Yo soy un político “Cumplidor”: by Peter Sánchez. La opinión de Francisco Gómez Valencia

Yo soy un político “Cumplidor”: by Peter Sánchez. La opinión de Francisco Gómez Valencia. Ilustración de Tano
Yo soy un político “Cumplidor”: by Peter Sánchez. La opinión de Francisco Gómez Valencia. Ilustración de Tano

“Como en España el presidente no puede pasear por las calles debido a su gran popularidad, de forma improvisada aprovechó la jornada neoyorkina para lucir palmito”

Me defino a mí mismo como un político que cumple, me gustan los hechos, me gusta cumplir. Desafortunadamente la oposición solo grita. Y esta es la diferencia entre la Oposición y el Gobierno. Que nosotros cumplimos, aprobamos leyes, logramos resultados, atraemos inversiones. Y creo que España se nos valora positivamente por todo lo que hemos hecho en estos momentos tan difíciles en nuestra Historia y para la Historia de la humanidad”.

Como adelantamos hace unos días el jefe del ejecutivo español iba a trasladarse durante unas jornadas muy intensas a las américas. Ya anticipamos con conocimiento de causa -como Nostradamus– que no iba a ser recibido por nadie relevante -teniendo en cuenta de quienes iba rodeado. Nadie del IBEX-.

Recordemos que el presidente americano todavía no le ha llamado desde que llegó como nuevo inquilino de la Casa Blanca, y miren que podía haberse marcado el detalle de quedar con él por ejemplo para que le paseara al perro. Sin duda el pequeño detalle de no haberle llamado aun no es motivo del azar puesto, que es conocido por todos, que en este caso la conjunción interplanetaria no se va a producir a diferencia de cuando coincidieron Obama y Zapatero, iluminando el americano -Premio Nobel de la Paz- el universo a bombazos y el español -recordado en Bruselas como Mr.Bean- dotando al planeta de vientos chavistas, producidos por el negocio de las renovables a precio de “cojón de Obispo” y pagado por todos nosotros.

En este mismo momento histórico seguramente por el ordenamiento de los astros o alguna cuestión así, todo se ha ido al traste después del intento de rozamiento fingido en la cumbre de la OTAN siguiendo instrucciones del “barranquista” Iván Redondo. De todos es sabido que la versión del partido demócrata en España lo quieren representar el PSOE, Ciudadanos y el PP porque todos quieren ser demócratas, aunque lo que sucede es que Biden no quiere saber nada de ninguno porque la marca España atraviesa malos momentos y no da el mínimo rédito político.

Como en España el presidente no puede pasear por las calles debido a su gran popularidad, de forma improvisada aprovechó la jornada neoyorkina para lucir palmito rodeado de su equipo de seguridad ora cruzando pasos de cebra, ora bajándose del coche, ora delante de la oficina de la NBA o pasando despistado con las manos en los bolsillos y la chaqueta desabrochada por delante de algún edificio de alguna empresa multinacional en la que le gustaría colocar a Bego.

Pedro Sánchez marcando paquete en diferentes momentos durante su estancia en NY
Pedro Sánchez marcando paquete en diferentes momentos durante su estancia en NY

Mientras Joe Biden informaba sobre las nuevas condiciones impuestas a la dictadura castrista en forma de nuevos embargos y el alcalde de Nueva York, imaginamos que andaría haciendo cosas de esas que hacen los alcalde de Nueva York, en fin, nadie le pudo atender debidamente, así que desde Presidencia le buscaron alguna emisora local y alguna televisión del montón para que entrevistaran al presidente haciéndole un “tête-à-tête”, bueno por allí lo laman un “informal private conversation” mediante el cual, la estrella mediática mundialmente conocida llegado el caso podría hablar de sí mismo, modestamente así como es él.

En España fue La Sexta la que anunció primero que Pedro Sánchez había causado sensación en los EEUU tras una entrevista en “Morning Joe” en la MSNBC (¿…?) en la que afirmaba con gran seguridad que “en España ya estamos definiendo una hoja de ruta para el crecimiento de la economía”, llenando sus palabras las redes sociales de comentarios positivos hacia su persona. “Es un hombre precioso”, “se parece a Superman”, “es muy guapo”; de hecho el canal subvencionado incluso llega a hablar de furor al ser calificado como “el primer ministro más guapo del mundo”. De hecho el famoso periodista Chris Morris (¿…?) comentaba que su esposa le había dicho tras ver el programa “que tenían que mudarse a España porque su presidente se parece a Superman2 -perdón quería cerrar comillas”-. En YouTube también la cadena emitió la entrevista y se podían leer mensajes como “es muy sexy y también inteligente”. “que presidente tan sexy”.

La Sexta también destaca que además de estos espectadores tan efusivos los había también reflexivos que atendían a lo que nuestro difamado presidente -seguramente porque no lo comprendemos- argumentaba; y estos opinaban por ejemplo que “les encantaba como España está enfocando los problemas reales” como el cambio climático, la pandemia, las vacunas o la economía a diferencia de los republicanos que son todos unos “negacionistas desviados”. Y por supuesto terminan la noticia diciendo que algunos de los “españoles por el mundo”, esta vez en EEUU, han emitido parabienes y todo lo contrario sobre el presidente español.

Claro, luego sigo olisqueando en el tema porque no daba crédito y me encuentro que la Cadena SER dice que: “enamora a EEUU por su físico”, y me digo a mi mismo… ¡Coño por la cara como aquí!

El nombre propio del día. Ximo Puig.

#XimoPelucas

Francisco G. Valencia

Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología por la Universidad Complutense de Madrid en 1994 por lo tanto, Politólogo de profesión. Colaboro como Analista Político en medios radiofónicos y como Articulista de Opinión Política en diversos medios de prensa digital. De ideología caótica aunque siempre inclinado a la diestra con tintes de católico cultural poco comprometido, siento especialmente como España se descompone ante mis ojos sin poder hacer nada y me rebelo ante mí mismo y me arranco a escribir y a hablar donde puedo y me dejan tratando de explicar de una forma fácil y pragmática porque suceden las cosas y como deberíamos cambiar, para frenar el desastre según lo aprendido históricamente gracias a la Ciencia Política... Aspirante a disidente profesional, incluso displicente y apático a veces ante la perfección demostrada por los demás. Ausente de empatía con la mala educación y la incultura mediática premeditada como forma de ejercer el poder, ante la cual práctico la pedagogía inductiva, en vez de el convencimiento deductivo para llegar al meollo del asunto, que es simple y llanamente hacer que no nos demos cuenta de nuestra absoluta idiotez, mientras que la aceptamos con resignación.

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: