Al pagar el recibo de la luz peguen el culo a la pared para que no les enchufen por detrás kilovatios de rondón. Por Rodolfo Arévalo

Al pagar el recibo de la luz peguen el culo a la pared para que no les enchufen por detrás kilovatios de rondón
Al pagar el recibo de la luz peguen el culo a la pared para que no les enchufen por detrás kilovatios de rondón. Ilustración de Pastrana

“Cuando vayan a pagar el recibo de la luz, lo hagan con el culo pegado a la pared más cercana, no vaya a ser que les enchufen por detrás kilovatios de rondón”

¿Tenemos dirección en España, alguien guía o solo hay una voz Ivánica que clama tras orejas laudadas? No lo sé, desde luego Presidente parece que no, esta elícito, porque a pesar de que muchos pesos pesados de su partido, le llevan la contraria, él sigue instalado en el No es No. Tanto es así que parece que No, que No está. Porque él solo detenta el yo soy yo y yo, y yo. Sino fuera porque algunas veces, pocas, no muchas, le intuyen en rastros de desvaídas brumas, trayectorias de algún quark después de haber colisionado en un acelerador de partículas, o en barridos de televisión a sesenta y cuatro milisegundos por línea televisiva, sería como Casper, un fantasma. Y entonces por sus trazas el pueblo lo ve, lo detecta, como en el anuncios del pienso para perros.

Está tan huérfano el pueblo, ese tan cacareado por la izquierda (plano de pueblo cámara tres), que ya ni se molesta en pensar si hay una alternativa, está francamente deprimido. Entre esto, la falta de trabajo y el covid más lo va a estar. Cuando, con las ayudas Europeas incluidas, el dinero no llegue para salir de las colas del hambre, ni para rescatar sus negocios y puestos de trabajo, veremos como capea el divino al toro nacional.

Está claro que la economía solo la recuperaran, como habitualmente y nunca lo aprenden, cuando le den el gobierno a las derechas, tanto las centradas como las descentradas. Liberales, partidos de la libertad que los hay, están disponible en el mercado político, están esperando para recomponer una vez más el país, este de tócame Roque cada vez que gobierna el PSOE. Hoy tenemos el abanico PP, VOX, más este segundo, mientras el primero no sustituya su actual líder, y se acerque a VOX porque, no deben temer que les confundan con fascistas, dado que Abascal y sus cuadros no son fascistas, como quieren hacer ver a toda costa los, esto sí fascistas, de la izquierda, comunista declarada. VOX es un partido de la libertad, de los que siempre que gobiernan rescatan al España de la miseria. ¡Anatema!, gritaran los siempre bien intencionados blandiblups encolerizados, a punto de rasgarse las vestiduras en este mundo tan predecible, salvo cuando llevan ellos las riendas de la economía y por H o por B siempre hay algún tema más importante para poner dinero, que en su propio país.

Escondidos tras nuevas noticias, de distracción vacunativa, que por supuesto no tienen nada que ver con la realidad, marea el PSOE la perdiz delante del personal, que entre tanta AstraZeneca, Moderna, Pfizer, no llega a tener claro, no con cual bacilo quedarse, sino con cuál vacuna ahorcarse o salvarse. Imagino que como yo mismo lo habrán echado a pinto, pinto, gorgorito. Ni siquiera en el alocado mundo de ficción de Netflix, al que se le pilla haciendo aguas por los costados anti Trump, véanse las series penosas, por panfletarias, como la de The good fight, cuyo título ya lo dice todo, puede encontrarse un gramo de verdad, de sentido común y de lógica.

Pero no se asusten, lavar el cerebro del pueblo desarmado, de neuronas, es siempre más fácil contándoles un cuento, como hacían los trovadores en la edad media, con sus dibujitos en carteles portátiles de Iglesia en Iglesia o catedral en Catedral. Hoy ya no hacen falta dibujos, cuadros o puertas de Catedral para contar lo mismo o algo parecido, porque el fondo será siempre el mismo, mantener el poder. Y qué mejor instrumento narrativo que una serie de televisión con abogados, que por supuesto tienen muy poco que ver con los abogados machaca y curritos de por aquí, porque claro en EEUU todo es más grande, mas creíble y mejor que aquí en España en donde hasta el más bobo colocado engaña.

Las series son el camuflaje perfecto, para ir variando la estructura mental del personal que no es especialmente crítico con lo que ve. Una especie de lavado de cerebro a la altura de la inteligencia promedio. La historieta evoluciona, con la directriz adecuada en el momento adecuado, simplemente con la historia que pueden los guionistas variar, a gusto o disgusto, que después de comprar una historia esta queda al albur de la compañía que detente los derechos. Donde antes el bueno era, por ejemplo, Trump, como por arte de birlibirloque se transforma en malo malísimo y así los niños, buenos espectadores, inocentes, carentes de criterio propio, porque como sabemos siguen en el patio de la ESO, van variando su percepción de la realidad que trasladan desde la ficción.

Es tal el temor que tienen algunos de que se trunque su mundo feliz global de intereses buenistas globalizadores, que hasta el origen del Covid, que yo no puedo afirmar cuál es, pero que al parecer dicen se debió a un “fallo” de seguridad de un laboratorio en la ciudad china de Wuhan, se disimula y marea. Que si Pangolín, que si murciélagos, que si laboratorio, que si mercado. Vamos un cuento más de las Mil y una Noches. Yo me inclino a pensar en que el cuento era algo menos inocente, que el que pintan, pero vaya, a la discreción personal queda…por ahora. Pero desde luego el cuento de Alí Babá y los cuarenta ladrones, aquí en España ya lo tenemos superado, ladrones tenemos para aburrir y nada que no escampa, pase lo que pase siempre va a peor. Por eso les pido encarecidamente por su salud que cuando vayan a pagar el recibo de la luz, lo hagan con el culo pegado a la pared más cercana, no vaya a ser que les enchufen por detrás kilovatios de rondón. Y es que no te puedes fiar ya de nadie. De ahí mi pregunta hecha con recelo: ¿Tenemos dirección en España, alguien guía o solo hay una voz Ivánica que clama tras orejas laudadas?… Siendo así que viva el Kilovatio hora.

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: