Las marionetas no están hechas para advertir los hilos que las mueven. Quince años del once de marzo. Por Vicky Bautista VIdal

Una mirada hacia el 11-M
Las marionetas no están hechas para advertir los hilos que las mueven. Quince años del 11-M

“El número once era mi número, hasta que el mal lo eligió para emerger y efectuar con él algunas de sus horribles ceremonias mañana hace quince años del once de marzo”

Amaneció el día once de marzo del 2004 como un día cualquiera. Yo estaba contenta, siempre me gustó mi fecha para cumplir años. El número once era mi número, hasta que el mal lo eligió para emerger y efectuar con él algunas de sus horribles ceremonias. Ahora se ha convertido en una fecha en la que cada año, se recuerda la tragedia que nunca debió haber sucedido.

Aquel once de marzo, escuchaba la radio en el trabajo cuando alguien dio la estremecedora noticia: “Explosiones, hierros retorcidos, mochilas sospechosas, cientos de muertos” … Tragedia inolvidable. Acontecimiento siniestro del que, a lo mejor, alguna vez conozcamos toda la verdad. Base oscura que sirvió como semilla de un cambio nefasto en el país, tan dolorido por los acontecimientos. Ocasión de oro para quienes no tenían en ese momento posibilidades de ocupar la presidencia.

Hemos llegado al presente y cuando volvemos la vista atrás, siempre hay un estremecimiento para muchos al repasar las consecuencias.

“Creyendo, inocentes, que estaban haciendo justicia por su propia voluntad: Es lo que tienen las marionetas, que no están hechas para advertir los hilos que las mueven”

No se puede decir que no lo trabajaran, pero a pesar de los denodados esfuerzos no consiguieron deshacer España en el primer intento. Pese a la debacle de un inútil de catálogo, un protagonista del papel principal en” la cena de los idiotas”, el tonto útil puesto ahí, no por el destino, sino por algo desconocido que puede ir desde la estupidez general al empuje del dinero y de una fuerza desconocida que situó a la herramienta adecuada para hundir España, el país que los intereses de algo consideraban idóneo para cargarse. Que ya sabemos de qué simiente envenenada de sangre surgió aquel capullo carnívoro que comenzó su labor desde el mismo instante en que la masa manipulada lo sentó en el sillón creyendo, inocentes, que estaban haciendo justicia por su propia voluntad: Es lo que tienen las marionetas, que no están hechas para advertir los hilos que las mueven.

Reconozcamos que, en España, no hubo para el gobierno ayuda, no hubo tolerancia. El escozor subsiguiente a los dramáticos acontecimientos bloqueó cualquier acto de recapacitar y la necesidad obligada inclinó a que los más “listos” derrocaran en las urnas, como venganza, a un PP acusado solo de pensar en el primer momento que los tremendos acontecimientos del 11 de marzo los había llevado a cabo la ETA. 

Y allí estaba él; en el momento “oportuno” y armado con solo dos palabras: “plural” y “cambio”. Sin mostrar un plan de gobierno ni nada, se llevó el trilero miserable la mano y dejó al resto de los jugadores en ropa interior. Y las consecuencias ya son de sobra conocidas por todos.

“Faltó más comunicación, más ayuda y una comprensión que solo el pueblo alemán, también el japonés, saben tener en momentos difíciles”

Después del elevado precio que costó a la ciudadanía la crisis, emergió del desastre pese a todo, Rajoy, que fue eficaz en la lucha para recuperar el país al borde del precipicio, con el sufrimiento inevitable para todos. Pero que resultó muy corto de vista en cuanto a sus colaboradores, que pasaban de todo, mientras él, denodadamente, rescataba puestos de trabajo e intentaba poner a flote la barca medio hundida. Le faltó más comunicación, más ayuda y una comprensión que solo el pueblo alemán, también el japonés, saben tener en momentos difíciles, pues su carácter, va con el sacrificado trabajo unido para levantar una patria sangrante.

Ladrones hubo, como los ha habido hasta el momento en todos los partidos. Víctimas también. No se ha visto más acoso y derribo a un partido y a un presidente que en los tiempos de Mariano Rajoy, empeñado todo el mundo en cargar sobre sus espaldas las culpas del verdadero artífice de la miseria que se produjo en España.

Y tampoco se ha visto más silencio y mas aguante que ahora, cuando alguien que ha sustraído el puesto de presidente se dedica a terminar de arruinar un país que comenzaba a salir del desastre. Y mientras el “elegido” continúa donde lo dejó su mentor, es decir, intentando por todos los medios que esto se hunda definitivamente, nosotros, somos entretenidos con debates diseñados. Observamos la última función: “marimachas pagadas”: El último invento para desviar la atención de lo que verdaderamente importa.

“Ideas contra ideas, mujeres contra hombres, mujeres contra mujeres, niñas contra niños… Y en las cavernas del enemigo, siempre hay un enemigo”

En el campo este donde se lleva a cabo un sembrado de crispación y poco a poco de violencia, se riza el rizo del enfrentamiento: Ideas contra ideas, mujeres contra hombres, mujeres contra mujeres, niñas contra niños… Y en las cavernas del enemigo, siempre hay un enemigo, las risotadas estentóreas deben llegar hasta Marte cuando ven a la masa hacerse cruces.

Y la mayoría nos mantenemos entretenidos con marionetas con lazos amarillos ejecutando otra revolución de diseño, la del separatismo catalán, y con las idas y venidas de fantochas haciéndose pasar por mujeres normales; y se fomenta la película adecuada para entretener pensamientos, a la vez que somos lentamente colonizados en todos los terrenos por aquellos a los que gente verdaderamente digna, arrojó de la patria hace unos siglos. Y no es que la preocupación y la desconfianza incline a alguien, en este caso yo, a la Xenofobia, a la discriminación por que sí, sino a que es el mismo colectivo quien se permite con orgullo de fanático convencido, presentar sus planes de conquista copiada de la vez anterior; pues parece ser, que no se plantean que los que llaman “infieles” tengan cerebro, que igual es cierto y tienen razón en esto último, por lo que se advierte en la ceguera de responsables y de quienes debieran adoptar alguna medida.
Porque sí, España, pese a los fantoches e intelectuales de palo que pululan por un país donde no es general sentir atracción por la verdadera Cultura, aunque ella corre bajo los pies en la oscuridad de las cavernas, España, digo, es la PATRIA de todos los que han nacido en ella. Les guste, no les guste, se hagan llamar esto o lo otro. 

¡ESPAÑOLES sois y seréis siempre, os pese o no! Y nadie bien nacido hunde el suelo donde vio la luz, salvo, ¿adivinen quiénes y dónde?…

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Vicky Bautista Vidal

Vicky Bautista Vidal

Nací en Madrid. Y como a casi todos los madrileños, todo el mundo me parece cercano y de casa: es el carácter de la ciudad. Esto me ha ayudado después para congeniar con toda clase de personas en los diferentes sitios donde viví. Soy curiosa, inquieta, autodidacta y un pelín dispersa, precisamente por que me siento atraída por muchísimas cosas, escribir es una de ellas. Lo hago al golpe de víscera, según el momento y me faltan algunas vidas para alcanzar a Cervantes o alguno de los inmortales. Soy la primera sorprendida por que observo como últimamente me meto en berenjenales de opinión acerca de asuntos políticos, cuando en realidad, la Política, me importó un bledo toda la vida. Puede ser sentido común herido o un amor recién descubierto por España y su unidad. No milite, milito o militare en nada. Pero estoy de parte de la razón y el sentido común. Defenderé a cualquier gobierno que me facilite la vida y reprochare sin pausa a quienes me la incomoden. La Libertad es para mi la única joya a lucir, la lógica una herramienta y creo que sin pasión por algo, poco se puede conseguir.

Deja un comentario