La inteligencia mermada y los educadores en la nada de la política corrección. Por Rodolfo Arévalo

La inteligencia mermada y los educadores en la nada de la política corrección
La inteligencia mermada y los educadores en la nada de la política corrección

«He ido descubriendo, a lo largo de los años, cómo la inteligencia en términos de cantidad ha ido mermando entre los Españoles, o al menos es lo que a mí me parece»

He ido descubriendo, a lo largo de los años, cómo la inteligencia en términos de cantidad ha ido mermando entre los Españoles, o al menos es lo que a mí me parece, no sé si es eso o es que los han educado los de la política corrección. A muchos les cuesta entender la ironía en los textos, lo leen todo de manera literal, sin darse cuenta de que lo bonito del lenguaje escrito e incluso hablado es la posibilidad de afirmar cosas que tienen un sentido distinto de lo que parece o se afirma. No sé si es cuestión de educación o de inteligencia. Me gustaría mucho que desde luego fuera de educación, porque de lo contrario seguiremos yendo de culo y cuesta abajo.

La riqueza de un país no solo se debe medir en dinero. Se debe medir sobre todo en la capacidad intelectual de sus habitantes. Cierto es que no hay nada reñido entre el deporte y el pensamiento, pero no sé por qué en estas latitudes el esfuerzo intelectual, siempre está considerado por debajo del deportivo, y en particular sobre el fútbol. Sorbe el seso de tal manera al personal que algunos parecen futbolistas, es decir pegan patadas al balón que da gusto pero no saben hilar dos palabras seguidas o peor no entienden dos palabras seguidas, será que tienen por cabeza un balón.

Leer el As es una actividad cultural como otra cualquiera e incluso un divertimento, pero esperar a que lo publiquen para poder leer algo o saltarse todo un periódico para llegar a la página de deportes es algo que me da a mi que solo ocurre en España. El desinterés por la cultura, la lectura, el arte, la política es de antología de la desidia. La sociedad, la manera de hacer prosperar un país, es deprimente en España. Hay gente que no entiende por qué se produce esto y no solo no lo entiende sino que entra en contradicción con lo que le rodea. Tiene explicación y es que Dios los cría y ellos se juntan. El nivel intelectual une por grupos, porque formar parte de un grupo cuya inteligencia está por debajo de tu persona, resulta aburrido.

Imagínate en el bar un Lunes por la mañana. ¡Por Dios! Si no hablas de futbol, de lo genial que estuvo el Atlético de Madrid, pegando patadas al balón, estás fuera de la cultura promedio de tu país, y esto es triste, porque estás aislado. Cómo tienes la desvergüenza de llamarte Español.

Cuando era pequeño nada me deprimía más que ir a casa de unos amigos de mis padres o tíos o de lo que fueran y que lo primero que me preguntaran es: ¿tu de qué equipo eres?, pues Pepito (su hijo) es del “Barsa”. Pensaban que ya teníamos un tema para compartir o disentir. A mi el equipo del que fuera Pepito me daba igual, y ya sabía que clase de tarde aburrida me esperaba, sin poder hablar con nadie y menos con Pepito, señor “burrez donde los haya”. Yo lo único que espero es que Pepito haya cambiado y ahora se interese más por la política, la ciencia, la cultura, el arte y otras cosas que no sean la simpleza de dar patadas a un balón. Y es que un pueblo, como el Español, que vuelca todo su éxito en ganar en actividades deportivas, es que apuesta muy poco por lo intelectual y la investigación. Ahí tenemos la realidad de la desatención de los gobierno por los investigadores, los profesores, los médicos, los arquitectos, etc…

Claro, es que todo eso son la élite, que muchos confunden con los poderosos que tienen el dinero y no, nada más lejos de la realidad. La clase social en la actualidad no está, ni debe estarlo, determinada por el nivel dinerario que las personas detenten, sino más bien por el nivel intelectual que posean. Te puedes llevar muy bien con quién como en el PSOE Andaluz te lleva de copas y de putas sí, pero a algunos les gustaría más poder ir a casa de alguien a hacer una reunión de intercambio de cultura y conocimiento. Esto, en los años cuarenta y pico se hacía, lo hacían los jóvenes de un cierto nivel social, se reunían en casa de alguno y el que sabía recitar recitaba sus poemas, el que tocaba un instrumento lo hacía y luego incluso hablaban de temas de más o menos actualidad. En esas reuniones surgieron figuras como Dalí, Miguel Hernández o Lorca, directores de cine como Buñuel y otros tantos más.

Hoy esto sería imposible lo hace inviable la falta de cultura. Es más probable que en casa de aquel niño Pepito que era del Atlético de Madrid, hoy se reúnan seis o siete hombres para ver el Fútbol, callados como ostras y pegando un aullido que otro cuando su equipo mete gol. El sábado, el día que acababa la liga, mi mujer que es abogado tenía guardia de delito penal, nada ni un solo aviso, me dijo: “cómo se nota que hay partido, no hay nadie dando la coña por la calle, motivo por el cuál no tendré llamadas de asistencia”. Y curiosamente, así fue. Inteligente que es mi chica. Todo estuvo en calma toda la tarde, salvo el patio con jardines de mi casa a través del cual se oían grandes ovaciones y alegrías de Gol, Gol, Gol. Y yo, tonto de mí tratando de leer en el balcón un libro sobre el Australopitecus Afarensis, dedicado al descubrimiento de “Lucy” en Laetoli en el valle del Riff. ¡Que español más raro eres tronco! Sí, es que soy de origen Austriaco. Ah pensé que Australopico dijo uno que pasaba volando a la altura de mi balcón. Afortunadamente mi hijo estaba escuchando análisis de obras musicales por profesores de música que ha localizado en internet. Y mi hija, claro por edad había quedado con amigas en Madrid.

Creo que es por eso que he ido descubriendo, a lo largo de los años, cómo la inteligencia en términos de cantidad y dispuesta a hacer esfuerzos ha ido mermando entre los Españoles, no sé si es eso, o es que los han educado los de la política corrección. O tal vez los vagos de entre los podemitas, les han comido el “coco”.

Rodolfo Arévalo

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Deja un comentario