Mostrando: 981 - 994 de 1.043 RESULTADOS

El jardín seco por Rick Deckard: Los sables del samurái y la katana

la katana
Los sables del samurái y la katana

 

“Se suele pensar que la katana era el signo de la casta samurái, pero ésta es una verdad a medias. El verdadero símbolo de estos guerreros era la “daisho”

 

Se suele pensar que la katana (o nihonto) era el signo distintivo de la casta samurái, pero ésta es una verdad a medias. Lo cierto es que el verdadero símbolo de estos guerreros era la “daisho” (literalmente, “corto y largo”): la pareja de sables compuesta por la katana, o sable largo, y la wakizashi, o sable corto. Un samurái no podía ser visto en público sin estas dos armas ceñidas a la cintura, y la pérdida de cualquiera de las dos, bien fuera en combate o por descuido, era causa de enorme deshonra.

Cada una desempeñaba su función, y mientras que el nihonto era empleado en duelos en espacios abiertos, la wakizashi estaba ideada para disponer de mayor maniobrabilidad en pasillos angostos o habitaciones de techos bajos. Hay constancia, no obstante, de que el peculiar ronin Miyamoto Musashi, siendo ambidiestro, desarrolló una técnica de lucha por la cual empuñaba ambos sables al mismo tiempo.

Rick

Las citas para el alma de Mercedes: Este es mi sueño… Una utopía necesaria en recuerdo a Otto Von Bismarck

OTTO VON BISMARCK
OTTO VON BISMARCK (Schönhausen, 1 de abril de 1815-Friedrichsruh, 30 de julio de 1898)

 

“Somos una gran nación cuna de héroes que lucharon a brazo partido a lo largo de nuestra Historia para mantenernos unidos firmemente. Desde Don Pelayo hasta los Reyes Católicos”

 

Otto Von Bismarck siendo primer ministro prusiano (1863) y con ocasión de recibir a un embajador español en su corte vienesa, le dijo al funcionario llegado de Madrid: “España es una gran nación… Yo la admiro profundamente, conozco la historia de la creación de su imperio y creo que resulta indestructible…”

 

-“¿Por qué herr Canciller?”, preguntó el embajador.
-“Porque ni siquiera ustedes los españoles son capaces de destruir su nación…”

 

Parece que esta anécdota no está comprobado que fuera verdadera, pero en cualquier caso, podría haberlo sido.
Somos una gran nación cuna de héroes que lucharon a brazo partido a lo largo de nuestra Historia para mantenernos unidos firmemente. Desde Don Pelayo hasta los Reyes Católicos. Desde el llamado “Levantamiento y revolución de los españoles” (Guerra de la independencia) hasta que se creó la Constitución de 1978, vigente a día de hoy, ratificada por todos los españoles que nos convirtió en un “Estado social y democrático de derecho que propugna como valores superiores del ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político”.

 

Vivimos momentos tensos, tristes, en el que esa unidad que tanto costó conseguir se tambalea sin que haya una mano lo suficientemente firme para enderezarla.
Es verdad que estamos en el buen camino, y recuperándonos poco a poco de la profunda crisis en la que hace cinco años estábamos inmersos, gracias a nuestro sacrificio nuestras privaciones y a un Gobierno que con todas las carencias, corrupciones e incumplimiento de algunos puntos de su programa nos ha llevado por el camino recto con el desprestigio que todo gobierno espera cuando ha de adoptar medidas impopulares y duras. De eso no me queda ninguna duda. Pero hace falta más, mucho más. Hace falta tener pasión y atreverse a enfrentarse con mano dura, con aquellos que nos amenazan desde dentro y desde fuera. La clase política debe olvidarse de sus intereses personales y empezar a ejercer el trabajo por el que los españoles les estamos pagando. Utopía ¿Verdad? Sí,  utopía pero necesaria….¡¡¡YA….!!!.
Ese es mi sueño y mi deseo y me gustaría empujar con todas mis fuerzas para que salgamos adelante. ¡¡NOS LO MERECEMOS PORQUE SOMOS INDESTRUCTIBLES!!

 

La vida es sueño

“La vida es sueño” (monólogo de Segismundo)

PEDRO CALDERON DE LA BARCA (1600-1681)

Sueña el rey que es rey, y vive
con este engaño mandando,
disponiendo y gobernando;
y este aplauso, que recibe
prestado, en el viento escribe,
y en cenizas le convierte
la muerte, ¡desdicha fuerte!
¿Que hay quien intente reinar,
viendo que ha de despertar
en el sueño de la muerte?
Sueña el rico en su riqueza,
que más cuidados le ofrece;
sueña el pobre que padece
su miseria y su pobreza;
sueña el que a medrar empieza,
sueña el que afana y pretende,
sueña el que agravia y ofende,
y en el mundo, en conclusión,
todos sueñan lo que son,
aunque ninguno lo entiende.

Yo sueño que estoy aquí
destas prisiones cargado,
y soñé que en otro estado
más lisonjero me vi.
¿Qué es la vida? Un frenesí.
¿Qué es la vida? Una ilusión,
una sombra, una ficción,
y el mayor bien es pequeño:
que toda la vida es sueño,
y los sueños, sueños son.

 

Loa temblorosa de la amistad verdadera. Pido perdón a los amigos que abandoné en el camino por dejadez o soberbia

Con la edad se deja de ser gregario. La vida es un continuo adiós y siempre separa. Los amigos de juventud nos fuimos alejando, interés por interés en grupos distintos, menores. El camino se fue convirtiendo en pequeños senderos vitales y cuando miramos atrás vemos con nostalgia que también nos separó de nosotros mismos, de ideales juveniles y esperanzas, de los gozos de la amistad y las miserias egoístas.

Homenaje a nuestros mayores rockeros. Aquella noche en blanco y negro

“En aquella noche en blanco y negro, al menos ya sabía, en un mar de dudas, que aquel joven irlandés, Rory Gallagher, era uno de los más grandes de la historia del Rock”

Yo Estuve allí.

En el concierto de Rory Gallagher el siete de Marzo de 1975 en el Teatro Monumental de Madrid. No recuedo con quién fui, pero al ver, hoy, los videos en blanco y negro comienzo a refrescar algunos sentimientos agazapados y  me siento alegre, emocionado, de lo bien que lo pasé. Aquella noche fue la primera vez que dormía con los oídos zumbándome por la descarga eléctrica de sonido que acababa de disfrutar. Aquella noche fue también pionera en mis reflexiones sobre el “conflicto generacional”. No lo supe entonces, pero una de las canciones que Rory interpretó fue”Young fashioned Ways” . Dice así:

Tal vez envejezco

pero tengo maneras de moda juvenil…

Un caballo joven  es rápido

Sin embargo, un caballo viejo sabe lo que está pasando…

No habrá nadie para ocupar mi lugar…

 

Rory Gallagher en Madrid. Marzo 1975- Aquella noche en blanco y negro

En aquellas años, al menos ya sabía, en un mar de dudas, que aquel joven irlandés, Rory Gallagher, era uno de los más grandes de la historia del Rock. Era también un músico algo incomprendido porque no era aclamado por todos, y  quizás por eso, hoy muchos le han olvidado desde que murió en los noventa. Pero en Madrid, en 1975, la sala del Monumental estuvo repleta en un concierto que a mi me dejó cicatriz más allá del hecho musical.  Recuerdo que sobre todo, en las butacas o en pie, y bailando, lo que había eran muchos mayores. Y por eso, aquella noche me dormí pensando en aquellos “viejos” bailando rock,n,roll, retorcidos de caderas ante los solos que, como nadie, Rory sacaba a su Fender. Eran viejos, “caballos que sabían lo que pasaba”, y que además bailaban mucho mejor que yo.