no me quedan referentes de mi familia original. A veces estoy un poco caído pero, como todos los seres humanos, me levanto y pienso que tengo ahora mi propia familia, que depende de mí, mi trabajo en la actualidad consiste en ser su guía mientras siga al frente. Otros que debieran serlo del país omiten sus funciones y es una pena, porque España y las personas que la habitan valen mucho, no son robots desechables, son auténticos seres humanos que sienten y padecen, se merecen lo mejor y ser defendidos por los supuestos machos alfa de la manada. Mi perrita recurrirá a mí en su defensa y yo debería poder creer en mis gobernantes para que me defendieran, lo malo es que son mentirosos y no nos podemos creer nada de lo que digan.

Rodolfo Arévalo

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Deja un comentario