Popurrí de Zarzuelas dedicado al jefe lechón del pueblo lanar. Por Rodolfo Arévalo

Popurrí de Zarzuelas dedicado al jefe lechón del pueblo lanar. Ilustración de Tano y Pig
Popurrí de Zarzuelas dedicado al jefe lechón del pueblo lanar. Ilustración de Tano y Pig

«A mi no me parece de recibo, pero pregunta al que monta en oveja, ¿por qué?, porque es el jefe. ¿Y como sabes que es el jefe?, porque monta un pueblo lanar»

Casi trescientos mil kilómetros por segundo es lo que corre la luz en un segundo… ¡Por Dios que prisa tiene! Debe ser que está huyendo de las pedradas que le puedan caer. ¡Vaya! Y ¿Cómo vamos a cazarla, para manejarla? Da igual ya nadie la va a usar. Yo he ido a la droguería por velas. Aunque no sé por qué. Me ha dicho el vendedor que a dos velas ya estamos y que a partir de ahora, volveremos a la edad media. De hecho he visto que está sacando candiles de brea para iluminar.

Desde luego enchufes no va a vender muchos, los que tenían que enchufarse ya lo están. Enchúfate al mantón de Manila. Enchúfate al vestido sin bies, enchúfate lavadoras nocturnas, enchúfate, que te quieren joder. Y si a mi no me diera la gana de que me jodan de día también, pues me iría a Moncloa a montarla y a petarla en la calle después. ¿Cómo de botellón estáis chicas?, no que hemos venido a Cibeles con la tabla de lavar, para quitar palominos de guarros y manchitas de sangre menstrual. ¿Y si a mí no me diera la gana que vengas a la fuente a lavar? Pues me iría con Pedro en el Fantóm a hacer de fantomas después. No me digas que es ese chico tan guapo, que contra Marruecos no sabe que hacer, pues le jodió Zapatero sentado ante el paso de una bandera. Calla que por eso nos han “dejao” solos a los de Tudela, por eso caceroleamos de cualquier manera. Viva la pandemia, viva el coronavirus y dame el porrón.

Tu madre no sabe que la mía a muerto por los desatinos de un gobierno lento de reflejos y zangolotinos, tu madre no sabe que me bebo el vino, que me bebo el vino yo en el balcón. ¿Por qué? Porque así estoy a la luna de la farola. Y veo porque no veo y se me “pete” me peo en presidentes y ministres, mientras la lavadora da el coñazo a la vecindad. ¡Vecino grito por el balcón! Abre la ventana que no estoy a gusto sin el traqueteo de tu lavadora, que hoy la Encarni no la ha puesto, se ve que está a otra cosa. He visto que ha venido Manolo, “el Pirollo” desde lavapies. Que mira que es limpio eso “gachó”. Ha venido en coche eléctrico, pero empujándolo, que no “tie” recursos para el recibo acometer.

Algunos ya han acometido asesinatos y todo contra los enteradillos que los obligan a trasnochar, que está bien para las aves nocturnas como yo pero no para madrugadores. ¡Sabes que te digo, que se jodan los putos obreros, si tienen que madrugar, que hubieran sido ricos como nosotros! ¿Cómo van a ser ricos con esas facturas de la luz? Pues no sé, imaginación al poder. Ya sé, voy a montar una lavandería en mi casa y voy a cobrar una pasta gansa. ¿Y por qué gansa?, pues para no caer en discriminación sexual, que no veas tu como está el patio…¿De la ESO?, Sí eso sí, son los Ministros que salieron de las ESO y las ISOBARAS, que están de un inestable, o mesa de Inés en ingles, que no dan abasto. “Pa” bastos no están, que ya casi vacunas no les dan, hay que pagarlas primero…

Por cierto aquí me bajo yo. ¿Pero no iba al segundo? Sí, ¿Entonces? Es que si me cobran por el gasto de luz a un piso más, no me llega para el canal. ¿Qué canal? El carnal val, querrás decir el Carnaval… Pues sí…Carnaval de Sevilla y olé Torre del Oro, que necesitaremos, que necesitaremos, quitarle a los moros (mauritanos), pa pagar la fiesta.

Fiesta es para mi recordar el ayer, cuando todo en Venecia, perdón en España, se pagaba muy bien, cuando al amanecer no tenía que poner lavadoras, ni secar la ropa después…. Que profunda emoción, casi voy a llorar, pues todo es distinto en España lanar. Casi trescientos mil kilómetros por segundo es lo que corre la luz en un segundo… ¡Por Dios que prisa tiene! Debe ser que está huyendo de las pedradas que le puedan caer. ¿A quién a la luz?, no, que no te enteras… A Pedro el leal peoncito de Soros el magnífico.

Después de subir la luz a toda velocidad, ya puede enchufar toda clase de especímenes indocumentados de observadores de los consejos de administración, que relamiendo se están, ya se están relamiendo melón, ya se están relamiendo Telón… ¡Telón, he dicho telón! coño pues habla claro te había entendido lechón. Sí, pero ásalo en horno de leña que si es eléctrico te van a crujir con el recibo. ¿Y tu crees que todo esto es de recibo? A mi no me parece, pero pregunta al que monta en oveja, ¿por qué?, porque es el jefe. ¿Y como sabes que es el jefe?, porque monta un pueblo lanar.

Rodolfo Arévalo

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Deja un comentario