Me preocupa olvidar que el tirar la toalla antes de haberla cogido, significa perecer

Millones de musulmanes se concentran en capitales europeas para defender las libertades que les ofrecemos y rechazar los atentados
¡Que engañados nos tienen a todos, a ellos y a nosotros

“Veo día a día, y también me preocupa que los vagos y muchos mediocres se van instalando en el peor lugar en el que se pueden colocar. Este lugar no es otro que el del gobierno del mundo, la política”

Me preocupa el futuro, no el futuro en general. Los seres vivos y el planeta, la biosfera, siempre se acaba regenerando adecuadamente tras los embates de todo tipo que pueda sufrir. No es eso lo que me preocupa. A lo que realmente hay que tener miedo es a la incultura y a la falta de intelecto.

No se si la capacidad intelectual depende de la cantidad de nacidos, pero me temo que no, que la gran mayoría de seres pensantes de reducido nivel procrean muchísimo más que los que si pertenecen al otro grupo. Esto quizás sea así porque no se les ocurre nada mejor que hacer que el coito. Nada de leer, nada de pensar, nada de trabajar aunque sea como una distracción. Dicho con todas las letras… A beber, a beber y follar, a follar que el mundo se va a acabar.

Luego nos quejamos de las élites, decimos que son unos privilegiados, y es cierto. Se lo han ganado a pulso, trabajando o ahorrando, porque tienen una capacidad intelectual muy por encima de la media. O una capacidad de trabajo o una gran creatividad o alguna cualidad de la que los demás carecemos. Siento disentir del común, pero esto no debe de ser reprochado, porque es lo que hace que el mundo siga adelante. Está claro que sin esta gente que tira del caro y hacia lo alto de las cuesta humanas, seguiríamos todos en la gruta, cantando alrededor de una hoguera y eso sí follando mucho para reponer mano de obra y defensores del grupo.

 

“No protestan realmente por ningún tema razonable, protestan porque quieren seguir siendo unos vagos de tomo y lomo”

Si no vemos a los humanos desde la posición humana o sea desde su capacidad de distinguir y razonar, de sus creencias de su cultura de su conocimiento y de sus habilidades técnicas, no vemos más que al animal y entonces da igual. Nacer, comer, sobrevivir, descansar, crecer, copular, dejar a los hijos en manos de sus madres, desentenderse de la responsabilidad, el esfuerzo por aprender y luego morir, es propio de seres primitivos. Al parecer los anti sistema abogan por ello, pues viven así, muchas veces incluso en la cochambre más absoluta, añadiendo además una gran dosis de violencia, cuando protestan. No protestan realmente por ningún tema razonable, protestan porque quieren seguir siendo unos vagos de tomo y lomo, que el Estado se lo dé todo, yo no tengo que hacer nada, solo tumbarme debajo del cocotero a meditar. Esa rabia acumulada no es contra el sistema, cualquier psicólogo nos dirá que se trata de una lucha con su padre, con el orden establecido la jerarquía afectiva. Ya no tienen un padre a quién enfrentarse y se enfrentan a un sustituto de padre visto en el ordenamiento Constitucional, porque no deja de ser el que establece las normas de la casa a las que hay que atenerse. No consiguieron matar al padre y se comportan como auténticos niños, huyendo de todo aquello que implique responsabilidad.

Y no amigos, el mundo jamás ha funcionado así ni jamás lo hará. La razón es sencilla, el mundo no se adapta al individuo, es el individuo el que, trabajándolo, debe adaptarlo a sí mismo. Es la más básica ley de supervivencia humana. Ese trabajo no lo sabe hacer todo el mundo, por eso a la gente que tiene las cualidades para hacerlo se les valora más y se les recompensa en consecuencia. De acuerdo en que pueda haber fallos y algunos individuos, por suerte o por cara dura alcancen estos niveles, pero son la excepción. Me preocupa que olvidemos que el que tira la toalla antes de haberla cogido, solo merece perecer. Y eso es lo que temo, que la laxitud se vaya instalando, junto con la violencia extrema de los nuevos Bárbaros, que vienen del medio este, en nuestro mundo y acabemos desapareciendo como cultura o si no es tan ligero, como especie.

Veo día a día, no sé si en todo el mundo porque no lo abarco todo, y también me preocupa que los vagos y muchos mediocres se van instalando en el peor lugar en el que se pueden colocar. Este lugar no es otro que el del gobierno del mundo, la política. Tal vez en algunos lugares, como Estados Unidos de América, en Francia, en algunos países ex comunistas, y porque saben la ruina que traen, se apartan rápidamente de esos pensamientos laxos y se han puesto a gobernar poniéndoles los puntos sobre las íes a los estudiantes e hijos. Esa es, por el momento la única esperanza, los países que sepan parar la debacle intelectual y la invasión cultural de los que intentan venir para sustituir nuestro mundo por el suyo. Trataran de disfrutar de las ventajas de esta parte del globo, pero no podrán si lo hacen uniforme con el suyo un mundo medieval de pensamiento ultra religioso, del que supone quieren huir para vivir mejor. ¡Que engañados nos tienen a todos, a ellos y a nosotros!

Share on Facebook17Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Rodolfo Arévalo

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Deja un comentario