Escribo sin comprender por qué la selección natural es tan hija de puta. Por Rodolfo Arévalo

Escribo sin comprender por qué la selección natural es tan hija de puta
Escribo sin comprender por qué la selección natural es tan hija de puta

«Permitirme de entrada un pensamiento que escribo porque intuyo que muchos compartimos: muchos políticos no saben de qué hablar»

Permitirme de entrada un pensamiento que escribo porque intuyo que muchos compartimos: muchos políticos no saben de qué hablar, es más no saben qué decir y lo que dicen lo dicen mal, o lo dicen y luego su discurso no cuadra con sus intenciones, si es que las tenían. Ojo que los los recursos para hacer lo que dicen salen directamente de tu ya maltrecha, por los impuesto, economía. ¡Ah, se siente dirán algunos! Haber votado muerte.

Pero mira por donde la gente es tan meliflua en la actualidad que prefiere agonía postinera en vez de muerte súbita, e imagino que será para poder teclearlo en sus móviles mientras cascan. Una mitad de Españoles ha votado ser dirigidos por partidos de centro y centro derecha y la otra mitad lo ha hecho para ser gobernados por partidos de izquierda e izquierda radical. No sé, pero para mí los que han votado esto último hacen oposiciones a la ruina definitiva de España como país. Es posible que a la tercera lo consigan, vamos, que nos vayamos a la mierda o a tomar por… el ti tiriritiriti riiii tiriti riiii. O que el país quede reducido a insulillas autónomas y desbaratadas.

«Pongamos que escribo lo que pienso más allá de lo que casi todos pensamos… saldría mal parado, vituperado e insultado por muchos»

Pongamos que escribo lo que pienso más allá de lo que casi todos pensamos… saldría mal parado, vituperado e insultado por muchos que, como no tienen otra cosa mejor que hacer, me pondrían como chupa de dómine. El que Pepito piense lo que quiera pensar, me es indisoluble, pero de verdad que este pensamiento de Pepito me trae sin cuidado si no me lo razona con argumentos y nueve de cada diez veces, no me lo va a argumentar, porque carecerá de recursos inteligibles para basar su razonamiento. Ya sé que a muchos votantes y votantas, seamos políticamente, Unidas Podemas, correctas no tendrán una razón especial para votar A o B o C, vamos que si el candidato o candidata tiene un buen culo prieto o unos ojos como zafiros y unos dientes de madreperla, o mejor si es comunista, jatetú que bonito, votarán por él. ¡“Felipe queremos un hijo tuyo”!

Yo por querer quiero tener la edad en que se puede bregar con hijos de tres y cuatro años, pero esa dicha ya no es dicha, forma parte de un tiempo bastante mejor que ya no volverá. No volverá a ser la niña sencilla, que cogió el tren de la vida antes de ser mujer, bueno en este caso el niño, aunque como dicen las feministas no hay que tener miedo de transgredir las normas y usar el masculino y femenino a beneficio de inventario.

Ellas son las que eligen en el juego del amor y la selección del más apto
Ellas son las que eligen en el juego del amor y la selección del más apto

«A esa edad ya estaban casi todas follando como leonas con bonitos efebos alpha, que gozaban probablemente de harén»

Cuando este que escribe era adolescente o adolescenta, vaya usted a saber, que a esa edad no está uno muy bien definido sexualmente, no me comía un colín, ni con unos, ni con otras que son las que a mí me “molaban”, pero da la casualidad, que ni siquiera de joven sobre los veinte o veinte y pico, ocurrió nada digno de mención. A esa edad ya estaban casi todas follando como leonas con bonitos efebos alpha, que gozaban probablemente de harén, porque a mí me decían que tocábamos a siete hembras por macho, pero nada, que las mías debían tenerlas otros, mira tú por dónde.

Así que pasé si no una solitaria juventud, si una absurda y aburrida juventud, claro que esto no ha mejorado mucho tampoco con la edad. Las mujeres son muy suyas. Ellas son las que eligen en el juego del amor y la selección del más apto. No deberían verme muy apto no, salvo la mujer que se casó conmigo a la que espero no haber decepcionado, por lo menos le he dado dos vástagos para que porten sus genes, porque los míos la verdad era mejor haberlos perdido por el camino. Porque para lo que sirvieron durante treinta años, mejor eliminarlos.

Luego las feministas acérrimas se quejan de que los hombres esto y los hombres lo otro, pero yo a mi alrededor no veo más que hombres manipulados, guiados, dirigidos, vapuleados verbalmente e incluso subyugados por sus mujeres. Son buenos hombres, muchos de ellos fueron machos alpha fuertes y seleccionables, que hacen gala de su herencia cultural occidental, pero que ahora están bajo un manto de ningunería. No sé que dirían esas mujeres en caso de que en occidente los hombres fueran como en las sociedades musulmanas. De hecho creo que no dirían nada porque  no lo dicen.

«He visto iglesias rodeadas por todas partes menos por unas que se llaman culos o tetas de hembras enfurecidas»

Será que en el fondo, como dicen algunas, la fantasía de ser poseídas por violación consentida les pone. He visto iglesias rodeadas por todas partes menos por unas que se llaman culos o tetas de hembras enfurecidas pidiendo que alguien les saque el rosario de sus ovarios. No sé, será el rosario de la aurora, porque el otro tiene cuentas muy pequeñas para darse gusto, si acaso puede ser que compren unas bolas ensartadas en sex shop a ver si les gusta más, digo yo.

Pongamos que hablo de que a lo peor lo mejor que le puede ocurrir a un hombre de verdad, de los que rescatan chicas de la casba es que se vuelvan repentinamente de la otra acera, no veas la cantidad de problemas que dejarían de tener. La pena es que la tendencia sexual no sea una opción y si algo innato genéticamente o variado por exposición a estrógenos durante el embarazo, si no sería casi milagroso y ahorraría muchos berrinches a los pobres machos menos dotados de las cualidades que las, seleccionadoras, hembras reclaman sin cortarse un ápice.

Pongamos que me da por escribir y escribo. Sí, pero no lo hago en contestación a nadie, quizás a estas alturas solo a mi mismo, porque ya espero pocas cosas de la vida. Creo que mi edad ya va cerrando etapas y que si escribo pongamos por caso solo es para tratar de entender lo que nunca entendí, aunque creo que llegará la parca a llevarme sin haber comprendido por qué la selección natural es tan hija de puta.

Rodolfo Arévalo

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Deja un comentario