Soneto de aniversario inolvidable: Tanto yo soy París y yo soy Niza. Pónganseles las cosas bien claritas

Tanto yo soy París y yo soy Niza, tanta es la comprensión al delincuente, tan grande es el terror de tanta gente, tan poco su valor, que ni cotiza. ¿Qué fuerza contra el mal se moviliza? ¿Qué puede hacer Uropa, ya impotente? ¿Donde se esconderá el hombre valiente ávido de ganar esta golpiza?

Leer más