La disolución de la banda terrorista ETA cambiará el panorama político de las dos ramas del nacionalismo vasco

Miembros de la banda terrorista ETA.
Miembros de la banda terrorista ETA.

“La banda terrorista ETA después de seis décadas de provocar dolor, muerte, exilio y alterar el desarrollo de la convivencia en el P. Vasco, se disuelve cómo organización”

La banda terrorista ETA después de seis décadas de provocar dolor, muerte, exilio y alterar el desarrollo de la convivencia en el P. Vasco, se disuelve cómo organización, en un acto que tendrá lugar en Francia, durante el primer fin de semana del mes de mayo, según anunció en el día de ayer en uno de sus informativos nocturnos de ETB.

Para llegar a esta disolución que se anunciará y tendrá lugar en territorio francés, mediante la celebración de un acto, que vendrá precedido por el apoyo de diferentes estamentos sociales y personas de su ámbito internacional, que intentarán justificar la decisión que anunciarán los terroristas, mediante una rueda de prensa que darán el próximo lunes, en la que apoyarán el paso dado por los etarras y explicaran cuales son los detalles de la desaparición de la banda armada.

Sin lugar a dudas, una de las causas que ha provocado esta decisión de los etarras, tiene su origen en la situación que sus presos vienen padeciendo en las cárceles, en donde hasta la fecha, atendiendo a las órdenes de su dirección, apenas tenían oportunidad de acogerse a los beneficios penitenciarios, ni a su acercamiento a las cárceles cercanas al P. Vasco, porque a lo largo de su existencia, la banda ha impedido que los presos, pudieran manifestar su arrepentimiento o deshacerse de su entorno, por la presión que venían sufriendo tanto ellos como sus familiares, convirtiéndose en todo momento, rehenes de la banda terrorista a la que pertenecían.

Aunque todavía no se sabe cuál puede ser la fórmula explicita que la organización adoptará en su decisión, si se puede deducir que, de alguna manera, evitará profundizar en términos que hagan reconocer su derrota tanto en el campo militar o respecto a su capacidad de negociación, puesto que ha quedado absolutamente evidente que desde el gobierno español, no se ha movido un ápice ni la política penitenciaria, en la que se sigue manteniendo el alejamiento para quienes no han manifestado su arrepentimiento y tampoco en la adopción de beneficios penitenciarios para quienes no hayan dado muestras de querer abandonar definitivamente su pertenencia a ETA.

Ante este anuncio, la reacción entre los partidos políticos vascos no se ha hecho esperar y cabe destacar que el lehendakari del gobierno vasco Iñigo Urkullu, ha manifestado que debe quedar claro que la organización terrorista desaparecerá para siempre y otro portavoz de su partido, el presidente del PNV en Guipúzcoa Joseba Eguibar, ha expresado su esperanza de este anuncio de ETA sea claro e indubitado y que aproveche su cierre, para responsabilizarse de todo el daño causado, para lo cual, debe tener el coraje y la valentía de ofrecer una explicación a la sociedad, sin transferir sus responsabilidades como organización a los presos. Por su parte, el presidente de los populares vascos, Alfonso Alonso, además de felicitarse por la noticia, ha exigido que ETA asuma su derrota y se siente satisfecho porque el estado de derecho, haya triunfado gracias al esfuerzo de mucha gente, aunque debe quedar muy evidente que su desaparición, no hace eliminar sus crímenes y responsabilidades, a pesar de que exista una parte de la sociedad que todavía se empeñe en defender esas ideas y todo lo malo que ha supuesto para el P. Vasco esta banda.

“A partir de ese momento, no sería de extrañar que se produjera una batalla entre los dos sectores de este concepto ideológico vasco, respecto a cuál de las dos ramas es la hegemónica en el P. Vasco”

Esta disolución que Eta anunciará en los próximos días, cambiará notablemente el panorama político vasco, puesto que, si hasta la fecha existía un nacionalismo democrático y otro cercano a los postulados etarras, a partir de ese momento, no sería de extrañar que se produjera una batalla entre los dos sectores de este concepto ideológico vasco, respecto a cuál de las dos ramas es la hegemónica en el P. Vasco, puesto que si desde el inicio de la democracia ha sido el PNV quien ha ostentado un claro liderazgo en la comunidad autónoma, el sector pro etarra, ha tenido una gran fuerza en Guipúzcoa, hasta el punto que ha dominado en la anterior legislatura tanto la Diputación Foral Guipuzcoana como el ayuntamiento de San Sebastián. En este sentido, no sería raro que el PNV, después de intentar aprobar los presupuestos generales del estado, en donde puede conseguir importantes beneficios por la negociación del Cupo, así como la consecución de algo tan deseado como la ejecución de la Y vasca, que haga llegar el AVE a las tres capitales, radicalizara su mensaje nacionalista de cara a la confrontación electoral del año que viene, en donde se encuentra en cierta desventaja política, teniendo en cuenta que el sector radical o pro etarra del nacionalismo, contaría con el apoyo de Podemos, para intentar ser una fuerza decisiva en las instituciones vascas, así como para contrarrestar la posibilidad de que en un futuro, la presencia de C’s en el gobierno de la nación, pudiera poner en peligro la existencia de la actual negociación del Cupo Vasco. Por otro lado, no sería descartable que el PNV, necesitara del PP en un futuro, tanto para gobernar alguna diputación foral, alguno de los ayuntamientos de las grandes capitales o incluso el propio gobierno vasco.

Capítulo aparte merece el de las víctimas del terrorismo, que, en el momento de redactar esta información, no han reaccionado de manera oficial a través de sus organizaciones, pero no es descartable que además de exigir la disolución de los etarras, la entrega de las armas, así como el cumplimiento íntegro de las penas por parte de los etarras, lleven a cabo acciones de presión ante el gobierno y ante la sociedad, para la resolución de los más de 300 casos de víctimas de la banda terrorista, que todavía están sin resolver y que se viene pidiendo tanto al gobierno como a las autoridades judiciales, así como seguramente, exigirán un perdón claro y contundente hacia la sociedad y hacia las víctimas, por el daño causado en estos 60 años.

Por último, no cabe decir otra cosa que, aunque con la máxima prudencia, este anuncio de los etarras respecto a su disolución, es una buena noticia para la sociedad vasca y española, que tanto ha sufrido por culpa de los asesinos etarras, aunque no podemos olvidar que, en la actualidad, las instituciones vascas y españolas, tienen a representantes del sector político que apoya a esta banda y no sería descartable que empezaran a hacer movimientos tanto en el P. Vasco como en Navarra, en donde ostentan el gobierno junto a Geroa Bai, rama navarra del PNV y Podemos, para llevar a cabo operaciones políticas en pro de la consecución de la independencia de los dos territorios autónomos.

Share on Facebook84Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Eugenio Narbaiza

Eugenio Narbaiza

Soy Azcoitiano de nacimiento pero laredano, pejinuco y retrechero de corazón. Llevo en el alma ese espíritu marinero de quienes liberaron a Sevilla de sus cadenas, recibieron al Emperador Carlos V en su camino a Yuste y de quienes hicieron de Laredo, la Niza española. Amo la Libertad, al individuo y la verdad porque nos hace libres y mis armas son la pluma, la palabra y mis principios para defender a mi amada España.

Un comentario sobre “La disolución de la banda terrorista ETA cambiará el panorama político de las dos ramas del nacionalismo vasco

  • el 21 abril 2018 a las 10:18
    Permalink

    Ni fueron de fiar nunca, ni lo serán ahora. La rendición de este gentuzo no puede limitarse a una rueda de prensa. No soy víctima pero me pongo en su piel. Engañarán a los políticos nuevamente con su paripé. El pueblo nunca lo creerá.

    Respuesta

Deja un comentario