Recibo bofetadas, estoy amenazado y los falsos demócratas me tratan como un ciudadano de segunda. Testimonio personal

Miguel Bosch en el Parlamento de Cataluña
Miguel Bosch en el Parlamento de Cataluña se despide gritando viva Cataluña, viva España y desde entonces es un ciudadano de segunda.

 

He recibido bofetadas por los que alardean de pacíficos demócratas en todos los foros sociales amplificados por periodistas vendidos. Me han vetado como a un apestado, y cuando voy a denunciarlo a la  comisaría de los Mozos estos  me preguntan por lo que hice en el Parlamento, cuando los políticos manipularon mi imagen y, compruebo estupefacto que además, los míos  negocian con los golpistas, y en beneficio propio, mi gesto de despedida de aquel día en el Parlamento autonómico.

 

“Me han vetado como a un apestado, soy tratado como un ciudadano de segunda y cuando voy a denunciarlo a la  comisaría de los Mozos estos  me preguntan por lo que hice en el Parlamento, cuando los políticos manipularon mi imagen”

 

Unos y otros hacen política conmigo a cambio de algo sucio que se me escapa,  confabulan entre separatas  catalufos y me denuncian con falsedades y, todos a una, en jauría, me dejan hecho un trapo en los medios de comunicación exhibiéndome como un neofascista, y como consecuencia de ello, cada día soy tratado como ciudadano de segunda. Soporto miradas de odio  mientras sigo sin pedir nada,  salvo que se quiten la careta de amables demócratas.

 

 

He tenido que cerrar mi página Facebook para no comprometer más a los que más quiero, y mientras tanto, ni el gobierno central, ni la subdelegación hacen nada al respecto. Nadie ha defendido mis derechos como un español. Me siento solo y engañado, también desengañado, abandonado a mi suerte, por creer en la Justicia, en la Ley, en el respeto y hacer más allá de lo que se puede hacer sentadito detrás de un ordenador o un  teléfono.

 

 

¿Qué culpa he tenido por ser como soy? No he trabajado para servir a nadie, sino para defender todo aquello en lo que creo y aprecio, pero que sepan todos que no me lamento por nada, hice lo que creí que debía hacer incluso cuando tuve errores. Porque si de algo estoy seguro es que España necesita políticas que respeten y haga respetar la democracia fundamentada en el respeto a la Justicia y la Ley.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Miguel Bosch

Miguel Bosch

Padre de familia, un ciudadano de a pie más, pensionista, nacido en la Comunidad española de Cataluña, tratado como ciudadano de segunda y extraño en mi tierra, non grato en el Parlament de Cataluña. Español antes que de un partido. Soy oveja de un pastor, y llevo cinco años trabajando el #12OBcn por la unidad.

Deja un comentario