España es mucha España. Por Francisco Gómez Valencia.

 

Por Francisco Gómez Valencia

«Inés Arrimadas por su parte debo reconocer que estuvo un par de minutos a nivel «imperial». «España es mucha España». Lástima que se haya dado cuenta tan tarde»

El Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez comparece en el Congreso voluntariamente para informar sobre las últimas reuniones en el Consejo de Europa y la situación política y económica del país.
Otra vez más pretende con su habitual verso suelto engatusar a la opinión pública retorciendo la realidad planteando su relato, gran competidor por cierto del otro conocido por todos; el del nacionalismo. Y nos promete de nuevo que «no es no» y que «nunca es nunca y si quiere se lo repito varias veces»…, esta vez para decirnos que no habrá referéndum de autodeterminación.
«Ok.» ¿Habrá algo similar y los «indepes» lo llamarán «autodeterminación»? A ver sino qué van a hacer los pobrecitos si según el Presidente ellos también sufren. Pero tranquilos porque mientras tanto la portavoz «marishu» Montero lo rebautizará como «el referéndum de la concordia» o alguna imbecilidad semejante para marear la perdiz.
Hasta Rufián, en pose muy de «macarra ochentero» anunciaba en tono jocoso lo que en el fondo no le gustaría que terminará pasando, al menos mientras él cobre del Estado. Y hace la pertinente pantomima -más propia del teatrillo de una corrala en verano- pactada por ambas formaciones porque no se equivoquen, esto va de gestionar la pasta los dos años que le quedan a Sánchez con el permiso de la U.E. y mientras Puigdemont no rompa la baraja.
A la par Pablo Casado felizmente para muchos se hace mayor esperando y por fin se da cuenta de dos cosas:
– Que la memoria histórica es una patochada propia de mermados, y…
– Que la Guerra Civil fue un enfrentamiento entre quienes querían la democracia sin Ley y quienes querían la Ley sin democracia.
Y tiene razón el Jefe de la oposición porque es así y porque consiguió que Pedro Sánchez se pusiera como un «basilisco» y Adriana Lastra como una «hidra», lo cual siempre es bueno.
En otro orden de cosas Santiago Abascal -«el chavalote de Amurrio»- va y pide a Casado -por segunda vez- que presente una moción de censura a Sánchez. Curioso movimiento lo cual es recurrente e insensato porque por alguna razón extraña, siempre sale VOX al rescate de Sánchez cuando peor lo tiene.
Inés Arrimadas por su parte debo reconocer que estuvo un par de minutos a nivel «imperial». Raro en ella pues peca siempre de mediocre, de hecho también apoyaría la moción de censura aunque prefiere que lo haga Casado para no apoyar a Abascal -siguen con sus «complejines»-, pero es que es cierto: «España es mucha España». Lástima que se haya dado cuenta tan tarde, porque para ella y su partido bisagra orientado a la izquierda ya no hay remedio…
▪️«El nombre del día»:
Toni Cantó.
#Chiringuito
Francisco G. Valencia

Francisco G. Valencia

Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología por la Universidad Complutense de Madrid en 1994 por lo tanto, Politólogo de profesión. Colaboro como Analista Político en medios radiofónicos y como Articulista de Opinión Política en diversos medios de prensa digital. De ideología caótica aunque siempre inclinado a la diestra con tintes de católico cultural poco comprometido, siento especialmente como España se descompone ante mis ojos sin poder hacer nada y me rebelo ante mí mismo y me arranco a escribir y a hablar donde puedo y me dejan tratando de explicar de una forma fácil y pragmática porque suceden las cosas y como deberíamos cambiar, para frenar el desastre según lo aprendido históricamente gracias a la Ciencia Política... Aspirante a disidente profesional, incluso displicente y apático a veces ante la perfección demostrada por los demás. Ausente de empatía con la mala educación y la incultura mediática premeditada como forma de ejercer el poder, ante la cual práctico la pedagogía inductiva, en vez de el convencimiento deductivo para llegar al meollo del asunto, que es simple y llanamente hacer que no nos demos cuenta de nuestra absoluta idiotez, mientras que la aceptamos con resignación.

Deja un comentario