El Sanchismo y la Cuaresma. Por Antonio Rodríguez Cortés

El Sanchismo y la Cuaresma

“Quién diría que un gobierno progresista, laico, ecologista, nos haría cumplir con todos los mandatos de la iglesia para la Cuaresma”

Hace escasas fechas ha dado comienzo el tiempo litúrgico de la Cuaresma para el rito católico , y paradojas de la vida,  quién nos iba a decir que con este nefasto gobierno de izquierdas, prácticamente todos los ciudadanos españoles cumpliríamos con los preceptos de la iglesia para este tiempo, a saber:

Ayuno: Con los precios en alza de las energías, hidrocarburos, productos básicos, transportes, materias primas y un largo etc., el IPC desbocándose por días, a los ciudadanos no les queda más remedio que apretarse el cinturón, y en muchísimas familias tienen algunos de sus miembros que omitir o reducir una o varias comidas a la semana, no digo ya el comer carne, para que los más vulnerables como los niños, los mayores y los enfermos pueden tener cubierta sus necesidades alimentarias básicas, las familias por horas se están empobreciendo: Las colas del hambre cada día son más extensas, pero cada vez hay menos gente que pueda aportar. La crisis esta descapitalizando y ahogando ya a prácticamente a todos los tramos de la sociedad española, y con este gobierno sin un plan económico y fiscal de choque para paliar los efectos de esta ruina a nivel nacional, seguimos dilapidando el dinero en gasto superfluo e inútil, que solo sirve para acallar las pretensiones de los lobbies internacionales, los partidos separatistas, y de las asociaciones y partidos defensores de las mal entendidas políticas que se apoyan en las discriminaciones “positivas”,  según ellos de género, sexo, ecológicas, idioma, etc. Vía subvenciones estas minorías ruidosas y en muchos casos violentas están viviendo como verdaderos oligarcas.

Limosna al prójimo: Este gobierno así como la mayoría de los anteriores nos han hecho practicar este precepto con todo aquel que ha entrado en nuestro país de forma legal, como con los que entraron y entran de una manera irregular y muchos de ellos de forma violenta, adquiriendo desde el momento que pisan territorio patrio más derechos en la mayoría de los casos que los propios nacionales, y todo a costa del sacrifico de las personas trabajadoras, de los autónomos y Pymes; se nos dice que vienen para aportar riqueza al país, pero primero no trabajan ya que viven de la subvención o ayuda del estado, y lo que es más grave no solo no quieren adaptarse a nuestra cultura, quieren que nosotros tomemos la suya. Ahora sin una clara política interna, ni de la UE, en relación con los refugiados Ucranianos nos lanzamos acoger personas, e incluso a ir a por ellas a la frontera con Polonia, sin que sepamos claramente como atenderemos sus necesidades en nuestra España, dado que la situación económica en la que se está entrando es una espiral hacia dentro en el IPC, un estancamiento o retroceso económico sin medidas de choque, y cuando se pretenda hacer algo será demasiado tarde y será la quiebra del país.

Penitencia: Estamos realizando la penitencia diariamente, pero además lastrados con las cadenas de: Las tensiones de los territorios por culpa de la estructura del estado con respecto a las CC.AA. Las políticas verdes ecológicas que nos llevan al desabastecimiento de energías propias, a un aumento de la dependencia exterior y una subida de los precios. Las políticas de ideología de género, de sexo que están tensionando la convivencia entre los ciudadanos de España. Su radicalidad respecto a las creencias religiosas, y fundamentalmente a las cristianas. Las leyes de memoria histórica parcial y de un sola lado, que están reviviendo hechos ya pasados y superados por todos, y lo grave es que lo está agitando personas que ni lo vivieron, ni lo conocieron, la mayoría de ellos son nacidos en los 80.

Quién diría que un gobierno progresista, laico, ecologista, nos haría cumplir con todos los mandatos de la iglesia para este tiempo, algo que jamás consiguió el anterior régimen, “esto es un chascarrillo”, la realidad es tan cruda y sangrante que solo nos quedará el humor, aunque de él no podremos comer todos. Es imperiosamente urgente dar un giro a las políticas de este país por el bien de todos.

Antonio Rodriguez Cortes

Antonio Rodríguez es el presidente de la Asociación Cultural Burgo de Santiuste. La asociación fue creada para el fomento y divulgación de los valores del humanismo, la Historia, la cultura y las tradiciones de los pueblos de España. Y se fundamenta en la recuperación de la nación asentada en sus principios y tradiciones. Burgo de Santiuste es el antiguo nombre de la localidad madrileña de Alcalá de Henares durante la edad media, tiempo en que las tres religiones monoteístas convivían en paz (musulmanes al norte, judíos en el centro y cristianos al sur).

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: