De la ficha de trabajo como instrumento de control y vivan las cadenas. Por Rodolfo Arévalo

En el año 1934 Buenaventura Durruti trabajó en la famosa empresa cervecera Estrella Damm. He aquí su ficha de trabajo con el motivo del despido.
En el año 1934 Buenaventura Durruti trabajó en la famosa empresa cervecera Estrella Damm. He aquí su ficha de trabajo con el motivo del despido.

“Los gobiernos socialistas, puestos a hacer el ridículo, se quedan solos. En el caso de la ficha de trabajo se le suma la CEOE”

Los gobiernos socialistas, puestos a hacer el ridículo, se quedan solos. En el caso de la ficha de trabajo se le suma la CEOE, porque deben de haber sido abducidos por las normas laborales de mil ochocientos y pico. Cuando el futuro del trabajo tiende a la desaparición a favor de la robótica, estos grupos se ponen a pensar en leyes para regular los horarios. En vez de empezar a regular los impuestos a la robotización del trabajo, porque hay millones de personas que van a tener que vivir de la sobreproducción o eficacia que produzcan. Unos, los del gobierno, pensando en hacer la puñeta al empresariado. “ningún trabajador y en ninguna circunstancia deberá trabajar más que las horas contratadas” dice el gobierno del PSOE por eso haremos una regulación, pormenorizada del uso de la ficha como instrumento de control. A esto los empresarios se frotan las manos diciendo, pues eso, ni peerse en el trabajo que se pierde tiempo.

Cuando el mundo tiende a la liberalización total del trabajo y las formas de trabajar, primando los objetivos frente a la asistencia y cumplimiento de labores, llegan estos listos sacados de 1920 y se ponen a hacer cábalas sobre cuantos minutos puede tener un trabajador para fumar, para desayunar o para cualquier cosa que haga que no sea trabajar. Se parte del error de que no todo el mundo trabaja igual, ni es igual de eficaz. Hay personas que para obtener diez deben utilizar cien y otras que para obtener diez solo utilizan décimas de segundo. Se trata de cualidades que no se pueden medir en tiempo, si no en resultados. Si se descuenta del horario de trabajo hasta las veces que alguien va al baño, imaginen si tienen cistitis, ese mes no cobra.

“Cualquier otra consideración se ciñe a una cadena de montaje, que muy pronto acabarán robotizadas, porque para operaciones mecánicas no hacen falta trabajadores”

Hay gente que para concentrarse necesita fumar un cigarrillo, porque si no “se pone de los nervios” y no da pie con bola. Hay otros que hacen su trabajo en un pispás, y por supuesto no deben seguir trabajando, después de haber resuelto el tema diario para el que ha sido contratado. El empresario no ha contratado su vida, si no su trabajo, y no por unas horas, sino por la eficacia en hacerlo. Cualquier otra consideración se ciñe a una cadena de montaje, que muy pronto acabarán robotizadas, porque para operaciones mecánicas no hacen falta trabajadores, son más eficaces los robots.

No hay cosa más perjudicial para una empresa que personal “cabreado” porque no se valora lo que hace, sino el tiempo que está presente. Esta nueva norma, o vaya usted a saber si ley que se va a regular, no solo no va a resolver el absentismo laboral o el fraude en él por parte de los trabajadores, sino que lo agravará por la reacción adversa que va a tener en el comportamiento de los trabajadores. Pero “sabios” tiene el gobierno del PSOE, que para evitar un mal como el abuso sobre los horarios de trabajo, va a conseguir el abuso sobre la libertad individual.

“Cualquiera, como empresario quiere el trabajo hecho y no el mal ambiente que puede crear un trabajador que se siente explotado y menospreciado”

Lo que habría que hacer, si esta panda de mostrencos, no sé quién les aconseja, tanto empresarios, como gobierno fueran seres inteligentes, es jugar a favor de obra y eso se consigue, tratando a tus trabajadores bien. Es decir propiciar que tengan ganas de trabajar y hacer su trabajo rápido y bien. Si lo hacen rápido, liberarse de esa absurda cadena del horario, porque cualquiera, como empresario quiere el trabajo hecho y no el mal ambiente que puede crear un trabajador que se siente explotado y menospreciado.

Cuando la gente en general empiece de verdad a saber ¿qué es un ser humano, con sus necesidades y anhelos? No se necesitará usar ningún tipo de control. A esto habría que añadir la necesidad de que hubiera un camino para el despido, del vago o del inútil, sin que fuera un calvario. Ningún empresario va a deshacerse de los trabajadores que funcionan bien, si no de los que son lacras para la empresa. Pero esto ¡o no!, con los sindicatos dimos. No se pueden tolerar trabajadores vagos pero eso no se arregla regulando horarios hasta para ir al servicio, si no con incentivos a la productividad que no sean repartidos a partes proporcionales sino a quienes los merezcan por resultados.

“Mala norma o ley o como lo quieran llamar van a poner en marcha con la ficha de trabajo desde el gobierno del PSOE y con el aplauso, con las orejas, de los empresarios”

Mala norma o ley o como lo quieran llamar van a poner en marcha, con la ficha de trabajo,  desde el gobierno del PSOE y con el aplauso, con las orejas, de los empresarios. Con los seres humanos, las cadenas no funcionan. Pueden aguantar un rato pero al final se rompen, Ha sido así y lo seguirá siendo por los siglos de los siglos o hasta que los que lo merecen tengan más consideración que los que no lo merecen. Sigue siendo un asunto de discriminación, pero es que los seres humanos por mucho que algunos se empeñen, no son iguales, los hay más listos, más tontos, más guapos, más feos, más trabajadores, más vagos, más motivados, menos motivados, que quieren responsabilidad, que no la quieren, y esto no lo va a cambiar ningún reloj que marque las horas como en la canción. Estos supuestos no son modelables pertenecen a la genética propia de los seres humanos y de hecho son los actuales factores de selección. Ganan los más aptos al medio. Así de claro y así de crudo. Coartar la libertad no lleva a ninguna parte, solo a la rebeldía.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Rodolfo Arévalo

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Deja un comentario