Real de la vida misma. Primera reacción de Carmena: Tu quieres segregar a estos niños. Por Ana Castells

A vueltas con la política fiscal: ricos - ricos, hay muy pocos y no salen las cuentas. Por Lind Galmor
A vueltas con la política fiscal: ricos – ricos, hay muy pocos y no salen las cuentas. Por Lind Galmor

Primera reacción de Carmema cuando le exponen el proyecto: Tu quieres segregar a estos niños!”

Quiero contar una pequeña historia real, no como la vida misma sino de la vida misma.

Unos conocidos míos han montado, con su esfuerzo y el único dinero de sus sueldos, repito; de sus sueldos, una escuela/fundación para niños con discapacidades neurológicas, sindromes del espectro autista y epiléptico básicamente. 

Para montarla han “importado” experiencias y conocimientos de otras escuelas especializadas, principalmente de EEUU.
Pretenden no sólo mejorar sus capacidades de autogestionarse sino además formar profesionales de la enseñanza especializada y contribuir a la investigacion de esas enfermedades. 

Como no son ricos, ni empresas que lavan su imagen con una fundación mas o menos social, han intentado tener alguna ayuda de las administraciones; CERO!

Primera reacción de Carmema cuando le exponen el proyecto: “Tu quieres segregar a estos niños!” .

“Siguiente genialidad de la susodicha Carmena: ¡Montas una escuela para ricos!”

Por supuesto que si ya que es la única forma de que puedan recibir una atención individualizada en función de cada una de sus discapacidades, y de sus capacidades que las tienen y algunas muy desarrolladas. Siguiente genialidad de la susodicha: ¡“Montas una escuela para ricos”!

No, es que como los que hemos montado esta escuela no somos ricos tenemos que cobrar una parte (algo así como un tercio) de lo que cuesta cada alumno ya que en las aulas tendrán no solo un profesor sino además un neurólogo. Habrá diez niños en toda la escuela y diecisiete personas atendiéndoles.

Última estupidez proferida por la senil munícipe cuando se le terminan los tópicos supuestamente progresistas: ¡“Pues qué pena que vengas ahora porque acabamos de dar 800.000 euros para unas escuelas en …… y ya no nos queda nada”!

O sea que acabamos de regalar ochocientos mil euros (sugiero calcular cuántos cientos de millones de pesetas son) de los impuestos de los madrileños a un país de sudamérica (seguramente necesitado de eso y más) pero no podemos destinar NI UN EURO a las necesidades de niños madrileños necesitados de una atención especial por un problema del que no son culpables pero que les impedirá ser miembros plenos de la sociedad sino reciben ahora la ayuda que necesitan.

La administración madrileña se saca el problema de encima dando 580 euros a cada familia que tiene un niño discapacitado a su cargo. ¿Se supone que eso resuelve el problema, no de la familia sino del niño? ¿Alguien controla que ese dinero se destine a mejorar la situación actual y, sobre todo futura, del niño enfermo? 

Es una muestra más de la habitual desconfianza, cuando no abierta oposición, a que las personas tengan iniciativas, a que la sociedad detecte sus problemas y necesidades y actúe para resolverlos. Los políticos, los de izquierdas principalmente pero la derecha también, quiere que la sociedad dependa básicamente de ellos, de sus caprichos, de sus intereses y de sus partidismos. Las personas, los individuos, nuestra vida y nuestra libertad, en realidad les importamos un pepino.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Ana Castells

Ana Castells

Soy Licenciada en Derecho y periodista de profesión. He sido Jefe de Prensa del Ministerio de Cultura y del Tribunal Constitucional. Directora de Comunicación y Relaciones Institucionales de la compañía RENFE. Editora y Presentadora de diversos informativos de TVE y corresponsal de RNE en Francia. Profesora en diversos Masters de Liderazgo y Comunicación.

Un comentario sobre “Real de la vida misma. Primera reacción de Carmena: Tu quieres segregar a estos niños. Por Ana Castells

  • el 8 septiembre 2018 a las 8:05
    Permalink

    La mala leche de que hace gala la impresentable Carmena es asombrosa. Tenemos un ganado político que da verdaderas ganas de vomitar. Pobre España.

    Respuesta

Deja un comentario