A la espera de la decisión final del PNV: La verdadera novia de la moción, nuevo acontecimiento intergaláctico

Urkullu y Ortuzar en el Aberri Eguna EFE/Alfredo Aldai
Urkullu y Ortuzar en el Aberri Eguna. El PNV, la verdadera novia de la moción, nuevo acontecimiento intergaláctico. EFE/Alfredo Aldai

 

“A la espera de conocer cuál va a ser la decisión final del PNV, la verdadera novia de este acontecimiento intergaláctico y que todos, unos y otros, quieren enamorar para decantar la posible salida de Mariano Rajoy”

 

Por fin ha llegado la hora de la verdad. Estamos en el día D y la hora H del asalto a la Moncloa por parte de Pedro Sánchez mediante la celebración de la Moción de Censura que tendrá lugar hoy y mañana en el Congreso de los Diputados, con la colaboración del independentismo catalán, Bildu, Podemos, pero a la espera de conocer cuál va a ser la decisión final del PNV, la verdadera novia de este acontecimiento intergaláctico y que todos, unos y otros, quieren enamorar para decantar la posible salida de Mariano Rajoy de la presidencia del gobierno.

Aislándonos de los aparatos mediáticos madrileños, que por intereses o por especular están volviendo loco a todo quisqui en estas horas previas a la moción de censura, habría que analizar cuál es la situación interna del P. Vasco y la posición del PNV en el mismo, antes de ver cuál va a ser su postura en esta moción de censura. En este sentido, cabe decir que, a menos de un año de las elecciones forales y municipales, el PNV ha vuelto a tener la hegemonía en los tres territorios históricos, después de haber recuperado la provincia de Guipúzcoa, tanto el ayuntamiento de San Sebastián como la Diputación de Guipúzcoa, después de haber estado una legislatura en manos de Bildu. Por otra parte, el haber conseguido la negociación tan favorable en el tema del Cupo y cerca de 1400 millones de euros de inversión desde la administración central, para entre otras cosas, hacer que de una vez por todas llegue el AVE a las tres capitales vascas, junto con el hecho de que la recuperación económica, está originando que la comunidad autónoma vasca vuelva a ser la región puntera que fue siempre y que la crisis económica y ETA se encargaron de obstaculizar. Todo esto es muy favorable para el PNV, ya que aunque en Madrid no se enteran, con la disolución de ETA, el nacionalismo vasco ha entrado en una batalla importante entre Bildu y el PNV, para determinar cuál de las dos fuerzas va a ser hegemónica en el futuro, aunque hay que tener en cuenta, el elemento distorsionador de Podemos en la cámara autónoma vasca y su posible representación también en los escaños de las diputaciones forales. Para esta batalla, el PNV necesita resultados, necesita dinero y pretende demostrar a la ciudadanía de los tres territorios, su eficacia en la gestión y su capacidad de negociación con la administración central, razón por la que precisa consolidar los presupuestos generales del estado, sea como sea. Desde el punto de vista político, los planes del PNV, no se circunscriben exclusivamente al País Vasco, dado que tiene los ojos puestos en Navarra, en donde su partido satélite, Geroa Bai, encabezado por  gobierna en la comunidad foral, con la ayuda de Podemos, Bildu e Izquierda Unida y una de las pretensiones que tienen los nacionalistas vascos, es conseguir que dicho gobierno se repita, para que de esta manera y acogiéndose a la disposición transitoria del Amejoramiento del Fuero, Navarra pueda decidir su incorporación a la Comunidad Vasca como cuarta provincia y así iniciar un ambicioso plan político, que podría desembocar en una situación de secesionismo, ya conocida en su día, mediante el Plan Ibarreche y que nuevamente podría ser llevado en un futuro para su discusión en el congreso de los diputados.

El Lehendakari Iñigo Urkullu jura su cargo ante el árbol de Gernika
El Lehendakari Iñigo Urkullu jura su cargo ante el árbol de Gernika

“A pesar de que en la actualidad el PNV tiene al socialismo vasco en el gobierno, haciendo el papel de merca comparsa, su electorado, no le perdonaría que todo lo conseguido hasta la fecha quedara en manos de alguien tan inconsistente como Pedro Sánchez”

Hay otro elemento que el PNV quiere evitar a toda costa, por el daño que el mismo haría a sus planes políticos y ese es la celebración de unas elecciones generales inmediatas, teniendo en cuenta que, si se confirma lo que algunas encuestas indican, es la posible llegada al poder de C’s, formación que tiene especial tirria tanto a la Comunidad Vasca como a Navarra, debido a la existencia del Concierto Económico como del Fuero Navarro. Estos derechos históricos pudieran ser susceptibles de ser eliminados por la formación naranja, llegando incluso a modificar la Constitución para ello, a pesar de que en su día tanto Adolfo Suarez como Felipe González ofrecieron a los catalanes una fórmula similar al Cupo, que fue rechazada con contundencia tanto por Tarradellas, como por Jordi Pujol.

Desgranados todos los parámetros de la situación del nacionalismo vasco, ahora cabe preguntarse cuál va a ser su posición en esta moción de censura y aunque sus portavoces, no han expresado su postura por el momento, todo parece indicar que esta no podría ser favorable a la moción, aunque les quedara la rémora de que, gracias al PNV, Rajoy continuaría en el Palacio de la Moncloa y seguramente, presidente del gobierno hasta después de las próximas elecciones municipales. ¿Cuál es el motivo que me empuja a afirmar esta decisión?

En primer lugar, mi condición de vasco y mi conocimiento de cómo es el electorado que sustenta al PNV muy especialmente en Vizcaya, razón por la que me atrevo a afirmar, que a pesar de que en la actualidad el PNV tiene al socialismo vasco en el gobierno, haciendo el papel de merca comparsa, su electorado, no le perdonaría que todo lo conseguido hasta la fecha en los presupuestos y en el Cupo, quedara en manos de alguien tan inconsistente como Pedro Sánchez, que quien para mantenerse en la Moncloa, sería capaz de variar el modo de sus políticas, según cambiaran sus intereses. Por otra parte, mucho del electorado nacionalista, está formado por pequeños empresarios y gente de la clase media vasca, que, aunque nacionalistas, son de clara tendencia de derechas y no perdonarían al partido de Urkullu, que, por sus apoyos, la economía vasca fuera de capa caída por el condicionamiento de las políticas del gobierno de la nación, hecho este más importante que el del acercamiento de presos o la futura negociación de un nuevo estatuto de autonomía, teniendo en cuenta que en los planes del nacionalismo, de cara al futuro, no se puede hacer nada que favorezca sus sueños, sin la incorporación de Navarra como cuarto territorio de la comunidad vasca. Si en alguno de estos elementos, el PNV falla, vería muy castigada su actitud en las urnas y rápidamente, en el plazo de un año, ya que las elecciones forales, son coincidentes con las municipales de 2019, fechas en las que no sería descartable, unas elecciones generales anticipadas.

Esta es mi descripción de la situación y mi opinión sobre la posición del nacionalismo vasco. Me puedo equivocar, pero creo que no, porque mis aperitivos cada sábado en el Tamaríses de Guecho, las tertulias que allí se producen, en las que participan determinados miembros de Neguri, con el vermut en la mano, me hacen conocer muy bien el sentido y el sentimiento del nacionalismo vasco.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Eugenio Narbaiza

Eugenio Narbaiza

Soy Azcoitiano de nacimiento pero laredano, pejinuco y retrechero de corazón. Llevo en el alma ese espíritu marinero de quienes liberaron a Sevilla de sus cadenas, recibieron al Emperador Carlos V en su camino a Yuste y de quienes hicieron de Laredo, la Niza española. Amo la Libertad, al individuo y la verdad porque nos hace libres y mis armas son la pluma, la palabra y mis principios para defender a mi amada España.

Deja un comentario