La meditación como remedio. Por Antonio Ramírez

La meditación como remedio. Biografía del silencio de Pablo d’Ors
 

«Biografía del silencio de Pablo D’Ors es una obra de escasa dimensión en su número de paginas, pero de gran dimensión e intensidad»

Una obra de escasa dimensión en su número de paginas, pero de gran dimensión e intensidad. «Biografía del silencio«, basada en la experimentación personal de su autor, Pablo d’Ors, nos acerca a la meditación como ayuda, como luz, para percatarse que es posible vivir de otra forma. Este sacerdote y escritor, fundador en 2014 de la Asociación  «Amigos del Desierto» dedicada a la práctica contemplativa, nos dice y nos  explica de manera amena que ella, la meditación, puede agrietar una personalidad estancada y abrir de tal manera esa brecha que se puede asistir a ese fascinante proceso de «muerte y renacimiento».
 
Dice Pablo d’Ors que la meditación, el silencio, mientras nuestra voz interior se pronuncia, nos concentra, nos devuelve a casa, nos enseña a convivir con nuestro ser. Esa atención nos sigue construyendo o nos vuelve a construir desde esa humilde virtud. Así mismo, y por descubrimiento propio del escritor, hace comprender como «no hay un yo y mundo, sino que mundo y yo son la misma cosa«.
 
Interesante obra, de gran sencillez y amenidad y muy pegada a las circunstancias de nuestra vida actual, un libro para releer cada cierto tiempo y que un intelectual reconocido, como lo es quien lo creó, pone a disposición del gran público lector.
 
«Biografía del silencio» es muy recomendable para tiempos, como estos, con las características de la inmediatez, el ruido, la prisa, la apariencia y la falta de reflexión. El valor del silencio como bálsamo

Antonio Ramirez Velez

Indígena melillense con varias decenas de años a mis espaldas. Periodista de profesión y dedicación institucional desde hace muchos años en lla Ciudad Autónoma de Melilla, anterior Ayuntamiento, con una paso también en la Administración del Estado, Delegación del Gobierno. Responsable en diversas legislaturas de gabinetes de prensa y relaciones institucionales, comencé a entender, hace tiempo ya, que el poder es un mar de ambiciones y conjuras permanentes y por ello la verdad, cuando sobrevive, vale su precio en oro. Mi paso por medios de comunicación, tanto públicos, como privados, me enseñó de la gran asignatura pendiente que tienen, aún, generaciones de periodistas sobre la consideración de su profesión y la dignificación de la misma.

Lector aplicado, que intento ser, concibo a los libros como uno de los últimos reductos de la libertad de pensamiento, generadores de opinión y salvaguarda, por ello, de la voluntad. Lo único que no nos puede ser arrebatado (Víktor Frankl).

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: