La sanchísima prueba del algodón. Por Francisco Gómez Valencia

Su sanchidad en estado gaseoso hace balance del año.

“La sanchísima prueba del algodón: El Presidente más transparente de la Historia de España no admite ruedas de prensa con preguntas ilimitadas”

En la mañana de ayer diferentes líderes políticos hicieron acto de presencia para presentar voluntariamente su balance de situación, a menos de dos días para finalizar el año natural. Nadie rindió cuentas echándose tierra encima por lo que las conclusiones no serán en ningún caso concluyentes para conseguir colocar a ninguno ante un tribunal para juzgarlo por sus tropelías.

Arrimadas por ejemplo después de haber perdido en un año tres gobiernos autonómicos, no hizo ni un intento de autocrítica manteniendo que su formación es más necesaria que nunca. Casado se dedicó a criticar al presidente del Gobierno acusándole de arrogante, incompetente y mentiroso presentándose a sí mismo y a su partido como la única alternativa. Y Pedro Sánchez se dedicó a presentar un informe de expertos debidamente contratados para decir lo guapo que es. Abascal, como se rige por el calendario escolar, hace días que solo aparece virtualmente en plan holograma.

Dicho lo cual entramos en harina respecto a lo presentado por Sánchez, que para eso es el jefe de los demás. Con uno de los peores Gobiernos de la Historia, alardea de ser el primero de la UE en reclamar el rescate, pero lo vende diciendo que por ello marca tendencia. El mismo día que la Agencia Tributaria reconoce que los ingresos a día de hoy por impuestos superan los 200.000 M€ con la que está cayendo, exprimiendo y crujiendo literalmente al país con unos niveles de deuda publica escandalosos, nos lo vende diciendo que esto mismo es un reflejo del vigor que muestra nuestra economía. Con el país más fragmentado que nunca desde el 34, el reflejo de su odio y sectarismo en el Congreso con lo que ello provoca y suscita, nos lo vende como ejemplo del debate político resultante del dialogo continuo y los acuerdos posteriores, cuando todos sabemos que gobierna bajo chantaje y a golpe de talonario, lo cual es lógico cuando sus socios son los que quieren destruir el orden social e institucional en España.

Pues bien el socio de los declarados antisistema en nuestro país, lo es al mismo nivel desde el momento que cedió a sus peticiones para marcar su línea ideológica sacándola adelante como sea, y este esfuerzo por lo tanto se refleja en su agenda política de la que dice rendir cuentas por segunda vez desde que es presidente. El cumplimiento de sus políticas que afectan a todos no implica que estén dirigidas en beneficio del colectivo íntegramente, pues el bien común es susceptible de ser entendido como tal, al tratarse de una variable subjetiva.

Los porcentajes de cumplimientos de los objetivos que presenta, lo son según sus propios métodos de control interno, por lo que el mismo se hace trampas al solitario, pero como considera que lo que más le beneficia es actuar cada cierto tiempo en su circo, lo hace sin contemplaciones en vez de dar explicaciones donde debería, que es en el Congreso de los Diputados en el Debate sobre el estado de la nación.

Cumpliendo2021 es el último power point que esperemos nos coloque este año, su graciosa persona.

Sus objetivos y los porcentajes de los cumplimientos presentados, ofrecidos a la opinión pública y reflejados en el informe Cumpliendo2021 / Avanzamos; lo son como Gobierno, como PSOE, como Podemos, con el que gobierna en coalición y además también sobre el conjunto de compromisos adquiridos en el Congreso con todos y cada uno de los socios antisistema con los que ha negociado para mantenerse en la poltrona, por lo que a la mayoría de los españoles que no lo somos, sinceramente nos debería dar absolutamente igual, lo que nos cuente este trilero de tres al cuarto, pues los resultados solo serán de interés para los estómagos agradecidos.

Según el CIS ningún político en España llega al aprobado por lo que si además vemos que solo el 13.6% de los encuestados es muy optimista sobre nuestro futuro, parece claro que lo que nos cuente carece de valor sea como sea. El 35,6% de la muestra es algo optimista (o sea que son de los del vaso medio vacío) y el resto; el 34,7% directamente poco optimista, es decir, estos ni agua.

Por todo esto, no voy a entrar en los detalles sobre las áreas de actuación sobre las que el señor Sánchez considera que su gestión es esplendida, magnifica, extraordinaria o sencillamente histórica, si su vicepresidenta Yolanda Díaz alardea de ser humilde, mientras trata de explicar que su reforma laboral deroga pero, solo políticamente a la anterior.

Una vez más se nos queda una cara de tontos que para qué; es decir, ella legisla y contrarreforma pero no anula sino que parchea lo anterior con un par de arreglos para trolear a los de la UE para trincar los fondos del rescate, y así poder llevárselo calentito como la señora Irene Montero, que ha pasado de 7.000€ de patrimonio a 700.000€ en menos de cinco añitos. Pues de esto va lo de la “performance” semestral de Pedro Sánchez, de dar fiabilidad a su gente sobre la prevaricación “a nivel Dios” que está perpetrando.

Los periodistas constitucionalistas mientras tanto se quejan que solo los medios del régimen han podido preguntar, es decir, La Sexta, TVE, Efe, la cadena SER, El País y eldiario.es. Pobrecitos los mi pobres, igual se pensaban que iba a recibir un paquete por Navidad con portadas para todos como cuando tapaban los muertos en lo peor de la pandemia. Pues que se pongan a investigar lo de las ayudas a la empresa de su padre a ver si sacan algo…

El Presidente del Gobierno más transparente de la Historia de España que venía a regenerar la política indigna del pobre Mariano –el del plasma–, no admite ruedas de prensa con preguntas ilimitadas sin restricciones a los medios desde nunca. El portal de transparencia es un engaño absoluto y PODEMOS –los de la casta–, están investigados por financiación ilegal proveniente de los narcos iberoamericanos y como es lógico directamente su portal esta capado. Pero el Presidente “resiliente” va y dice que ante las políticas del Prestige de Rajoy, están las del volcán de La Palma de Pedro Sánchez, con un par; si al final resulta que lo ha apagado él y todo…

¡Qué suerte tienen “los palmeros y las palmeras”! Casitas nuevas a estrenar, que os las paga Pedro; y bienaventurados los 37 millones de “españoles y españolas” “vacunados y vacunadas” con pauta completa gracias a su divina y graciosa persona, la cual permitió que los demás en cada autonomía o ciudad autónoma hicieran su trabajo inyectando, el grumo al personal.

Y especialmente mis felicidades al medio millón que directamente “su sanchidad” ha salvado la vida gracias a su gestión de la pandemia, encerrándonos ilegalmente a todos dos veces o tres si sois de Madrid. Por eso los madrileños deberíamos ponerlo en un altar. Teníamos que levantar una estatua con su esfinge pero ya en vida, nada de esperar, y en el Valle para siempre, total: como va a ser como el parque Warner del progresismo. A ver si veo a Isabel y se lo comento…

¡Españoles! Si no tomamos la iniciativa lo hará él de “motu proprio”, aprovechando el momento oportuno para remontar el vuelo cuando se le tuerzan las cosas, expoliando la tumba del que queda allí dignamente postrado de momento…

Francisco G. Valencia

Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología por la Universidad Complutense de Madrid en 1994 por lo tanto, Politólogo de profesión. Colaboro como Analista Político en medios radiofónicos y como Articulista de Opinión Política en diversos medios de prensa digital. De ideología caótica aunque siempre inclinado a la diestra con tintes de católico cultural poco comprometido, siento especialmente como España se descompone ante mis ojos sin poder hacer nada y me rebelo ante mí mismo y me arranco a escribir y a hablar donde puedo y me dejan tratando de explicar de una forma fácil y pragmática porque suceden las cosas y como deberíamos cambiar, para frenar el desastre según lo aprendido históricamente gracias a la Ciencia Política... Aspirante a disidente profesional, incluso displicente y apático a veces ante la perfección demostrada por los demás. Ausente de empatía con la mala educación y la incultura mediática premeditada como forma de ejercer el poder, ante la cual práctico la pedagogía inductiva, en vez de el convencimiento deductivo para llegar al meollo del asunto, que es simple y llanamente hacer que no nos demos cuenta de nuestra absoluta idiotez, mientras que la aceptamos con resignación.

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: