A sangre fría: Una historia real y letal. Por Antonio Ramírez Vélez

Una historia real y letal.

«El legado de Truman Capote, de manera especial esta genial creación, «A sangre fría», una historia real y letal, le sobrevivirá siempre»

Curiosamente esta obra, pieza magistral de uno de los mejores novelistas de todos los tiempos, de la literatura universal, el norteamericano Truman Capote (1924-1984) tuvo su estructuración en los tres veranos que el autor pasó bajo la inspiración y la magia del pequeño pueblo pesquero de la Costa Brava, Palamós.
«A sangre fría» tiene, en buena parte, su extraordinaria profundidad gracias al sosiego que allí encontró durante tres estancias veraniegas. La novela, nominada de manera pionera por Capote como «no fiction novel» , narra la estremecedora historia del brutal crimen de una familia de cuatro miembros en el Arkansas profundo. Para ello, inicialmente el autor de la obra, al igual que la recordada y venerada autora de «Matar a un ruiseñor«, también norteamericana, Harper Lee, acude en la búsqueda sobre el terrero de todos los datos disponibles para dar cuerpo a su relato. Su trabajo de investigación, no exento de numerosas entrevistas a vecinos de la la perqueña localidad de Arkanas incluidos los encuentros que mantuvo con los dos implicados en el asesinato, detenidos y encarcelados en la prisión de Leasing. La desaparición de la familia Clutter, su muerte brutal, a tenor de la información que recabó Capote, le hizo cambiar su decisión inicial de convertirlo en reportaje para la afamada revista The New Yorker en favor del libro monumental que legó para siempre a sus lectores de aquel tiempo y del futuro.
Como muchas obras de gran valor no estuvo exenta de polémica en la forma de otro relato, de uno de los asesinos, que presuntamente escribió en la cárcel, relato que nunca fue publicado. Truman Capote, haciendo gala de ese lugar oscuro que a veces contiene la figura de la excelencia, tuvo un final de existencia en medio de la agonía por las adicciones que padecía. Pero su legado, de manera especial esta genial creación, «A sangre fría» le sobrevivirá siempre.

Antonio Ramirez Velez

Indígena melillense con varias decenas de años a mis espaldas. Periodista de profesión y dedicación institucional desde hace muchos años en lla Ciudad Autónoma de Melilla, anterior Ayuntamiento, con una paso también en la Administración del Estado, Delegación del Gobierno. Responsable en diversas legislaturas de gabinetes de prensa y relaciones institucionales, comencé a entender, hace tiempo ya, que el poder es un mar de ambiciones y conjuras permanentes y por ello la verdad, cuando sobrevive, vale su precio en oro. Mi paso por medios de comunicación, tanto públicos, como privados, me enseñó de la gran asignatura pendiente que tienen, aún, generaciones de periodistas sobre la consideración de su profesión y la dignificación de la misma.

Lector aplicado, que intento ser, concibo a los libros como uno de los últimos reductos de la libertad de pensamiento, generadores de opinión y salvaguarda, por ello, de la voluntad. Lo único que no nos puede ser arrebatado (Víktor Frankl).

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: