Necesito que me digas cosas… Caminemos ¡Qué son los Reyes! Por Inés del Bocca

Qué son los Reyes
Necesito que me digas cosas… Caminemos ¡Y a pedir! ¡Qué son los Reyes!

 

“Caminemos como caminemos, escuchemos y contemosle al otro.  Es probable que entonces este prodigio de la comunicación, nos haga más leve la tierra”

 

 

 

Necesito que me digas cosas…

Están por llegar los Reyes Magos
Y no hemos conversado mucho…
Debemos saber el uno del otro.
Antes, no hace tantísimo tiempo,ni por asomo,
Hacíamos corro en los soportales , en las calles juntos.
Y pasábamos menos frío que donde dormíamos, y en la misma lumbre que nos reunía, con un trozo de pan que allí pusiéramos, echábamos la mañana.
Duro pero juntos.
Entendiendo cuestiones básicas.
Que de faltarnos, ( las básicas )
Caemos en los fuegos fatuos. La cresta de la ola que cuando rompe, ciclo físico natural, te aplasta.
Estos actuales ciclos de marea no son naturales, 
Pero igual te aplastan.
Quizá alguien encima nos vendió ver peces de colores…
En estas fechas donde evaluarnos como humanos, para comprender lo amantes y obsequiosos que pudiéramos ser ante el milagro de la vida, quisiera convocar a la comunicación.
¡Esta era insólita!
En la que un humano no requiere de otro para entretenerse, ni aún peor, aprender, comprender, reaccionar, en fin, amar , ergo, vivir.
La Paseata, gracias a su Capitán Don Manuel, trabaja cada día, para este ejercicio que nos hace tanta falta.
 Caminemos como caminemos, escuchemos y contemosle al otro.
 Es probable que entonces este prodigio de la comunicación, nos haga más leve la tierra.
Por la claridad, para saber que es lo que nos haga falta.
 ¡Y a pedir! ¡Qué son los Reyes!
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Ines Del Boca

Ines Del Boca

Añoro esos campos de la otra orilla del Atlántico que la gente no sabe que tiene desde el Barrio de las Letras de Madrid, donde, esta humilde y antigua hembra humana recomienda, conciencia plena y análisis permanente para que no nos pase lo de aquel, que un día se desnucó por siempre querer mirarse el propio culo

Deja un comentario