Nos gobiernan chuletas prepotentes. Por Rodolfo Arévalo

Nos gobiernan chuletas prepotentes. Ilustración de Linda Galmor

«El mundo, y cada vez más, está lleno de chuletas prepotentes, y para verlo solo hay que sentarse en una rotonda de cualquier carretera»

Como cada quince días aproximadamente, he ido hoy con mi mujer a la compra. Baste decir que nuestras primeras palabras, nada más cruzar por delante de algunos estantes ha sido ¡Pero que caro está todo!. La verdad es que si reunimos las dos pagas que entran en casa, una de ellas de jubilación, de buena jubilación, no tendríamos por qué quejarnos, salvo por un pequeño matiz, tenemos todavía una hipoteca con dos años más por delante y un préstamo que nos hizo el banco a la muerte de mi madre, unos doce mil euros y dos hijos estudiando.

 

Pago por el crédito, como si fuera una losa, unos quinientos euros al mes, miedo me da pensar en la subida del tipo de interés. Cada uno hace su vida como quiere o como las circunstancias le dejan y nosotros tardamos en tener hijos unos quince años más de lo habitual en las parejas al uso. Esto no es ni bueno ni malo, solo tal vez que puede que no llegue a ver a mis nietos, pero esto se va de tema. ¿A qué iba a jugar con ellos, al uso de la metralleta y del fusil, para defenderse de los orates que en el mundo abundan?

 

El mundo actual, no parece estar muy a favor de la juventud, cuando idiotas engreídos de marca mayor, a mejor gloria de los hijos de puta, se dedican a mandar a sus jóvenes de manera obligatoria a luchar en una guerra que el pueblo Ruso no ha pedido y se la deben solo al pringoso de mierda de Putin. O cuando en las Teocracias Islámicas, en las que por primera vez se ve a la juventud plantar cara a la jauría religiosa, desde la realidad del pueblo, menos idiotizado por El Corán en relación a las mujeres de sus etnias y que se atreve a desafiar a los Ayatolas con turbante, con toda la razón del mundo. Hay en esto un concepto del mundo totalmente fuera de lugar en el tiempo y la historia.

 

Todo es debido a que algunos imbéciles cerriles quieren mantener sus privilegios por encima de todo y de todos. En algunos de los casos tienen la desfachatez de argumentar y mentar el uso de las bombas nucleares, para impresionar al supuesto enemigo. A este tipo de personas solo hay una forma de enfrentarse, o respondiendo con antelación a sus bravatas, con una bomba nuclear pequeñita sobre el Kremlim, o sobre sus cabecitas “locas”, asumiendo los daños colaterales, que tampoco tienen los líderes en cuenta, ni para su pueblo. Esto es típico de las gallináceas sin plumas, de cara redonda y achatada de torta, ex espías y probablemente torturadores del KGB.

 

La mayor parte son psicópatas, que no pueden con su orgullo, les hace caerse de culo por lo guapos que se consideran, y sienten su derecho a mandar, por eso, por guapos ¡no te fastidia!, cuando sienten la adoración de sus pueblos. Aunque muchos de sus habitantes tengan que ser detenidos y encarcelados por llevarles la contraria. Que no, que no se enteran, que el mundo en la actualidad no puede funcionar así. Pero mientras las consecuencias sean solo el destierro del tirano o la cárcel de por vida, nada se va a arreglar. Estos tipos necesitan una buena cárcel pero con padecimientos, solo pan y agua, tienen que acabar sus días siendo aviso para navegantes.

 

Esto es así porque el mundo, y cada vez más, está lleno de chuletas prepotentes, y para verlo solo hay que sentarse en una rotonda de cualquier carretera a ver cuánto hijo de puta hay que se salta las normas y se las pasa por el arco del triunfo. Pero partiendo de que hay mucha gente así y no pasa nada, es imposible pensar en un mundo que haga pagar al que la hace con sus mismas reglas, así de memos e imbéciles somos los habitantes de estas sociedades de los albores del siglo XXI, por esto es por lo que creo tener razón cuando muchas veces digo que nos vamos a enfrentar a un futuro sangriento. No lo será puntualmente, sino globalmente, mientras las personas que habitan el mundo sigan con las consignas buenistas de la globalización, que es el poder que tienen las empresas e individuos multimillonarios o con poder militar a los que encima jalea la puñetera, descerebrada, guiada y obediente piara humana.

 

Por eso, como cada quince días aproximadamente, he ido hoy con mi mujer a la compra. Baste decir que nuestras primeras palabras, nada más cruzar por delante de algunos estantes ha sido ¡Pero que caro está todo!. Y seguidamente ha sonado un ding dong y una voz ha dicho, “no les sorprenda a ustedes el precio de los artículos, la culpa es de, entre otros, Putin el gran putón». Y yo he añadido por lo bajini y de los intermediarios.

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: