Dos mujeres y el drama de la maldad: Mientras una confía por amor, la otra asesina por odio

Patricia Ramírez, la madre de Gabriel Cruz,
Patricia Ramírez, la madre de Gabriel Cruz,

 

 

“No, no todos somos iguales. Ni las mujeres somos iguales a los hombres, ni los hombres son iguales entre ellos”

 

 

 

No, no todos somos iguales. Ni las mujeres somos iguales a los hombres, ni los hombres son iguales entre ellos, ni las mujeres iguales entre sí… Hay gente negra y blanca, gente con luz y gente sombría, independientemente del color de su piel.

Hay mujeres valiosas, y otras que valen menos que sus sucios pensamientos… Sí.., hay personas en este mundo de hipocresías varias, que son básicamente malas, manipuladoras, camaleónicas, sin conciencia, y sin corazón. Por supuesto que somos diferentes, y que las apariencias, los “modos”, y las intenciones engañan..

Dos mujeres, dos semblantes, dos realidades lamentablemente paralelas … Mientras una confía por amor, la otra asesina por odio.

 

la otra asesina por odio
la otra asesina por odio

 

 

«Tenía la esperanza de ablandarla y de que se viniera abajo. De que en algún momento lo soltara. Por eso, apelábamos a su conciencia en nuestras comparecencias» ha declardado Patricia Ramírez, la madre de Gabriel Cruz, el pescaito.

 

Ahora que vengan los “vocer@s de turno”, esos “buenistas” tan humanos y solidarios, alegando que los que claman justicia, se ven cegados por el racismo , el machismo o el odio… Que vengan sí, y que nos den un somnífero como ésa indeseable para que “podamos” soportar tanta demagogia e insensatez y muestras de la maldad y el sectarismo monstruoso.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Silvia Gutiérrez Oria

Silvia Gutiérrez Oria

Profesionalmente.., arquitecto de interiores, de pasión creativa , licenciada en sentimientos y emociones. Observadora compulsiva del ser humano, sarcástica de vez en cuando, tímida pero resuelta, y muy intensa. Disidente de la igualdad, ni con el hombre ni con nadie, somos únicos e irrepetibles. Reivindico mi lado más femenino, el más sensual y creo en el derecho a ser frágil, pasional y romántica con la osadía de un gladiador Mi vocación principal es ser mujer, una mujer en búsqueda activa de sí misma y de los valores que de verdad importan. "Soy la mujer que piensa..Algún día mis ojos encenderán luciérnagas" (Gioconda Belli)

Deja un comentario