Madrid y la metamorfosis de gatos a berberechos. Por Francisco Gómez Valencia

 

Tapa de madrileños votantes de Ayuso
Tapa de madrileños votantes de Ayuso

Pifostio o Libertad.

 

¿No hay celebraciones? ¿No somos hoy más libres que ayer? No entiendo nada…, el miedo atenaza a tantos que ni tan siquiera ahora gritan ¡LIBERTAD! Todos piden más cárcel sin grilletes, sin contemplaciones ¿Será que la responsabilidad quema? ¿Dónde están los líderes? La Ley… ¿Qué Ley? ¿La de la selva? Diecisiete maneras de correr como pollos sin cabeza y… ¿los jueces? Diecisiete manera de interpretar la puñetera Ley ¿Eso es lo mejor que nos puede pasar? ¿Es lo mejor que lo saben hacer? ¿Desde cuando a un país lo gobierna el Tribunal Supremo por incomparecencia del Gobierno de la nación? ¿Y el Gobierno, donde está? ¿Qué hacen? ¿Por qué legislan evadiendo responsabilidades y esquivando la toma de decisiones? ¿Consideran acaso que así las CCAA se quemarán antes políticamente? ¿Qué pretenden? ¿Por qué nos tratan así?

 

La nueva política vía Real Decreto.

 

Gobernar así es cobarde, indigno, ramplón y simplón, zafio y mezquino a la par que sectario y totalitario ¿Ya no sirven las minorías? ¿Por qué no lo decide el Congreso? ¿Tienen miedo a plantear el asunto a los partidos insignificantes? ¿Si lo son, porque condicionan nuestras vidas? ¿Qué pasará por sus cabezas para ocultar los motivos por los que no toman decisiones? ¿Es seguro romper las restricciones con los índices actuales de vacunación?

 

Salud o economía.

 

Si permiten romper el cerco desde el Gobierno cediendo la responsabilidad a otros… ¿no están poniendo ellos mismos en tela de juicio su propia legitimidad? ¿Es legítimo escurrir el bulto en política? ¿Merecen nuestra confianza quienes renuncian a la ejecución de las políticas públicas, en este caso, las de salud pública, para no perder más popularidad, si es que en algún momento la tuvieron?

 

Fascismo o Libertad.

 

Si la izquierda dice que el concepto de libertad es suyo y no de Ayuso, y que solo ellos representan los valores verdaderos junto al concepto de igualdad y fraternidad representadas en los servicios públicos… ¿porque en este momento se apartan para que el verano reflote parcialmente la economía? ¿No es fascismo? ¿Se limitará el consumo de berberechos en favor de por ejemplo, los mejillones quizás más socialistas? ¿Dónde gobierna el PSOE, no van a disfrutar de la LIBERTAD FASCISTA tal como reclama el PP? ¿En Madrid y el resto de España seremos más libres por seguir llevando bozal? ¿En Madrid, por ejemplo seremos más libres por llegar una hora más tarde a casa? ¿Quién decide que es la libertad? ¿Puede ser libre un preso en la cárcel evadiendo su mente leyendo un libro? ¿Y un niño? ¿Y un fascista? ¿Soy más o menos libre, simplemente por cuestionar si realmente nunca dejamos de serlo?

 

Insulto o Libertad.

 

Insultar a la población es algo que queda impune si lo hace un político… ¿Por qué? ¿Quiénes son para insultarnos? ¿Cobran de nuestros impuestos? Si, ergo… ¿Somos gilipollas? Completamente, ¿Por qué hemos tardado tanto en echarlos a gorrazos? No lo sé, será que no nos atrevimos antes. ¿Por qué? No sé, somos gilipollas… ¿Todos? No, ellos no. Ellos son mejores que nosotros porque nos explican que es la libertad. ¿Pero Libertad no es irse de cañas? Si. Y también ser tabernarios porque el libre comercio, me permite elegir donde me tomo la tapa de los puñeteros berberechos.

 

Carmen Calvo y los berberechos.

 

¿Frescos o enlatados? ¿Con limón o sin limón? Madrileño… ¿vermut de barril? ¿Por qué? Porque es madrileño… Pues no. Prefiero un Martini rosso en vaso de tubo con hielos, aun así, mejor una caña fresquita bien tirada ¿Por ser madrileño? Señora: “me tomaré en el bar lo que me salga de los huevos”, así que como dijo Fernando Fernán Gómez: “a la mierda usted y toda la ralea a la que mantenemos entre otros, los madrileños”. O sea que… ¿somos FASCISTAS por qué nos gusta el vermú de barril, las cañas o los berberechos? Quizás es que se ha expresado mal porque no sabemos votar. Ellos nos van a enseñar. Votar bien es votar Socialismo o Comunismo… ¡madrileños inútiles! Sois unos nazis… nos escondemos detrás de la falsa bandera de la libertad y eso degeneró en una limpieza étnica. ¡Ah!… pero hay diferentes razas de berberechos. No entiendo. ¿También tienen género los moluscos? Usted perdone. No sabemos votar Señora… ¿Está usted tratando de enseñarnos usted a estas alturas a diferenciar si un berberecho está fresco o no? No joda, que somos madrileños… ¡si no hay berberechos, nos vamos!

 

Francisco Gómez Valencia. Politologo y colaborador de La Paseata
Francisco Gómez Valencia. Politologo y colaborador de La Paseata

Marco legal, “next generation”.

 

La resiliencia inclusiva, permitirá el empoderamiento de las clases más vulnerables, perseverando en la defensa de los derechos fundamentales recogidos en los nuevos parámetros visibilizados tras la nueva normalidad cambiante. Todo ello resultante de un considerando para una vez doblegada la curva, conseguir un escenario proclive para llegar a un paradigma más democrático tras la pandemia. Por ello se desarrollarán mientras tanto, nuevas políticas públicas que velarán por factores esenciales, como la igualdad de género impulsando la sororidad pero eso sí, solo con esa perspectiva, implementando las mismas en cuatro ejes con diferentes puntos estratégicos según considere un comité de expertos, en expertitud, pero solo y siempre desde el punto de vista feminista de la economía limpia, verde y digital, desarrollada desde las empresas y los empresos nacionalizadas y nacionalizados, para llenar de paneles solares los pueblos abandonados corrigiendo la despoblación, y muchos patinetes, muchos; para no usar el coche…

 

Conclusión.

 

Ir de bares, tomar cañas, ir de vermús o de tapas, además de ser un comportamiento FASCISTA, también es decretado por el Gobierno como propio de TABERNARIOS, y en caso de que la tapa sea de berberechos, la tara ideológica de los madrileños será elevada a la categoría de NAZI.

Por la presente el Gobierno de España deja caer el estado de alarma ante la irrupción incontrolada de una nueva cepa de súbditos insurrectos, enfermos por la necesidad de irse de cañas y tapas de berberechos a partir de la presente, fechada en nueve de mayo de dos mil veintiuno a las 00 horas y 01 minuto (para los nazis que votan a Ayuso, el sábado por la noche a partir de las doce…)

Nota 1– Esta versión podrá ser modificada por el Gobierno hasta nueve veces y entregada de forma falsificada al Consejo de Europa, sin que ello suponga la más mínima repercusión política, legal o penal para quienes la firman por estar aforados.

Nota 2– A los madrileños se les llama gatos porque se dice que nos gusta mucho salir por la noche como a los felinos… (Eso pone en internet) pero se ve que por el día solo pensamos en berberechos.

Francisco G. Valencia

Francisco G. Valencia

Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología por la Universidad Complutense de Madrid en 1994 por lo tanto, Politólogo de profesión. Colaboro como Analista Político en medios radiofónicos y como Articulista de Opinión Política en diversos medios de prensa digital. De ideología caótica aunque siempre inclinado a la diestra con tintes de católico cultural poco comprometido, siento especialmente como España se descompone ante mis ojos sin poder hacer nada y me rebelo ante mí mismo y me arranco a escribir y a hablar donde puedo y me dejan tratando de explicar de una forma fácil y pragmática porque suceden las cosas y como deberíamos cambiar, para frenar el desastre según lo aprendido históricamente gracias a la Ciencia Política... Aspirante a disidente profesional, incluso displicente y apático a veces ante la perfección demostrada por los demás. Ausente de empatía con la mala educación y la incultura mediática premeditada como forma de ejercer el poder, ante la cual práctico la pedagogía inductiva, en vez de el convencimiento deductivo para llegar al meollo del asunto, que es simple y llanamente hacer que no nos demos cuenta de nuestra absoluta idiotez, mientras que la aceptamos con resignación.

Deja un comentario