Memoria borrada. Por José Crespo

Memoria borrada

«Los escudos de piedra labrada con las armas de Castilla y León se encuentran carentes de la Corona Real, pues han sido picadas y arrancadas»

Hace unos días paseaba con mi tío Gregorio cerca de su casa. Un barrio que me encanta por la variedad y riqueza en las fachadas de sus edificios que da gusto contemplar pero me quiero detener especialmente en uno. Me quiero referir al antiguo convento de Santa María Magdalena, también conocido como las Recogidas, actual sede confederal de UGT.

 

El convento de las Recogidas de Santa María Magdalena o convento de Santa María Magdalena de la Penitencia fue una «casa real para mujeres arrepentidas, vulgo Recogidas», construido a ese propósito en la calle de Hortaleza de Madrid e inaugurado en mayo de 1623. Reconstruida su iglesia en 1897 y el edificio conventual en 1916, luego sería abandonado y posteriormente recuperado por la Unión General de Trabajadores, que instaló su sede en el edificio a finales de la década de 1980.

 

La institución real, fundada en 1623, tuvo su antecedente en 1587, cuando la orden de monjas terciarias franciscanas, luego fue ocupado por las monjas Cistercienses de Calatrava hasta que se trasladaron a su nueva sede en la Sierra de Guadarrama, precisamente en Moralzarzal, emprendió la tarea de recoger “mujeres de mala vida» en el Hospital de Peregrinos de la calle Arenal. En mayo de 1623 fueron trasladadas al nuevo edificio conventual de la calle de Hortaleza, tras la decisión del entonces presidente del Consejo de Castilla, Francisco de Contreras, de poner la institución bajo su protección.

 

Las recogidas solo podían salir de su enclaustramiento por dos motivos, para casarse o si decidían tomar los hábitos para convertirse en monjas. Finalmente, en 1744, se trasladó a este convento la Santa y Real Hermandad de Nuestra Señora de la Esperanza y Santo Celo, más conocida como Ronda del Pecado Mortal, fundada el 30 de diciembre de 1733.

El convento en 2022

En 1897 se procedió a la reconstrucción de la iglesia, obra encargada al arquitecto Ricardo García Guereta, y en 1916 Jesús Carrasco construyó un nuevo convento sobre el antiguo trazado. El conjunto fue incendiado en 1936 y reconstruido en la posguerra por la Comunidad de Monjas Cistercienses de Calatrava, quienes habitaron el lugar hasta su marcha el 1977. Conservada la iglesia y habiendo caído el convento en estado de abandono, fue adquirido por la UGT y rehabilitado como sede sindical respetando la fachada, eso parecía aunque pongo una objeción que quiero comentar.

 

En mayo de 2022 el edificio fue «okupado» por diferentes colectivos de Madrid, entre ellos el conocido como La Ingobernable, como protesta frente a la especulación, impidiendo así su conversión en un hotel como era su intención. El día 8 de ese mismo mes, fueron desalojados por la policía, y esa es la historia más reciente.

La Corona Real ha sido picada y arrancada

Al ver la fachada reparé en dos detalles, primero que sobre el ladrillo exterior se encuentran unas piedras con un relieve que contiene las siglas UGT, algo en absoluto acorde con un edificio del siglo XVII, pero además lo realmente sorprendente es que los escudos de piedra labrada con las armas de Castilla y León orlado con el collar del Toisón, que deberían además estar timbrados con la Corona Real, se encuentran carentes de la misma, pues han sido picadas y arrancadas.

 

José Crespo

José Antonio Crespo-Francés. Soldado de Infantería Española, Doctor en Artes y Humanidades. Enamorado de Aranjuez la ciudad donde vivo, Colaborador en radio y publicaciones electrónicas, autor de trabajos históricos dedicados al Servicio Militar y Valores, y a personajes en concreto como Juan de Oñate, Vázquez de Coronado, Blas de Lezo o Pedro Menéndez de Avilés y en general a Españoles Olvidados en Norteamérica y Españoles Olvidados del Pacífico. Rechazo la denominación de experto, prefiero las de "enamorado de" o "apasionado por". Si Vis Pacem Para Bellum

Artículos recomendados

1 comentario

  1. Horacio Guillermo Vazquez Rivarola

    Respuesta a la primera pregunta (quien pico la corona): los “valientes” de ls UGT.
    Respuesta a la segunda (esto sera de interes del alcalde): No
    La fiscalia descansa…
    Ahora pregunto yo: si tu o yo vivieramos en un edificio historico y aparece una talla picada ¿que sucede?. R: multa y pagar la reconstrucción…
    Mas que UGT, estos oligarcas deberian llamarse “intocables”
    Todo lo que sube, cae.. (ver Argentina)

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: