¡Hasta luego Lucas! Descansa en Paz, Chiquito

HASTA LUEGO, LUCAS.
¡Hasta luego Lucas! Descansa en Paz, Chiquito

 

 

 

Lo vi una vez en la Gran Vía madrileña. Estaba en la puerta de un hotel con su mujer dando las gracias al portero por haberse hospedado allí. Y en un instante, por sus palabras amables y cariñosas que ya no recuerdo, pude sacar la conclusión de que era una persona buena y sencilla, como todos los grandes hombres que han pasado por este mundo. Nunca superó la muerte de su esposa. Existe una conjetura según la cual los matrimonios sin hijos son más felices, quizás porque sólo se tienen el uno al otro y no hay que repartir el amor entre varios. No sé si esto es cierto en otros casos, pero en éste desde luego que la hipótesis se cumplía.

Gregorio Esteban Sánchez Fernández era un paradigma de España, de esa España esperpéntica y genial que todos llevamos en nuestros genes; incluso los separatistas, que bordan la teoría que Valle Inclán estableció en los espejos del callejón del Gato. Sin embargo, no son graciosos, sino más bien cobardes, pecadores y un fistro de hombres malos, al contrario del Gran Chiquito de La Calzada. El que siempre estaba al ataquerrr, el que decía “no puido” y podía, el que gritaba “A can de mor” y todos reían.

 

“Hace años que se creó un movimiento en las redes sociales para postular a Chiquito De La Calzada como presidente del Gobierno (Yes, we jarrll)”

 

 

Seguramente por todo, hace años que se creó un movimiento en las redes sociales para postular a Chiquito De La Calzada como presidente del Gobierno (Yes, we “jarrll”). Sus méritos eran evidentes: no se le entendía nada, lo mismo que a los políticos pero nuestro hombre era capaz de bailar y dar pasitos para adelante y para atrás con bastante más estilo que los próceres. Y era honrado y más listo que la mayoría, que muchos no tienen siquiera el Graduado Escolar sino una etiqueta de Anís del Mono. Por eso terminan haciendo “guarreridas” y con “amatomas” en el diodeno. ¿Te das cuén?

En esta España cainita donde todos nos devoramos unos a otros parece insólito que el Gobierno, los famosos, famosillos y famosoides, las gentes de derechas y de izquierdas se pongan de acuerdo en rendir homenaje a alguien. Y así ha sido con el gran cómico, porque todos le querían. Cabe destacar los mensajes de la Casa Real y de la Guardia Civil, que le ha dedicado un emotivo tweet dándole gracias a Chiquito, porque ellos serán ya para siempre la Meletérica, o la Menetérica, que nunca se supo muy bien qué decía.

Y en el Cielo ahora se encuentra, en praderas sin pecadores donde estará “física y moralmente” por toda la Eternidad el que nació después de Los Dolores. Descansa en Paz, Chiquito.

Siete caballos vienen de Bonanza…

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Guillermo Emperador

Guillermo Emperador

Español, bajito, republicano y alopécico. Profesor de la escuela del maestro Ciruela, boticario y bloguero en Libertad Digital con el espantoso nick de “chinito”. Ahora autoascendido a Emperador de la tierra de las Mil Naciones (España, obviamente). Tengo un blog, una coneja y muchos amigos en la Llanura de Palmaria. Nunca pensé en escribir pero la vida es un camino que lleva por derroteros extraños.

Deja un comentario