Los abogados de oficio, la justicia gratuita y los políticos. Por Rodolfo Arévalo

Existe la idea, bastante generalizada, de que el abogado de oficio ostenta menos valor que el abogado al que se le paga
Existe la idea, bastante generalizada, de que el abogado de oficio ostenta menos valor que el abogado al que se le paga

“Hay muchos individuos, estamos en España, que se aprovechan de los abogados de ofiicio para ser asistidos de manera gratuita, teniendo los recursos suficientes”

En mi artículo de ayer anticipé parte de un capítulo de mi última novela “DIARIO DE ALTO SECRETO, BAJO SECRETO” en el que hacía hincapíe en lo mal que está y ven la justicia en España los Españoles. Haciendo burla u escarnio de ello. Esto fue solamente un avance de lo que voy a decir hoy completamente en serio y asesorado por un abogado del turno de oficio.

“La Ley de Justicia Gratuita en España se publicó en el BOE de 12 de enero de 1996 y entró en vigor a los 6 meses de su publicación”. Esta es la realidad. Por esto, los de 12 de julio (anteayer) se celebra por tanto el día de la justicia gratuita. Puede que sea un día de celebración para el Estado y para las personas que con más o menos recursos, que habría que ver, la usan. “Por Ley tienen derecho las personas que no tienen medios para costearse un abogado para su defensa”. Nuestro sistema legal por tanto es uno de los más garantistas, ya que protege en todas las especialidades jurídicas; penal, civil (incluso el ciudadano como consumidor) , contencioso-administrativa, extranjería (importante pues se protege al extranjero ya en frontera y el que carece de permiso regular y menores), discapacitados, etc…

Son muchos los supuestos en España por los que se facilita la justicia gratuita, al contrario de otros países de nuestro entorno europeo que limitan las garantías al ámbito penal, que es donde una persona se juega el bien jurídico más preciado, la libertad.

Como siempre hay muchos individuos, estamos en España, que se aprovechan de esto para ser asistidos de manera gratuita, teniendo los recursos suficientes como para pagarse el abogado. Hay muchas maneras de hacerlo. “La nomenclatura Justicia gratuita ya de por sí puede ser engañosa, porque la “gratuidad” es a costa de los abogados y sus Colegios que ponen gran parte del coste para prestar servicios al ciudadano que necesita este servicio que se recoge como derecho en la Constitución española (empleados del Colegio, Servicios de Orientación Jurídica, informática, telefonía, instalaciones…)”. Yo añado desplazamientos y otros gastos.

Datos Oficiales: “Cada español invierte 5,70 Euros de sus impuestos en este servicio”. “Los Datos Oficiales indican que se dedica el presupuesto equivalente a la industria del cine o embellecimiento en flores a los eventos de edificios de patrimonio”. No deja de ser ridículo, teniendo en cuenta que los abogados de oficio dedican el mismo tiempo y estudio para un caso de oficio que para cualquier otro. Máxime cuando pueden ser inspeccionados por la administración. “El pago a los letrados es irrisorio; el asunto por el que más se paga son 500 euros, en varios plazos y en asuntos que pueden durar años y poniendo transporte, teléfono, fotocopias, despacho, horas, todo de su cuenta”. “Hay pagos que hace el Estado si los asuntos van a Tribunales de ámbito nacional (Audiencia Nacional, Tribunal Supremo) y pagos que hacen las Comunidades Autónomas si los Tribunales son de ése ámbito o provincial (Tribunal Superior de Justicia o juzgados de instancia)”. “De manera que los pagos que reciben los Letrados dependen de cómo cada Ministro o Consejero de turno presupueste o determine pagar”.

Día de la Justicia Gratuita y del Turno de Oficio
Día de la Justicia Gratuita y del Turno de Oficio

“Está claro que los abogados de oficio que trabajan para el turno debieran plantarse y pedir que se igualen o por lo menos se acerquen sus honorarios a los libres”

La discrecionalidad es absoluta. ¿Hay algún tipo de seriedad? “No puede haber otra explicación que la vocación a la profesión y el mandato constitucional de un derecho constitucional a la defensa para los que carecen de medios”. Está claro que los abogados que trabajan para el turno debieran plantarse y pedir que se igualen o por lo menos se acerquen sus honorarios a los libres. De hecho sé que si no lo hacen es porque dada la precariedad con la que tienen que lidiar no pueden paralizar la justicia gratuita como reivindicación, siendo así que dejarían de cobrar lo poco que puedan ganar.

Cuestiones a debate – “La valoración de quién es pobre y quién no, la hace una comisión dentro de la Consejería de Justicia de cada comunidad. ¿Hay una buena valoración de esto? ¿Y esas economías sumergidas que tienen algunos?” -“No hay abogados particulares y de oficio, todos son abogados”. De hecho cuando no hay suficientes abogados en una población, éstos están obligados a estar en el Turno. En Madrid puede ser voluntario dado que hay suficientes colegiados”.

-“Hay en el horizonte una ley para dotar a los letrados de autoridad pública igual que médicos y profesores para proteger su función y evitar abusos, pues hay usuarios que creen tener abogado de oficio a su servicio y dirigir su defensa, a veces llegando al maltrato”.

-“En general Jueces y magistrados valoran el trabajo de abogados de oficio pues entienden su sacrificio extra”.

– “El Ayuntamiento saliente de Madrid sacó a concurso el Servicio de Orientación Jurídica Municipal. Quiere decir que el primer paso a la Justicia Gratuíta puede estar a merced de grandes despachos que opten a esos concursos públicos, cobrando grandes sumas al Ayuntamiento y pagando una miseria a sus pasantes”.

Vamos igualito que ahora pero empeorando las condiciones y sacando del mercado a muchos profesionales. Ante todo lo expuesto, no es de extrañar que la mayor parte de la gente esté hasta la coronilla de la JUSTICIA, así en general, que pueda haber en España. Señores legisladores, las leyes y la infraestructura del ministerio de justicia y los reglamentos se dictan en las disposiciones del BOE, por orden del Ejecutivo, pero antes todos esos asuntos han pasado por sede parlamentaria. No sé a que tipo de juego están ustedes jugando, pero deberían tomarse su trabajo, que no es más que estar al servicio de los votantes, da igual cuales sean, y a quién hayan votado mucho más en serio. Deberían tenerlo en cuenta porque la culpa de muchas de las cosas que pasan, incluso que haya delincuentes peligrosos, incluso psicópatas que se encuentren en la calle tras pequeños periodos de cárcel es totalmente de las leyes y las leyes se dictan en el Congreso de los Diputados. Dejen de reírse de tan cacareado por ustedes PUEBLO y dedíquense a trabajar, para resolver los problemas de la justicia y de cualquier otro servicio que sea del Estado.

Rodolfo Arévalo

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Un comentario sobre “Los abogados de oficio, la justicia gratuita y los políticos. Por Rodolfo Arévalo

Deja un comentario