El Madrid de la Abu Carmena: Caos para sufrir y morir en el intento. Por Rodolfo Arévalo

Abu Carmena es la alcaldesa que cobra más y aporta menos. Por Linda Galmor
Abu Carmena es la alcaldesa que cobra más y aporta menos. Por Linda Galmor

“La más nefasta Alcaldesa que ha tenido Madrid, la Abu Carmena, decide que en el ochenta y cinco por ciento de las calles de Madrid no se va a poder circular a más de treinta kilómetros por hora”

He estado unos días fuera del mar de noticias difundidas por las redes sociales y en concreto de Facebook. Esto ha sido así porque he estado escribiendo y se preguntaran ustedes ¿qué escribe este iletrado?. Porque sí, no soy demasiado letrado, porque como dice el poema: “Quiero fer una prosa en Román paladino en la cual suele el pueblo fablar a su vecino. Ca no so tan letrado per fer otro latino, bien valdrá como creo un vaso de bon vino“. Pero eso, no ser demasiado letrado, no es óbice, (palabra que me gusta mucho “óbice”) para no expresar lo que uno siente, piensa o le ponen en bandeja delante de los ojos, incluido el tercer ojo, no el Hindú si no, el que todos conocemos.

Pero ayer, después de acabar el tronco general de mi nueva novela “Notas incorrectas del diario de Carlos Luengho Milía”, que es más largo que un día sin pan, ni cebolla, ni bote de colón para hacer “pan y sabolla” como decían los de Martes y Trece, mira tú por donde, según hago inmersión en las incorrectas palabras de mis amigos navegantes, aparecen dos noticias que pueden ser falsas, pero tienen visos de verdad. Una de ellas la primera habla de que una ministra de la cual me ahorro el nombre, porque no tengo el disgusto de saberlo, va a pedir que los hombres vean forzosamente películas romántica. Es tan risible, que no creo sea verdad, pero quién sabe… a la luz de las gilitonteces que estamos adoptando, cual perritos obedientes o pulpos animales de compañía que decía un anuncio.

Por otra parte veo, sumamente amargado ya por el buen hacer en experimentos sociales, de la más nefasta Alcaldesa que ha tenido Madrid, pro comunismo gilipollas, que al parecer en el ochenta y cinco por ciento de las calles de Madrid no se va a poder circular a más de treinta kilómetros por hora. Esta noticia que me cabrea ligeramente, ya casi no voy por Madrid, por otra parte levanta mi alma encajonada entre las paredes del papel blanco y me proporciona la posibilidad de ampliar con las dos noticias, mi novela, en veinte páginas, que como se suele decir, “no es moco de pavo”. Tampoco sé realmente, cómo es el moco de pavo, pero puedo imaginarlo viendo a algunos seres retorcidos que figuran por nuestra política.

Desde luego, nada que ver con Pavarotti tú, que canta muy bien, no como esos voceros de distrito y de concejalías diversas. Que también cantan, pero de otra manera. Pues he de agradecer, porque serlo es de bien nacidos, y yo lo soy a estos populistas, por la gran cantidad de argumentos que solitos, ¡animalicos ellos!, me ofrecen para nutrir de comicidad esta última novela. Gracias a estas dos últimas aportaciones conseguiré llegue hasta las doscientas setenta páginas. No me gustaría que esto encareciera su precio para los compradores, si ustedes quieren la recorto adecuadamente, que ya no sabe uno que hacer para que bajen los precios.

Yo por mi parte no dejaré de ser más o menos pobre, porque como todos sabemos, salvo tres, los demás escritores no viven de sus libros. Vamos casi nadie ya vive de su profesión o afición. Casi todos, en la actualidad sobrevivimos. Da igual el esfuerzo dedicado, la remuneración no sube o sube poco, de manera simbólica, vamos de pelotas por lo de bólica, a pesar de todo, podemos gozar un rato y reír aunque tengamos que morirnos arruinados como los aparcamientos de Gran Vía y cines y teatros y cafeterías y viejos, que ya no podrán salir a comer con sus hijos. Estos no pueden parar para recogerlos allí.

Pero a mí se me ha ocurrido una idea brillante, como el arroz y como todas las mías (Baja Modesto que sube Rodolfo). En vez de un coche eléctrico para entrar en Madrid voy a comprar una silla de ruedas con motor y voy a pedir al médico que me haga los papeles para pedir una invalidez por mi artrosis invalidante, que me tiene machacado de las rodillas, sobre todo cuando cojo, nunca mejor dicho “cojo”, el metro y el autobús. Creo que luego tengo que pedir una autorización para aparcamiento preferente. Lo único que puede ser un problema son las retenciones producidas por los viandantes, aunque con unos regates bien hechos podré mantener, creo, una media de veinte que ya es más que la velocidad de los atascos que causa Carmena en Madrid a los autos que vienen de fuera de la almendra central. Pues eso, ¡ah!, lo olvidaba, creo que lo más difícil es lo del seguro, porque si te embiste una bici, un patín o un peatón, ¿qué haces, ¡no tienen seguro!? ¿Reclamaré al Ayuntamiento o a Carmena en persona? ¿Quién sabe? Vivir para ver y morir en el intento.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Rodolfo Arévalo

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Deja un comentario