No quiero ser cordero, ni quedarme en silencio, ni ser políticamente correcto ante la invasión de los bárbaros que ya sufre la vieja Europa

Pero ¡Ay!, amigo don José y amables lectores: Yo no quiero ser cordero, ni quedarme en silencio, ni ser políticamente correcto

Leer más