El tema que hunde a España en la puta miseria: No hay buenos sueldos. Por Rodolfo Arévalo

El tema que hunde a España en la puta miseria: Los sueldos
El tema que hunde a España en la puta miseria: Los sueldos

«A veces se me aparece la palabra futuro y tanto racional como inconscientemente la relaciono con lo sueldos. ¿A qué me refiero?»

A veces se me aparece la palabra futuro y tanto racional como inconscientemente la relaciono con lo sueldos. ¿A qué me refiero?  No, no hay futuro mientras en España la mayor parte de la gente siga dormida en el sueño del buenismo y olvide la realidad de la subsistencia, de su economía doméstica. Esto es porque todo el mundo es bueno, las civilizaciones se pueden mezclar, todas las opiniones son válidas y dignas de respeto y consideración y a ti no te hace falta comer dignamente para ser un ciudadano progre y abducido. Pero la realidad es otra muy distinta. Los seres humanos lo son precisamente porque tienen la capacidad de elegir y de disentir.

Hay niveles intelectuales de seres humanos y no es lo mismo lo que elija un bobo de cociente intelectual 70 que lo que elijan los que tienen 90 o 100 o superan esa cantidad de cociente intelectual. ¿Por qué avanzan los pueblos en desarrollo económico y social? La respuesta es simple, porque hay una serie de personas que se sale de la media que contribuye al desarrollo y al avance de dicha sociedad.

Por otra parte, los individuos de manera aislada pueden poco, salvo los grandes genios y estos también necesitan de los demás para sobrevivir. Hasta aquí se podría decir que las organizaciones sociales humanas son el culmen de la evolución. Mentira, las agrupaciones humanas, que no respetan la individualidad no son el «sumun». Si la civilización se ha desarrollado hasta llegar al nivel actual de bienestar en el mundo Occidental solo ha sido porque se ha adoptado la democracia liberal, basada en la acción y emprendimiento de los individuos.

Como todo el mundo sabe, los individuos se mueven por egoísmo, todos, hasta los que se dicen benefactores y generosos, obtienen un beneficio de sus comportamientos, en este caso sentirse bien consigo mismo. No puede entenderse la prodigalidad sin beneficio porque como seres vivos tendemos a reunir los máximos recurso para sobrevivir y multiplicar nuestro genes. Estuve viendo un documental sobre los médicos y enfermeros que abandonan España para irse tanto por horas como por semanas o incluso para siempre a lugares como Irlanda. ¿Por qué hacen eso, por qué dejan su país, sus amigos, su familia y su casa, por ese otro lugar muchas veces completamente ajeno? Prosperidad, esa es la palabra que lo define. El principal argumento esgrimido en el documental es que se les valora, como profesionales, no porque en esos países no haya buenos profesionales, si no porque hay pocos o muchos emigran buscando mejores sueldos para su vida.

Vagos políticos viviendo a sueldo de rey frente a trabajadores del cien por cien a sueldo de mierda
Vagos políticos viviendo a sueldo de rey frente a trabajadores del cien por cien a sueldo de mierda

«A veces el problema es que en España la administración no quiere o no quiere usar ese dinero que hace falta para los sueldos»

A veces el problema es que en España la administración no quiere o no quiere usar ese dinero que hace falta para los sueldos, prefiere dilapidar recursos en mantener un Estado de Estadillos de provincianos para hacer lucir las plumas de sus indios emplumados como jefecillos. Así nos va en todo. Vagos políticos viviendo a sueldo de rey frente a trabajadores del cien por cien a sueldo de mierda. Y volvemos al tema de siempre que hunde a España en la puta miseria. En España no se paga bien, no hay buenos sueldos y hasta un país como Irlanda, del que sus profesionales huyen buscando mejores sueldos que allí mismo, es referente para que los profesionales Españoles lo adopten como lugar en el que trabajar y vivir.

Y todo se traduce a que en esos países anglosajones de cultura, en cierto modo Calvinista, se valora el esfuerzo, el trabajo, la dedicación, la creatividad, la inventiva y la profesionalidad y lo que es mejor se premia con reconocimiento y sueldo. La mayor parte de los que han emigrado o lo hacen los fines de semana o por horas lo hacen porque les es rentable, ganan en una semana lo que aquí se les paga en un mes y además teniendo mucho mejores condiciones de contrato.

Aquí en España los dirigentes, tanto políticos como los gestores del Banco de España y los de la política económica, o no se han enterado o son unos putos avaros que, creen que la gente ha de vivir en el umbral de la supervivencia para que no se les suban los humos a la cabeza. Y ahí está el error, del que tienen gran parte de la culpa los sindicatos de clase. Está bien defender unos mínimos de sueldo, pero sin que esto sea cortapisa para los que quieren trabajar y ganar más. Porque no todo el mundo desea trabajar lo justito y vaguear.

La igualdad en sueldos sobre todo y el reparto de la productividad hacen que el sujeto de ese trabajo diga: “que trabaje mi prima la del pueblo” y con toda la razón. No vean la cantidad de millones de pesetas invertidas en profesionales de la medicina que se dilapidan por no retribuirles de la manera que les permita vivir en relación a lo que han invertido en su formación, mucho esfuerzo y renuncias a una vida muelle. Pero no solo es esto, pasa en todas las profesiones. Aquí parece que han diseñado los niveles de sueldo para engordar a los que ponen el dinero y no a quiénes lo producen y sacan adelante sus empresas.

«¿Cómo puede pagar Irlanda sueldos de diez mil euros al mes a profesionales de enfermería y aquí no se puede?»

Los sueldos en España en general no pasan de dos mil o dos mil quinientos euros mes. ¡Mierda, mucha mierda!. Si lo tienes en ese nivel, algunos ni eso. ¿Cómo puede pagar Irlanda sueldos de diez mil euros al mes a profesionales de enfermería y aquí no se puede? Eso huele muy mal. Pero lo mismo pasa en otras profesiones.

Yo trabajé en TVE treinta años, un día un amigo americano fue a ver cómo hacía un programa, en concreto el Precio Justo. Grabábamos cinco programas diarios, no se puede decir que nuestra producción fuera mala. Reto a otros a hacer lo mismo sin pasarse el horario más de una hora. Eso se llama productividad. Se veía recompensada esa productividad en los equipos que allí estábamos y yo coordinaba, no, no se veía. ¿Por qué? Pues probablemente porque los sindicatos hubieran puesto el grito en el cielo. Mi amigo, al acabar el programa me preguntó lo que ganaba. Al decirle que unos dos mil euros al mes después de calcular se me quedo mirando y me dijo: “haces el tonto, si esto que haces aquí, con este estrés, lo hicieras en USA estarías ganando seis o siete veces más, cada mes. Me quedé pensando. Ojalá. Pero después caí en que estamos en España país de vagos, chuletas, mentirosos, envidiosos y aprovechados. ¡Qué mala suerte la nuestra!

A veces pienso en mis orígenes familiares de centro Europa en concreto Austriacos y pienso ¿por qué emigraron mis antepasados hacia este lugar que es mucho peor socialmente que aquel lugar? No tengo respuesta, tal vez las guerras Napoleónicas, puede ser, pero menuda putada me hicieron. Claro que si no hubiera sido así hoy no estaría escribiendo esto, no existiría. La vida es así, puro azar, pero no se sabe por qué unos nacen con estrella y otros estrellados.

Rodolfo Arévalo

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Deja un comentario