Quién derrotó a los taxistas fueron sus propios dirigentes que programaron una huelga en contra de sus clientes. Por Ana Castells

Los taxistas se concentran frente a la sede del PP en Génova
Los taxistas se concentran frente a la sede del PP en Génova

“Quién derrotó a los taxistas fueron sus propios dirigentes que programaron una huelga salvaje y en contra de sus clientes, de los ciudadanos”

Al terminar el cierre patronal de los taxistas algunos medios titularon que Garrido, el Presidente de la Comunidad de Madrid, había derrotado a los taxistas. Pues no es así. Quién derrotó a los taxistas fueron sus propios dirigentes que programaron una huelga salvaje, con violencia y en contra, no de una patronal que no tienen, sino de sus clientes, de los ciudadanos.

Es a sus dirigentes a quienes deben pedir responsabilidades por las pérdidas económicas, por la pérdida de una buena imagen, por la pérdida de las simpatías de sus clientes, por haberles llevado a un callejón sin salida, por haberles llevado a una situación sin prever sus consecuencias perjudiciales…


Porque fue a los ciudadanos a quienes perjudicaron, violentaron, conculcaron sus derechos y enfadaron hasta el extremo de que muchísimos juraron no volver a subirse a un taxi en la vida.


Fue contra otros trabajadores, incluidos los conductores de los otros vehículos de transporte privado, contra quienes actuaron y quienes impidieron el libre ejercicio de sus derechos, entre ellos el derecho al trabajo.

Garrido hizo lo que todo dirigente político decente debería haber hecho; proteger los derechos de TODOS los ciudadanos frente a un pequeño grupo de intereses particulares. Como hizo en su momento el Ministro Blanco y otros (pocos) que han sabido resistir el chantaje de unos pocos en beneficio de muchos.

 

 

Porque, guste o no, el mundo cambia, como ha hecho siempre. La destrucción de las máquinas por los obreros siglos atrás no impidió el avance de la mecanización en la industria, y con ello la puesta a disposición de muchísimas personas de bienes que, hasta entonces, no estaban a su alcance. Los mismos taxistas no se privan de utilizar plataformas “on line” (ubicadas fuera de España algunas por cierto) para incrementar sus servicios.

“Ni los taxistas, ni las telefónicas, ni las compañías aéreas, ni los fabricantes de lavadoras, ni los fabricantes de salchichas están al abrigo de los cambios tecnológicos”

Ni los taxistas, ni las telefónicas, ni las compañías aéreas, ni los fabricantes de lavadoras, ni los fabricantes de salchichas están al abrigo de los cambios tecnológicos, la inmensa mayoría de los cuales mejoran la vida de los ciudadanos y facilitan el bienestar de la mayoría.

 

 

El ser humano tiene algo que ningún otro ser del planeta, ni ninguna máquina, tiene; un cerebro, y es en su mejor utilización a base de formación y creatividad donde está el futuro.

 

 

Nadie debería aspirar a ser como Charlot en Tiempos Modernos y pasarse la vida apretando un tornillo, sin ni siquiera saber para qué lo aprieta. El ser humano debe utilizar su cerebro, su imaginación y su fuerza de voluntad para avanzar… ¡Los tornillos que los apriete una máquina!

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Ana Castells

Ana Castells

Soy Licenciada en Derecho y periodista de profesión. He sido Jefe de Prensa del Ministerio de Cultura y del Tribunal Constitucional. Directora de Comunicación y Relaciones Institucionales de la compañía RENFE. Editora y Presentadora de diversos informativos de TVE y corresponsal de RNE en Francia. Profesora en diversos Masters de Liderazgo y Comunicación.

Deja un comentario