Mostrando: 1 - 4 de 4 RESULTADOS

Desde el país de las maravillas Miguel Bosch: Democracia radical y totalitarismo

EL INDEPENDENTISTA CATALÁN
EL INDEPENDENTISTA CATALÁN: Democracia radical y totalitarismo

 

“Los separatistas tapan su política totalitaria calificando al “procés” como una democracia radical, ¿radical? ¿democracia? En esencia totalitarismo

 

 

Ahora, y como siempre con palabras, lema propagandísticos y falsos conceptos,  los separatistas tapan su política totalitaria calificando al “procés” como una democracia radical, ¿radical? ¿democracia?

Vamos.., que por narices debemos ser conducidos donde una mayoría no quiere. Estos confunden mayoría parlamentaria, (penoso por cierto) con mayoría popular, mientras demuestran su rotundo fracaso en sus butifarréndums. 

 

Mi mundo es pequeño, pero no es simple, ni fácil de conquistar.., y en él, no entra cualquiera…

Mi mundo
Mi mundo

 

Mi mundo es pequeño, me sobran continentes y océanos.. En mi mundo se aprecia el esfuerzo, se valora el diálogo y se premia la sinceridad. Comunicación, empatía, y consenso son asignaturas de obligado cumplimiento No se permiten demagogias, monólogos, engaños o críticas malignas . No se permite la adulación, ni el descrédito, ni rencores, ni besos de Judas. Quien habita en mi mundo disfruta con las tertulias de sobremesa, la tortilla española con sabor a mar, un buen café con licor al caer el sol y besos de película a cualquier hora del día, y de la noche…

 

!En mi mundo no hay fronteras, ni hay muros, la entrada está sujeta al grado de veracidad que se posea”

 

En mi mundo hay música bajo las estrellas, charlas hasta el amanecer y caricias a la luz del sol. Mi mundo es pequeño, y su clima, variable pero sin extremos. Como moneda única el amor.. Como lengua común la mirada y sus dialectos, el abrazo, la sonrisa y las emociones En mi mundo, no se hace la guerra, se hace el amor, sin sucedáneos.., se hace el amor con amor y el sexo con pasión. No hay necesidad, ni conveniencias, ni ataduras, ni apegos, y mucho menos egoísmos. No hay fronteras, ni hay muros, la entrada está sujeta al grado de veracidad que se posea… Como único equipaje los recuerdos, preferiblemente los felices e intensos y el visado de permanencia se obtiene con actos demostrativos. Tampoco hay cárceles, ni jueces, ni condenas, sólo el perdón , el olvido del agravio, el propósito de mejorar, y las segundas oportunidades. Mi mundo es pequeño, pero no es simple, ni fácil de conquistar.., es diferente , es especial … Es mi mundo claro, y en él, no entra cualquiera…