Hasta las narices de los buenistas que olvidan la defensa de su cultura y forma de vida. Por Rodolfo Arévalo

Hasta las narices de los buenistas que olvidan la defensa de su cultura y forma de vida
Hasta las narices de los buenistas que olvidan la defensa de su cultura y forma de vida

“Muchísima gente está hasta las narices de que la mitad de los europeos sean unos  buenistas que olvidan la defensa de su cultura”

El Frente Nacional de Marine Le Pen en Francia, o VOX en España, la salida del Reino Unido de Europa y otras cosas por el estilo, solo reflejan el descontento de la población Europea, Salvini en Italia, Orban etc, etc, etc… Vamos que muchísima gente está hasta las narices de que la mitad de los europeos sean unos bobalicones buenistas. Esos a los que se les caen los anillos porque se creen los explotadores del mundo sin razón alguna y apuestan, menos mal que muy pocos por el momento, por una Europa atada por las teorías de la izquierda, esa sí radical, de mano dura. Esa mano dura inevitable si antes los actuales gobiernos no hacen las cosas bien, por testarudez políticamente correcta y estupidez de colegio.

Nos libre la suerte de seguir viendo Europa regada por la sangre de sus propios ciudadanos. Porque está claro que por sus gobiernos es raro que pueda ser así. Bienvenida sea la inmigración, regulada y con permiso de trabajo, con estancia regulada y sin capacidad de nacionalización ni de ellos ni de sus hijos. Acabado el plazo para su trabajo, deben volver a su patria y tradiciones, no importarlas para quedarse, todo esto mientras vengan a aceptar e integrarse en nuestra cultura. La inmigración de raíces occidentales, esa sí, pero no las de culturas inintegrables como la Musulmanas u otras.

“Los actuales gobernantes buenistas no toman medidas para neutralizar al Fascismo Teocrático que nos importan desde los paraísos de Allah”

Resulta que por muy decadentes que sean algunos Europeos, esos a los que les importa una mierda su cultura y raíces morales, a otros, que no están dispuesto a perder todo ese valor porque afecta a sus hijos y nietos, sí les importa. Muchos se llevan las manos a la cabeza y dicen ¡Que viene el Fascismo!, pues no, no viene. Y si viene, en todo caso, porque los actuales gobernantes no toman medidas para neutralizar al Fascismo Teocrático que nos importan desde los paraísos de Allah. Muchas veces éste es jaleado por otro fascismo, el Comunista, que no sé porqué demonios todavía veneran algunos y que habría que definir con pocas palabras “Ciento Treinta Millones de Muertos”. CTMM (Con tantos Millones de Muertos).

Pero volvamos al tema. Hay mucha gente en Europa que no quiere perder su identidad y no lo van a consentir, por mucho que unos, ponga usted el calificativo, se asusten porque les crean fascistas, no lo son. Son simplemente personas consecuentes que quieren conservar su forma de vida y cultura. Si algunos políticos no fueran tan absurdamente blandengues y laxos con las medidas a tomar con este asunto, nada iría a más. Pero me temo que la mente blandengue que sobrevuela Europa es machaconamente persistente. Parecen gentes acomplejadas, con algún tipo de psicopatía neurótica, que se culpabiliza por asuntos que realmente son y han sido responsabilidad de sociedades extrañas a las nuestras y de gobiernos corruptos hasta la médula en el extranjeros, generalmente en el denominado tercer mundo. En este las oligarquías, o en África, clanes dominantes e incluyo aquí el Oriente medio, viven en la más insultante riqueza mientras sus súbditos padecen y mueren sin nada de nada, luchando solo por poder comer algo un día más, para solo sobrevivir.

“Gentes que dejan pudrirse, en los aeropuertos de África, las ayudas que enviamos porque sus pueblos les dan igual, por mucho que cacareen cuando vienen a Europa”

Esto, en el caso del África subsahariana, lo digo por experiencia; porque lo conozco Y en otros de religión Musulmana, sobreviven porque su Dios es misericordioso, según dice su “Corán”. Gentes que dejan pudrirse, en los aeropuertos de África, las ayudas que enviamos porque sus pueblos les dan igual, por mucho que cacareen cuando vienen a Europa. Pero todo esto a algunos aquí en nuestras latitudes les trae sin cuidado y prefieren achacar a la maldad del capitalismo esos males. Y no, no es el capitalismo el malo, es la mala baba de los gerifaltes de esos pueblos, todavía en evolución, o es que tienen una base de muy mal fondo, lo que genera ese sufrimiento y desigualdad.

De modo señores de buenísimo corazón que arreglan las cosas sumiendo en la pobreza a sus propias poblaciones, váyanse a la mierda, y dejen de fastidiar la cultura Europea en la que han nacido, les mantiene y de la que comen día a día. Parece que les fastidia que haya personajes como Trump o Salvini que le pongan a las cosas los nombres y apellidos que deben tener para defender los derechos de sus propios conciudadanos. Impuestos abusivos y regulación de la libertad, para desnudar a los pueblos y subyugarlos, ejemplo Venezuela, Cuba y otros en donde el nivel de vida de la mayoría después de haber aplicado el paraíso comunista ha sumido a las personas en una pobreza que no se veía con el capitalismo. Más volver la mirada a la realidad de los lugares en los que sus postulados se han aplicado o se aplican. Cuando una serie de gente defiende el mantener la cultura y la forma de vida occidental, no es por fascismo, es solo defensa propia de su cultura y forma de vida.

Rodolfo Arévalo

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Deja un comentario