1714: AMNESIA Y ANESTESIA (3). ¿Quién paga la fiesta? Por José Crespo

PINTURA SOBRE EL ASEDIO DE BARCELONA DE 1714, DURANTE LA GUIERRA DE SUCESIÓN

“Los asentistas o contratistas catalanes firmaron nuevos contratos de suministro para los ejércitos alzados en 1705 y llenaron sus bolsillos con la guerra”

 

¿Quién paga la fiesta?

 

Tras ásperas y largas discusiones nadie quiso acometer y asumir el gasto que suponía tal esfuerzo militar pactándose una solución de compromiso, creación de cinco regimientos de tropa irregular, migueletes, sustentados al cargo de los campesinos catalanes, no por la nobleza austracista y los grandes mercaderes y propietarios. Ello provocó una ola de saqueos, violaciones y abusos, pese a que las tropas regulares de ambos bandos vivían sobre el terreno llevando a cabo abusos sobre la población civil, los migueletes eran los peor considerados por los campesinos. El payés de Palau d’Anglesola Aleix de Ribalta dejó en sus memorias que los que se levantaron bajo el título de migueletes se convirtieron en ladrones y fueron los más dañinos para el país: «deixo a ta consideració quina revolució havia de haver per est pahís, y aquells homens que.s levantaren en lo any 1705 en títol de Miquelets pararen en lladres, y estos eran los que feian més mal en lo pahís» (19).

La guerra supuso la desgracia para la mayor parte de los catalanes pero para aquellos comerciantes y mercaderes el dinero volvió a circular y llegar a sus bolsillos, los asentistas o contratistas catalanes para los ejércitos alzados en 1705 firmaron nuevos contratos de suministro, esta vez con las fuerzas aliadas contra los borbónicos y como era de esperar sus negocios prosperaron generando pingües beneficios.

En un principio daba la impresión que todo iba rodado para el archiduque pero el 25 de abril de 1707 las fuerzas borbónicas aplastaron a las fuerzas aliadas en la batalla de Almansa en las llanuras al pie de la fortaleza de la localidad. Pese a llevar a sus espaldas dos años de guerra, era significativo que todos los regimientos del archiduque estaban engrosados por extranjeros. En octubre de ese mismo año es tomada la ciudad de Lérida, saqueada y convertida en frente de guerra hasta el final de la contienda. Su rica vega hortofrutícola es saqueada sin remilgos por ambos bandos quedando en tal estado de abandono que costarían décadas de esfuerzo su recuperación.

Según la actual historiografía en el Convento del Roser murieron 700 personas durante el asedio de 1707, aunque la realidad según las fuentes austracistas es bien diferente pues murieron cuatro personas y la cifra de 700 no aparece en los textos hasta bien entrado en siglo XX. Tanto en libros de texto escolares como en cómics infantiles se representa como cierta una falsa masacre del Roser sin ninguna fuente primaria que lo demuestre y aún a día de hoy se presenta por el separatismo como un símbolo de la resistencia de la ciudad.

 

El archiduque se retira a Viena

 

Tras años aciagos de guerra, la situación da un giro inesperado al fallecer el emperador del Sacro Imperio Romano Germánico José I de Habsburgo y Neoburgo por lo que el archiduque renuncia a sus pretensiones sobre la Corona de España y se traslada a Viena para convertirse en Carlos VI del Sacro Imperio (1711-1740) dejando colgados a sus partidarios. El 11 de abril de 1713 se firma el Tratado de Utrecht que pone fin a la guerra pero en Cataluña a pesar de no tener sentido proseguir con la contienda dado el abandono del candidato austracista decidieron continuar. Los pactos firmados con el archiduque Carlos en 1706 dejaban sin efecto los fueros de Cataluña si ganaba Felipe V dado que habían invalidado lo firmado por Felipe V en 1702, por lo que se reunió la Junta de Brazos, Corte sin rey, decidiendo seguir la guerra para forzar a que se mantuvieran los privilegios como si no hubiera habido traición a los firmado en 1702 y nada hubiera pasado.

 

En Montjuic se izó una bandera con paño negro Morts o els nostres privilegis conservats, “Muertos o nuestros privilegios conservados”, mientras en el otro núcleo de resistencia, el castillo de Cardona, las banderas también negras llevaban la frase Viurem lliures o morirem, “Viviremos libres o moriremos”. Frases que sirvieron de inspiración incendiaria para los separatistas al diseñar el lema del tricentenario “Vivir Libres” con el decidido ánimo de confundir, dado que la bandera aludía a mantener los privilegios no a ser y buscar ninguna independencia. Durante el siglo XVIII hablar de privilegios y libertad significaba emplear voces sinónimas ya que se refería a leyes escritas, pero al trasladar la idea al siglo XXI de libertades se crea una intencionada y desquiciada confusión interpretando que se perdieron o defendieron libertades democráticas cuando no se trataba en absoluto de nada parecido, olvidando el seny y optando por su antónimo, la rauxa, al despreciar las cláusulas del Tratado de Utrecht. Había la posibilidad de una rendición negociada, como Berwick esperaba; pero Rafael Casanova y el grupo en Barcelona que le apoyaba se había negado a negociar, lo que obligó al general Villarroel a dimitir de su mando militar. La decisión de Casanova fue un acto deliberado de suicidio de la huida hacia adelante.

El abandono de Inglaterra a los catalanes quedó plasmado en el artículo 13 del tratado de paz entre Gran Bretaña y España firmado el 13 de julio de 1713 y en el que Felipe V daba la amnistía a todos los catalanes que habían luchado en el frente austracista, garantizaba vidas y bienes a los catalanes, pero en cuanto a sus leyes e instituciones propias solo se comprometía a que tuvieran «todos aquellos privilegios que poseen los habitantes de las dos Castillas» e incluso se aceptaba la participación libre en el comercio americano.

Cataluña, en suma, era un territorio libre y con privilegios otorgados por el rey de España y esa autonomía y libertades sólo fue perturbada cuando un grupo minoritarios de élites catalanas hizo por su cuenta y riesgo una alianza con el gobierno británico y maquinó entregar Barcelona a la marina británica. Cataluña, en 1701 y 1713, era ya una parte de España, como los catalanes reconocieron en diversas publicaciones que divulgaron durante la guerra, de modo que resulta claramente ingenuo que cualquiera, hoy en día, sugiera que no fue así y que si el Tratado de Utrecht fuese rescindido, Cataluña automáticamente sería libre e independiente. Eso no es sólo una fantasía, también es una maldad sobre la verdadera Historia. El Tratado de Utrecht fue muy malo para la España imperial, dado que perdió amplios territorios pero de ninguna manera afectó el estatus jurídico de Cataluña.

Jorge Príncipe de Hesse-Darmstadt

 

Rechazo al Tratado de Utrecht

 

Tras el rechazo a lo firmado en Utrecht en este caso se levantó un ejército financiado por las élites catalanas, básicamente con barceloneses y una humilde representación de austracistas de otras partes de España. Cuando la Diputación del General solicitó ayuda al resto de Cataluña las poblaciones se negaron en redondo por lo que Barcelona se defenderá sola. El duque de Pópoli (20) remitió un documento firmado el 29 de julio de 1713 mediante en que exhortaba a la rendición de Barcelona dando inicio al asedio siendo relevado posteriormente, unos meses más tarde, por el duque de Berwick (21).

La ciudad estaba defendida por un antiguo militar borbónico, Francisco de Villarroel, que planteó una defensa enérgica. Cuando al final del asedio el general Villarroel informaba a las Instituciones catalanas de que la situación era desesperada y estaba prácticamente perdida la causa, le respondieron destituyéndole y sustituyéndole por la Virgen de la Merced a la cual vistieron de general y la pasearon por Barcelona con escaso éxito dando con ello prueba de una total ausencia de pragmatismo y de sentido de la realidad con una influencia absoluta del ámbito clerical que condicionó una postura fanática.

Finalmente el día 11 se avienen a negociar rindiendo la ciudad el día 12 de septiembre de 1714. Curiosamente Rafael de Casanova en su arenga final no hace mención a ninguna separación o independencia del principado de la Corona de España sino que en su manifiesto clama por la libertad de toda España.

 

El patriótico pregón por España

 

Este es el texto en castellano de la arenga (22):

«PREGÓN

Ahora, [¿?], se hace saber a todos en general, de parte de los tres Excelentísimos Comunes, tomado el parecer de los Señores de la Junta de Gobierno, personas asociadas, nobles, ciudadanos y Oficiales de guerra, que cada uno por sus medios están impidiendo la penetración de los enemigos en la ciudad, teniendo en cuenta que la deplorable infelicidad de esta ciudad en la que hoy reside la libertad de todo el Principado y de toda España está expuesta al último extremo de quedar sujeta a una completa esclavitud, notifican, amonestan y exhortan, como padres de la patria que se afligen por la desgracia irreparable que nos amenaza a causa de la suerte e injusto encono de las tropas franco-españolas, que, una vez hecha una seria reflexión sobre el estado en el que los enemigos del Rey N.S., de nuestra libertad y patria están ya apostados ocupando todas las brechas, cortaduras y baluartes del Portal Nuevo, Santa Clara, Levante y Santa Eulalia:

Se hace saber que, inmediatamente después de haber sido escuchado este pregón, todos los naturales, habitantes y demás gentes hábiles para el uso de las armas se presenten en las plazas de Junqueras, Borne y del Palacio a fin de que unidos con todos los Señores que representan a los Comunes, se puedan rechazar a los enemigos haciendo el último esfuerzo, esperando que Dios misericordioso mejorará nuestra suerte.

Se hace saber también que, siendo la esclavitud cierta y forzosa, en obligación de sus empleos, explican, declaran y manifiestan a los presentes y DAN TESTIMONIO A LOS FUTUROS, que han realizado los últimos exhortos y esfuerzos [posibles], PROTESTANDO POR TODOS LOS MALES, RUINAS Y DESOLACIONES QUE SOBREVENGAN A NUESTRA COMÚN Y AFLIGIDA PATRIA Y POR EL EXTERMINIO DE TODOS LOS HONORES Y PRIVILEGIOS [recibidos] quedando esclavos con los demás engañados españoles, y todos en esclavitud del dominio francés.

Pero hay que confiar en que todos, como verdaderos hijos de la patria amantes de la libertad, acudirán a los lugares señalados a fin de derramar gloriosamente su sangre por su rey, su honor, por la patria y por la libertad de toda España.

Y finalmente dicen y hacen saber que, si tras una hora de haber sido publicado este pregón, no comparece suficiente gente para llevar a cabo el propósito concebido, es forzoso, preciso y necesario hacer un llamamiento al enemigo y pedir capitulación antes de que se haga de noche para no

exponer a la más lamentable ruina a la ciudad, para no exponerla a un saqueo general, la profanación de los santos Templos y al sacrificio de niños, mujeres y religiosos.

Y para que sea conocido por todos, que en voz alta, clara e inteligible sea divulgado por todas las calles de esta ciudad.

Dado en la Casa de la Excelentísima Ciudad residente en el portal de San Antonio, estando presentes los citados Excelentísimos señores y personas asociadas, a 11 de septiembre, a las 3 de la tarde, de 1714».

Liberación de Barcelona 1706

 

Fossar de les Moreres

 

Según explica la página web de la Generalidad, en este lugar y según la tradición se encuentran enterrados los defensores de Barcelona durante el asedio del 11 de septiembre, pero lo que se considera erróneamente como tradición, más bien costumbre y folclore, dice algo sobre lo que la arqueología pone de manifiesto una realidad muy diferente.

El fosar, foso u osario, es un lugar de encuentro para la evocación de la memoria y simbolismo de la guerra y asedio de 1714 pero eso no indica que en ese punto exista una fosa común de todos los caídos en aquel conflicto. El relato se basa en un poema compuesto por Serafí Pitarra (23) 160 años después de los hechos, con lo que deja el relato en el campo del folclore y el mito pues no se basa en ningún hecho real, se trata simplemente de una evocación inventada. Lo que sí existe son enterramientos realizados durante el periodo comprendido entre la Alta Edad Media hasta el Siglo XIX pero en ningún caso una fosa colectiva de un solo momento o hecho concreto.

Cuando a finales del siglo XIX nace el nacionalismo catalán, hoy separatismo a cara descubierta, se decidió recuperar la memoria de los caídos durante el asedio de 1714, para ello se empleó la herramienta tan manoseada por este tipo de movimientos y no es otra que el victimismo dibujando un enemigo opresor y elaborando el mito que impera a día de hoy desde los jardines de infancia. La verdad pasó a ser superflua y como consecuencia, ni siquiera a la hora de honrar a los muertos, se molestaron en investigar no acertando en el lugar.

MILTFORD CROWE

 

NOTAS:

19 Ver p. 175, Diario de Aleix Ribalta, editado por Bach i Riu, A., «Crónica de la Guerra de Successió a les terres de Lleida, escrita per un pagès de Palau d’Anglesola», llerda, 44, 1983, pp. 171-187.

20 duque de Pópoli: Restaino Cantelmo-Stuart y Brancia (1651 – Madrid, 16 de enero de 1723, noble y militar de origen napolitano, VIII duque de Popoli y III príncipe de Pettorano, Grande de España de primera clase, patricio napolitano, capitán general de Cataluña en 1713, célebre por su participación al mando de las tropas borbónicas durante la primera fase del sitio de Barcelona.

21 duque de Berwick: James Fitz-James Stuart, duque de Berwick, de Fitz-James y de Liria y Jérica, 1670- 12 de junio de 1734, de origen anglo francés, hijo ilegítimo del rey Jacobo II de Inglaterra e Irlanda y VII de Escocia y de Arabella Churchill, hermana del duque de Marlborough. Fue en España I duque de Liria y Jérica y caballero de la Orden del Toisón de Oro.

22 Este texto está tomado de una publicación titulada “L’esperit de l’onze de setembre de 1714. Documents de l’època”, 13, p. 135. Dicho texto figura en la página 689 del libro Los Fueros de Cataluña , Barcelona, 1878, de José Coroleu y José Pella y Forgas, abogados del Ilustre Colegio de Barcelona y socios correspondientes de la Real Academia de la Historia. El texto se encuentra dentro del capítulo titulado «Consecuencias de la Guerra de Sucesión. Felipe V no abolió ni quemó los Fueros de Cataluña», pp. 688-699), consideran por el significado del Pregón «el documento más importante de los anales de aquella guerra» porque en Barcelona «último baluarte de las antiguas libertades de la Península, finía la independencia nacional de una raza en otros tiempos indomable, lanzando con sus últimos alientos de vida su testamento político en digna y solemne justificación de su historia y protesta de su conducta por los venideros siglos en esta forma sublime» pp. 688-689. A modo de preámbulo, dichos autores refieren la fuente de donde lo tomaron: El bando auténtico y completo publicólo Bruguera en el 2º tomo de su Historia del memorable sitio de Barcelona, sin pararse él y cuantos se han servido de su obra de ser el documento más importante de aquella guerra.

23 Serafí Pitarra: ‘Frederich Soler y Hubert’, 1839-1895, más conocido como Serafí Pitarra, fue un poeta, dramaturgo y empresario teatral español que escribió su obra en catalán. Podemos notar por su trayectoria vital que coincide con el periodo de finales del siglo XIX nacimiento del nacionalismo catalán y de la gramática catalana, no existente con anterioridad sino sencillamente la lengua lemosín.

José Crespo

José Antonio Crespo-Francés. Soldado de Infantería Española, Doctor en Artes y Humanidades. Enamorado de Aranjuez la ciudad donde vivo, Colaborador en radio y publicaciones electrónicas, autor de trabajos históricos dedicados al Servicio Militar y Valores, y a personajes en concreto como Juan de Oñate, Vázquez de Coronado, Blas de Lezo o Pedro Menéndez de Avilés y en general a Españoles Olvidados en Norteamérica y Españoles Olvidados del Pacífico. Rechazo la denominación de experto, prefiero las de "enamorado de" o "apasionado por". Si Vis Pacem Para Bellum

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: