Defender lo que creemos allá donde es atacado y atacar a la censura impuesta por la ideología del odio

 La base de Europa es nuestra raíz cristiana base de los principios de libertad e igualdad

La base de Europa es nuestra raíz cristiana base de los principios de libertad e igualdad

“Una ideología de odio que solo cosecha muerte y atraso allá donde se impone y que ahora es tratada con guante de seda en Europa”

Hace unos minutos intenté colgar un sencillo texto de denuncia en Facebook frente a la ideología de sumisión que trata de implantar el islam mediante la violencia en todos los ámbitos desde la familia, al colegio y la vida social.

El texto iba acompañado de dos vídeos uno de ellos de un programa titulado “Mas claro agua” en el que se informa del asesinato de un padre jesuita en Homs. La periodista a pesar de su buena intención yerra al mencionarlo como “ejecución” cuando realmente es un brutal asesinato.

Ejecutan al Padre Francis, último misionero en Homs: “los religiosos son los que nunca abandonan”

El otro es un vídeo en el que un familiar o amigo graba como un padre musulmán aplica no sé qué disciplina consistente en apalear a dos niños pequeños con una fusta mientras que a uno de ellos lo mantiene colgado y semidesnudo. Un video por el que los responsables del mismo deberían ir a la cárcel, esa era mi denuncia… pues se me ha bloqueado 72 horas en Facebook y Messenger por el contenido violento/sexual de las imágenes.

 

Mientras la recalcitrante izquierda española mantiene la insostenible dialéctica anticristiana nos habla de alianza de civilizaciones con ideologías como el islam, incompatibles con la igualdad, el amor o el perdón y ensalza a figuras criminales como el tal marcos Ana desde la tribuna del parlamento sin consecuencia alguna o mantienen que la iglesia que más ilumina es la que arde o que en el ’36 se quemaron pocos templos.

 

Una ideología de odio que solo cosecha muerte y atraso allá donde se impone y que ahora es tratada con guante de seda en Europa donde ya tenemos barrios y ciudades atacadas por ese cáncer destructivo y de odio.

Mientras no nos demos cuenta y sepamos asumir y defender que la base de Europa es nuestra raíz cristiana base de los principios de libertad e igualdad y de nuestra producción cultural en la literatura, escultura, música estaremos abocados a nuestra autodestrucción.

Share on Facebook56Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
José Crespo

José Crespo

José Crespo. Si Vis Pacem Para Bellum, enamorado de Aranjuez la ciudad donde vivo, Soldado en la reserva, colaborador en radio y publicaciones electrónicas, autor de trabajos históricos dedicados al Servicio Militar y Valores, y a personajes en concreto como Juan de Oñate, Blas de Lezo o Pedro Menéndez de Avilés y en general a Españoles Olvidados en Norteamérica. Rechazo la denominación de experto, prefiero las de "enamorado de" o "apasionado por".

Un comentario sobre “Defender lo que creemos allá donde es atacado y atacar a la censura impuesta por la ideología del odio

  • el 18 febrero 2018 a las 16:56
    Permalink

    “Donde muere el pueblo, mueren sus fieles pastores”. Gracias, estimado colega don José Crespo por este articulo que ha llenado simultáneamente de tristeza y agradecimiento hacia los héroes olvidados de la Paz, el corazón de este humilde agnóstico (que no ateo), cuya filosofía de vida torpemente trata de seguir los pasos de Jesús de Nazaret según el Evangelio de San Juan. Como tu muy bien dices, “la ideología de odio solo cosecha muerte” es tan cierta como que el Padre Francis durante 50 años ha puesto la otra mejilla por mí en su intento de llevar el mensaje de paz de Jesús por los países musulmanes que ha pasado, porque desde luego, a la primera bofetada que me hubiesen dado estos mamelucos, yo que creo firmemente en el aforismo de “Si vis pacem, para bellum”, les hubiese contestado vaciándoles 10 cargadores de un AK-47 en vez de poner la otra mejilla. Y gracias a estos héroes olvidados de la Paz sin premio Nobel, (que no a Oxfam y sus clones), es por lo que no lo he hecho nunca. Que en paz descanses, Padre Francis, y gracias de nuevo en mi nombre y el de toda la humanidad que sea merecedora de ser “humana”. Y por cierto, un cero patatero para el perroflautico Facebook.

    Respuesta

Deja un comentario