De la “normalización” y la división de España. Apuntes tan sociales como verídicos desde el mentidero de la villa sobre el frente de izquierdas

el jamón de CCOO

Coincido a eso del ángelus al cruzar la calle del Prado con los liberados sindicales de CCOO que alegres soportan su pancarta en la última manifestación de las mareas en dirección a  la Puerta del Sol. Lucen camisetas rojas alusivas a Coca Cola con el lema “No la bebas” y su indumentaria en general está sacada del armario de la ropa paramilitar  Creo reconocer a uno de ellos como el cortador de jamón que se hizo famoso en la última huelga general gracias a una foto histórica, pero me callo y les tiro de la lengua. Y al rato me lo reconocen: Lo importante, y que, por ello,  merece todos sus esfuerzos, no son los despidos ni el pago por el número de días trabajado, ni tan siquiera las desgracias personales. Lo esencial es que el gobierno del PP no vuelva a ejercer. “Que esos fachas dejen de gobernar” me dicen, esto es lo vital.

La estatua de Lorca en Santa Ana. Foto de Cristóbal Mnauel

Al día siguiente nuevo encuentro esclarecedor en el mentidero por antonomasia que le queda a la Villa de Madrid, entre Calderón y Lorca. Saludo a mi vecino, se llama Jose. Es  funcionario de Educación y profesor de historia  en un instituto público del barrio de Carabanchel. Debajo del gabán luce camiseta verde, lo que me da pie a preguntarle por el gesto de Sánchez al pactar con Ciudadanos.

Animoso me espeta que es un cobarde por no ir descarado a un frente de izquierdas. Ya sabes que soy rojo, asegura y continúa con unas frases que ahora me da vergüenza ajena reproducir pero considero necesario. Me dice con todo su corazón que esta España le importa tres leches y que no reconoce que siete millones de españoles votaran en la última cita electoral al PP, los ganadores de la guerra civil. Y que mientras martillea a sus alumnos con la leyenda negra del “Nuevo Mundo” asume que la victoria está en la calle, menciona el derecho a decidir y apuntala su “razonamiento” con la normalización del País Vasco ahora que Otegi está en la calle  y el necesario olvido de las víctimas o del esclarecimiento de mas de trescientos asesinatos etarras todavía impunes.

Una alegría, vaya, sin un ápice de autocrítica que me apuntala la portera de la finca, la bella Tamara, que casualmente tiene ganas de hablar y me asegura muy cerca ya de mi portal, que prefiere que los moros se queden con Córdoba antes de que gobiernen los fachas. Pues nada la Mezquita de Córdoba al lote de la irresponsabilidad.

Manuel Artero Rueda

Manuel Artero Rueda ha dedicado toda su vida profesional a la televisión en la empresa pública RTVE donde, en los últimos veinte años, y después de haber trabajado como ayudante de producción y realización. ha realizado su oficio de periodista como reportero en el programa Informe Semanal, para el que ha realizado mas de trescientos reportajes. Licenciado por la Universidad Complutense, es autor del libro "El reportaje para televisión un guiño a la noticia" , un práctico temario con el que ha impartido clases tanto en el Instituto Oficial de RTVE como en el máster de periodismo de la Universidad Rey Juan Carlos. Desde el ERE inventado por Zapatero para TVE, dedica su esfuerzo y trabajo esta "La Paseata" un sencillo blog personal que con el paso de los últimos años, se ha convertido en una modesta revista electrónica en la que colaboran un grupo de amigos a los que une el amor a España.

Deja un comentario