Dejad que los nuevos y felices pobres, se acerquen a mí. Por Francisco Gómez Valencia

Escenificación en palacio por parte de las personas importantes celebrando el último hito histórico, el nuevo impuesto al trabajo.

“Lo importante serán los nuevos recuerdos implantados en la memoria de los nuevos españoles hijos de la resiliencia, es decir, los pobres de toda condición”

Ahora que ha pasado mucho tiempo y los escándalos se superponen, no queda más remedio que por salud mental mirar al futuro. Que los niños ya no tengan que hacer las recuperaciones en la ESO, implica pasar de curso con suspensos “sin hacer el huevo” pero eso, ya es Historia de España. La del pasado martes…

Recuerdo que al día siguiente, –miércoles para más señas–, sacaron a pasear otra vez a Franco anunciando que la nueva Ley de Memoria Histórica va a anular la amnistía por los crímenes de la Guerra Civil, pero poco y mal porque dicen que es anticonstitucional y criminal, así como ellos. De tal manera pretenden que de sus crímenes, nada de nada, porque en la nueva Historia reescrita no existen y si encuentran algo feo que los incrimine, “tapa, tapa, y échale tierra encima que plantamos unos geranios rojos y verás con que fuerza salen”. Los nuevos reconocidos serán también los mártires de la causa verdadera en modo digital, es decir a imagen y semejanza de los santificados por la cristiandad pero en versión española, o sea, pagana, insultante, irreverente y por supuesto financiada a deuda, como les gusta a los apóstoles de la Iglesia posmoderna de la izquierda caviar.

Y serán merecedores de fiesta con honores y reconocimiento en películas subvencionadas, para que quede en el recuerdo de los españoles de bien. Será “El NODO verdadero”. Dicen que así se lo conoce por las plantas bajas del ministerio de cultura (con minúsculas) y hasta igual proponen a Matías Prats como la nueva voz del siglo XXI. Lo de la pasta que cueste o los cuatro gatos que vayan a verlas, será lo de menos ya que pese que a los pobres no les sobran los dineros para esos menesteres, el Estado lo compensará con creces. Lo importante serán los nuevos recuerdos implantados en la memoria de los nuevos españoles hijos de la resiliencia, es decir, los pobres de toda condición que no harán las recuperaciones de la ESO y algunas generaciones de idiotas contemporáneos, como los que están en huelga en Cádiz aplaudiendo “al Kichi” en vez de echarlo al pilón.

Ya me imagino al gran Pepón Nieto haciendo de falangista pidiendo perdón por ello después de haber recogido el Goya de manos de Almodóvar, en compensación al poco éxito de su último bodrio en el que trató de meternos a pelo otra vez el asunto de las cunetas…

Y mientras tanto en palacio no demasiado temprano, las personas importantes disimulaban embozados y fingían hablar. Tremendo desplante el que se hizo a la sociedad felizmente sodomizada, pues al desayuno en Moncloa solo fueron invitados “los reyes del langostineo & las vicetiples” –sindicalistas y vicepresidentas–, y de comparsa o bufón, el ministro responsable del “fregao”, el Sr. Escrivá, que será al que a posteriori echaran las culpas y cargarán el mochuelo como le paso al anterior de Justicia con el tema de los indultos.

Con la tontería, a la sociedad que madrugamos nos han subido las cotizaciones provocando un nuevo atraco mensual: el nuevo impuesto al trabajo con el consiguiente empobrecimiento a escala nacional del personal que tiene la suerte de trabajar, ya que cobraremos menos al descontarnos más en cada nómina. Los empresarios también están que fuman en pipa porque son los que han pagado el desayuno, por lo que al final ya verán como los curritos, de una forma u otra terminaremos convidando a los jefes, como pasa siempre.

Pinta mal lo de la cesta de Navidad de este año pese a ser un derecho adquirido, pero ya saben; no faltarán excusas, la de la crisis de suministro con el atasco de los contenedores está muy bien. Veo peligrar la codorniz escabechada y los espárragos cojonudos, ahí lo dejo…

Francisco G. Valencia

Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología por la Universidad Complutense de Madrid en 1994 por lo tanto, Politólogo de profesión. Colaboro como Analista Político en medios radiofónicos y como Articulista de Opinión Política en diversos medios de prensa digital. De ideología caótica aunque siempre inclinado a la diestra con tintes de católico cultural poco comprometido, siento especialmente como España se descompone ante mis ojos sin poder hacer nada y me rebelo ante mí mismo y me arranco a escribir y a hablar donde puedo y me dejan tratando de explicar de una forma fácil y pragmática porque suceden las cosas y como deberíamos cambiar, para frenar el desastre según lo aprendido históricamente gracias a la Ciencia Política... Aspirante a disidente profesional, incluso displicente y apático a veces ante la perfección demostrada por los demás. Ausente de empatía con la mala educación y la incultura mediática premeditada como forma de ejercer el poder, ante la cual práctico la pedagogía inductiva, en vez de el convencimiento deductivo para llegar al meollo del asunto, que es simple y llanamente hacer que no nos demos cuenta de nuestra absoluta idiotez, mientras que la aceptamos con resignación.

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: