Entre la escatología y la puñetera realidad. Por Rodolfo Arévalo

Entre la escatología y la puñetera realidad.

«Hasta para limpiarme las posaderas, y disculpen la escatología, he de usar el papel con la mano izquierda, que debe estar de moda y tiene bemoles»

Estoy para que me cojan con pinzas, y con mucho cuidado, que me desmonto. No contento mi cuerpo con haberme regalado unas rodillas con artrosis, que hacen que caminar sea un sufrimiento, encima mi hombro derecho está un poco gilipollas. Cada vez que intento levantarlo me avisa con dolor de que solo se puede levantar, hoy día, si es para hacer el saludo comunista, o sea que tengo que cerrar el puño. Pero como me niego, mi cuerpo no me deja hacerlo, subirlo. Mucho menos podría levantarlo en saludo fascista, porque tira mucho más y el tema no me llama, ¿qué quieres? Además de que fascismo es el famoso Nacional Socialismo ¡TOMA CASTAÑAS!, con Cata… perdón me he equivocado.

 

Hasta para limpiarme las posaderas, y disculpen la escatología, he de usar el papel con la mano izquierda, que debe estar de moda y tiene bemoles, perdón eso solo lo tienen las partituras, las nalgas en medio y por debajo tienen otra cosa, que dependiendo del sexo, que no género, puede ser diferente. De esto, yo me alegro, quizás en demasía, porque a mi edad, que digo a mi edad, ¡nunca! me han permitido, la generalidad de las mujeres, tocarlo alegremente, el suyo, no el mío ¡Faltaría más!. Podría contarlas con los dedos de una mano y me sobran.

 

No, es que no soy como el gran Pedro, el economista cum laude, nunca llegué a entrar en la universidad, ni falta que me hizo, porque la verdad es que si quieres saber cosas basta con leer y saber buscar información. La mente bien estructurada y organizada debes traerla de serie; porque eso es una de las cosas que Salamanca no otorga. Hay mucho individuo procedente de “Salamanca”, pero en el que “Salamanca” no entró y ese es un misterio que ya no me corresponde a mí desentrañar, doctores licenciados tiene España para que hagan de esto tema de estudio.

 

Está claro que yo nunca digo nada ex cátedra, porque no soy ni ex, ni tengo cátedra, pero eso sí, opinión tengo, la sé explicar, y bobo de baba no me considero, bueno un poco bobo sí, y hoy un poco escatlógico, porque siempre gano menos que los listos y listillos que me rodean, sobre todo si están en partidos políticos, sindicatos y otros grupos, digamos “raros”. Pero como mi obsesión no es la “pasta” es algo que no me preocupa mucho. Solo de tarde en tarde me gustaría tener un poco más, pero dado que hoy día estoy jubilado y cotizaron por mí por lo máximo, no creo que esto tenga ya solución, como no sea dando clases, que no es incompatible. Pobres alumnos, que barrila se iban a chupar, primero hasta que después de llegar a clase, consiga llegar a una silla y después pueda levantarme a la pizarra.

 

Lo dicho, que como no tengo ambición monetaria, como los Ministros y altos cargos de Ministerio o partidos pues eso, que me salto los Euros a pies juntilla, que es una forma de saltar muy graciosa, estilo canguro. De facto hace años que no uso dinero, solo uso tarjeta por lo que nunca sé, a ciencia cierta, que es lo que tengo en cuenta. De esto me entero cuando me conecto por el teléfono móvil al banco “chúpate tú modernidades” y veo el penoso estado de mis cuentas y tarjetas a mitad de mes. Pero no, no desfallezco, para qué si me va a dar igual. Para comer nunca me va a faltar, porque siempre habrá un mendrugo de pan duro que comerse que caiga de la mesa de un rico y pueda compartirlo con mi perrita, que como es pequeña come poco.

 

Y salió el tema al que supongo quería llegar desde el principio, ¡qué mira que me cuesta centrarme! Y eso es porque algunos me consideran de derechas y otros de izquierda y no, ni lo uno ni lo otro, sino todo lo contrario, soy como decía mi abuelo: decente. Ya sé que esto en este mundo del siglo XXI es difícil de creer, pero hagan ustedes un acto de fe, por caridad que yo se lo agradeceré. Esto es como cuando alguien se cae de un caballo, si tiene suerte acaba con el culo dolorido, no por estreñimiento, sino por el golpe, pero si no consigue soltarse del estribo y el caballo lo arrastra es mucho peor. De ahí debe venir el dicho que se puede estar en Guatemala, pero es mucho menos tolerable estar en Guatepeor, por eso a veces, en esta España actual, tengo ganas de decir “por favor que paren el mundo que me bajo”. Pero sé que es como “Que si quieres arroz Catalina” o sea imposible. Será por esto por lo que no me inmuto, habré llagado a la conclusión de que es mejor sufrir en silencio, porque si te quejas te dan palo y tentetieso y eso no ¡eh! Que me cabreo…Un respeto por favor.

 

Estoy para que me cojan con pinzas, y con mucho cuidado, que me desmonto. No contento mi cuerpo con haberme regalado unas rodillas con artrosis, que hacen que caminar sea un sufrimiento, encima mi hombro derecho está un poco gilipollas. Cada vez que intento levantarlo me avisa con dolor de que solo se puede levantar, hoy día, si es para hacer el saludo comunista, o sea que tengo que cerrar el puño.

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: