La jornada de los perjuros nos recuerda la guerra civil. Por José Crespo

El presidente felón está a punto de consumar la gran traición a su país: el indulto
-Junqueras: “tenemos que hablar” -Pedro Sánchez: “no te preocupes” El presidente felón está a punto de consumar la gran traición a su país: el indulto- La jornada de la humillación a España.

“Lo de ayer fue bochornoso, fue una jornada de humillación al Pueblo Español. Me duele España, o se jura o se promete”

Lo de ayer fue bochornoso, fue una jornada de humillación al Pueblo Español. Me duele España, o se jura o se promete pero permitir este esperpento es reírse de la Soberanía Nacional.

La del “pelo frito” alineada con los separatistas permitiendo expresiones con latiguillos que se ríen del pueblo español. Expresiones que anteponen frases que hacen inválido el propio acto de jura o promesa convirtiéndolos en perjurio. 

Hay quien dice que “les dio miedo” el pataleo o el aporreo de VOX pero no se lo produjo el saludo de Junqueras a Sánchez: “cómo estás?… tenemos que hablar… No te preocupes”.

No vale todo en el acatamiento de la Constitución. No se puede admitir la posibilidad de utilizar frases o coletillas antes o después del juramento o promesa que la hacen inválida de hecho. Es como decir juro o prometo la defensa de la unidad de España pero mi objetivo es la ruptura de la unidad de España, es ridículo diga quien diga que cualquier fórmula es aceptable.

Las Cortes se convirtieron en un circo el día de ayer, un canto al jolgorio y a la creatividad en un auténtico concurso de insultos a la Soberanía Nacional. 

La obligación de todo funcionario público es la de asegurarse de que ese consentimiento se presta libre y espontáneamente, y sin error, dolo, violencia o intimidación, porque de lo contrario quedaría anulado el contrato por existir un vicio del consentimiento (art. 1265 del Código civil).

Esas patochada y rodeos donde se dice en definitiva que se promete por la república lo que manifiesta realmente es: “digo estas palabras porque decirlas es necesario para sentarme en el Congreso, pero ello no quiere decir que yo realmente respete y vaya a cumplir la Constitución”…

A tales diputados se les debería haber repreguntado si realmente aceptan la Constitución en todos sus términos y extensión y sin reserva alguna, y si alguno no lo hace así, se le debería negar la toma de posesión y por supuesto mandarlos al paro.

Ayer tuvimos que escuchar el insulto de boca de un delincuente: “Desde el compromiso republicano, como preso político y por imperativo legal, sí prometo”. Señora Batet, parafraseando y adaptando a un gran político europeo… “Os dieron a elegir entre el deshonor o la guerra civil, elegisteis el deshonor y al final tendréis la guerra civil “. La bilis me hierve y la boca solo me sabe a sangre.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
José Crespo

José Crespo

José Antonio Crespo-Francés. Soldado de Infantería Española, Doctor en Historia. Enamorado de Aranjuez la ciudad donde vivo, colaborador en radio y publicaciones electrónicas, autor de trabajos históricos dedicados al Servicio Militar y Valores, y a personajes en concreto como Juan de Oñate, Blas de Lezo o Pedro Menéndez de Avilés y en general a Españoles Olvidados en Norteamérica. Rechazo la denominación de experto, prefiero las de "enamorado de" o "apasionado por". Si Vis Pacem Para Bellum

Deja un comentario